Viviana Pizzano: “Necesitamos más que nunca el compromiso de la gente de Huanguelén”

Viviana Pizzano junto a su esposo Aldo Paternostro y su hija Emma.

Está al frente de un grupo de personas que sucede en el cargo a la gestión liderada por Hugo Lissarrague en el Club Atlético. Fue electa en la asamblea anual que de manera virtual se realizó el martes pasado.

Por Claudio Meier, de Nuevo Día

La profesora de Educación Física Viviana Pizzano se convirtió el martes pasado, al realizarse la asamblea anual de manera virtual por la plataforma Zoom, en la nueva presidenta del Club Atlético Huanguelén.

En un momento crucial de la institución, que inclusive llegó a cerrar sus puertas ante la falta de interés y la imposibilidad de formar una nueva comisión directiva, la ex jugadora de vóleibol del club y actual dirigente emergió como pilar fundamental para movilizar a la gente del pueblo.

El rol preponderante que asumió en la tarea de sumar voluntades para que el club siga con vida, con todo lo que ello implica desde su rol formativo, deportivo y de contención social, desembocó en que sus pares la elijan para encabezar el proyecto.

Esposa de Aldo Paternostro y mamá de Emma, Viviana aceptó el desafío de tomar el lugar junto a un grupo de personas para suceder en la conducción a la gestión que lideró Hugo Lissarrague, quien luego de 38 años cumpliendo diferentes funciones en la entidad tenía más que merecido el descanso.

En diálogo con Miguel Menchi, en el programa A Primera hora que se irradia por Destino 3 (90.3 FM), la flamante titular de la entidad albiverde a la hora de indicar como nació todo esto, sostuvo que “los colores de Atlético los llevo en la sangre, gracias a mis viejos que colaboraron y siempre estuvieron en el club”.

Comentó que cuando volvió a Huanguelén para radicarse lo primero que hizo fue anotar a su hija en una actividad en el Club Atlético. Además, se desempeña como profesora del club e integra la subcomisión de vóleibol.

“Yo lo veía a Huguito que rezongaba y estaba cansado luego de tanto tiempo. Yo pensaba que no era tan difícil armar una lista, pero me equivoqué.  Fui a las dos convocatorias que se hicieron y no se llegó con la cantidad de gente. Entonces no le quedó otra que cerrar el club. Yo no lo podía creer”, indicó.

Fue a partir de ese momento que Viviana comenzó una movida por la red social Facebook y logró movilizar. Un día se juntaron afuera del club y empezó a armar una lista. Recibió mensajes de todos lados que no podía ser que se cierre el club. Se logró el objetivo y al otro día fue al club para presentarla.

“Resulta que la mayoría de los que estaban anotados no era socio. Es la triste realidad de todos los clubes. No llegábamos ni a 5. Y una de las condiciones para integrar una comisión, según el estatuto, es que mínimamente deben tener un año de antigüedad en dicha condición”, refirió.

Por dicho motivo fue necesario empezar a llamar por teléfono para sumar personas. “Quedó una lista hermosa. Todos con hijos en la institución, como siempre. Hay muchos que pertenecen a subcomisiones. Pero era la única manera de armar una estructura a esto que arrancó hace como 15 días”, expresó.

En cuanto a máximo cargo que le toca ocupar, Pizzano comentó que al principio no era su idea. “Soy profesora de la institución y también en las escuelas. Los horarios míos iban a ser muy ajustados. Pero fue ahí donde arrancó el compromiso de la lista para ponernos todos a trabajar”.

Viviana Pizzano en el momento exacto en que se desarrollaba la asamblea virtual.

Objetivos primarios

 

Dentro de los objetivos prioritarios que se trazaron como la nueva conducción del club, Viviana dijo que lo que se proponen es “sumar asociados de manera masiva y que tengan beneficios. Sin los socios no podríamos subsistir”.

Indicó que “todo el mundo debe decir lo mismo. Pero nosotros vamos a dar los beneficios de verdad, donde le llega más a la gente, que es la parte económica. Cada familia es el club, por eso firmaremos convenios con carnicerías, panaderías, etc., para que tengan un porcentaje de descuento en las compras y, a su vez, que haya un movimiento para los comercios”.

Por otro lado, resaltó que será fundamental el trabajo de las subcomisiones. “Hay que darle continuidad a los proyectos que tienen a largo plazo y que se puedan ir realizando”, y destacó el rol que cumplen.

“La comisión directiva tiene que estar para resolver los problemas importantes, buscar soluciones, ir detrás de los subsidios, la planificación, etc. Pero las subcomisiones son fundamentales. Es un lujo como tienen las diferentes instalaciones”, mencionó.

En dicha dirección habló de la cancha de hockey, de las de fútbol (principal y auxiliar), los recintos de gimnasia artística, patín y el vóleibol “que tiene la cancha armada como nunca”, señaló.

La hija de ‘Bobito” Pizzano, un emblema del club, se lamentó de la situación vivida días pasados, con las puertas cerradas y sin bicicletas afuera de las instalaciones.

“El que asumimos es un desafío grande. Casi todos los de la lista somos hijos de jugadores y de personas que hemos estado en el club. Esperemos estar a la altura de las circunstancias. Necesitamos el compromiso más que nunca de la gente de Huanguelén para que el club esté en lo más alto”, finalizó.

Hugo Lissarrague hizo entrega de las llaves del club a Pablo Garnica, vicepresidente de la comisión directiva.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here