XVIII Schlachfest (fiesta de la carneada): Un éxito que coronó el esfuerzo

Una idea que surgió hace casi 20 años, el tesón que le pusieron quienes la llevaron a la práctica, y la convocatoria que lograron cosechar es una muestra de cómo con seriedad esfuerzo y responsabilidad «todo es posible».

Los tres pueblos alemanes vienen demostrando –con creces- lo que son capaces de hacer cuando, detrás de una buena idea, converge el entusiasmo que invita a la acción y la voluntad que le ponen en cada cosa que organizan. Es un ejemplo a imitar.
Hace casi 60 años atrás, ‘los rusos’ de las colonias se propusieron hacerse cargo de su historia y definir su identidad. Fue un movimiento que surgió de todos los pueblos donde se asentaron aquellos inmigrantes que, provenientes de Rusia, eligieron Argentina como su destino y el de sus hijos y nietos para contribuir al engrandecimiento de su nueva patria. Dejaron de ser ‘los rusos de las colonias’ para erigirse en orgullosos «Alemanes del Volga» (en memoria al país que los cobijó durante un siglo).
Se asentaron, comenzaron a trabajar y formaron sus familias, y tuvieron hijos y nietos, quizá también bisnietos y tataranietos. Todos argentinos, pero nunca olvidaron ni renegaron de su historia y de sus costumbres.
Los Alemanes del Volga tienen características que los identifican: son laboriosos, tenaces, limpios y prolijos (aún en la pobreza) y también son alegres y agradecidos a sus antepasados.

La Alegría que lleva a la fiesta

Como dijimos, también son capaces de mostrar su alegría, algo que plasmaron generación tras generación y nunca olvidaron. Las tradicionales Kerb (fiestas patronales) solían durar una semana completa y era motivo de convocatoria de toda la familia que anduviera dando vueltas por diferentes lugares del país. Volver para las Kerb era un mandato, casi sagrado.
Pero los tiempos fueron dando paso a nuevas ideas y a nuevas iniciativas. Así nacieron numerosas fiestas alemanas que, por lo general, son un tributo al trabajo que convocaba a familias amigos y vecinos. En los primeros tiempos para preparar reservas de alimentos para asegurarse provisiones para todo el año. La carneada era una de ellas. Una verdadera fiesta en torno a un trabajo duro al que se incorporaba toda la familia.
Fue Juan Hippener, quien, hace casi veinte años atrás, ‘tuvo la idea’. Hacer una fiesta para recordar lo que hacían los antepasados y rendirles también homenaje.
La idea tomó forma y –hace 20 años- se lanzó la primera ‘Schlachtfest’. La primera fue para pocos, al segundo año se duplicó y hoy es una fiesta que nadie se quiere perder. En la del sábado pasado, un mes atrás ya no había más tarjetas. Fue una fiesta magnífica.

Y empezó la fiesta…

Los comensales ubicados en sus sitios, los cocineros con ‘todo en marcha’, los mozos preparados y… ¡Arranquemos! Parecía ser se la silenciosa consigna que brotaba en la mirada de los presentes.
Ingresaron los abanderados portando las dos banderas (la argentina y la alemana) y los estandartes. Bajo los acordes que surgían del ‘Grupo Astral’ contratado al efecto.
Seguidamente, María de los Angeles Duckardt cumplió con la tradicional ceremonia de ‘Bendición de los Alimentos’ y Pablo Barizone (a cargo de la locución) historió los principios que iluminaron la idea de organizar esta fiesta «primero tímidamente hasta el éxito actual» resaltando el carácter familiar y participativo que son los ejes de la fiesta.

Se dirigieron a los presentes

Hugo Schwab como presidente de la A. Cultural Germano Argentina se dirigió a los presentes para darles la bienvenida.
Saludó así a las autoridades municipales (intendente Roberto ‘Pachi’ Palacio y al delegado Municipal) al Teniente Coronel Torigiani y al oficial Francisco J. Cubilla (Pigüé) y agradeció a los presentes por coronar con su acompañamiento todo el trabajo realizado por un importante grupo de colaboradores de la fiesta.
Fue en esa oportunidad cuando anunció la próxima fiesta: «La fiesta de la Cerveza». ¿La fecha elegida? El próximo 21 de septiembre. Fiesta sobre la que prometió varias sorpresas y que, sin lugar a dudas, será un nuevo éxito.
Llamó luego al estrado a Juan Hippener, quien ,como lo mencionáramos en párrafos anteriores fue quien tuvo la ‘idea’ de organizar la primera fiesta y hasta el presente sigue estando de pie, llevando el timón de un grupo importante de gente que año tras año se va sumando para hacer que cada fiesta que se organiza sea un éxito.
Juan comenzó diciendo «una fiesta de la carneada no es fácil pero como estamos acostumbrados al trabajo y con este importante grupo de gente que nos apoya se puede llevar a cabo» señaló como para rescatar el espíritu que ronda el gran trabajo en equipo.
Rememoró la Fülssen fest (fiesta del Filsen) que se llevó con un éxito inusitado, superando las 30 mil personas con la presencia de Sergio Denis, para quien pidió «que Dios le dé una mano en el difícil momento que está pasando» y concluyó apostando… «seguiré luchando hasta mi último recorrido». Se despidió Diciendo «hasta la próxima fiesta».
Fue el intendente Palacio quien cerró la lista de oradores. Palacio, para quien Hugo Schwab tuvo palabras de elogio y reconocimiento, reconociéndole que había sido uno de los intendentes que más había colaborado en cada una de las fiestas, fue escueto y breve.
‘Pachi’, además de saludar a los presentes y agradecerles por el acompañamiento se refirió a los dirigentes de las colonias. Señaló primero «es un gusto que estén acompañándonos desde tantos lugares» (refiriéndose a los concurrentes). Luego, mirando a la cara a los responsables de la fiesta manifestó «me siento orgulloso por contar con esta clase de dirigentes». Fue un halago para todos los que trabajaron (y trabajan) en cada evento.
«Pásenla lindo», se despidió el intendente.

Música y baile

No tardó mucho en llenarse la pista cuando el Grupo Astral comenzó a interpretar sus conocidos temas que siempre tienen éxito en estas oportunidades.
Elsa Kette, con su grupo de valet deleitó a la gente y luego, con su propio grupo orquestal interpretó varios temas bajo el aplauso de la gente.
Una fiesta para recomendar.

Delegaciones

Había gente de los más diversos lugares del país: Pigüé, Huanguelén; Cardenal Cagliero; Hinojo; Olavarría ;Azul; Espartillar; Capital federal; Bahía Blanca; Stroeder; Villalonga; Alpachiri; Daireaux; Macachín; Salliqueló; Sierras Bayas; Chillar; Gral Roca; Dorrego; Mar del Plata; Indio Rico fueron apenas algunas de las muchas delegaciones que estuvieron presentes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here