“Uno sabe lo que tiene que comer”: un libro en 6 días

Su autora es una nutricionista que vive en Coronel Suárez, pero oriunda de Punta Alta.

Viendo que en este contexto de pandemia muchas personas no elegían su alimentación como debían y que algunas me comentaban “uno sabe lo que tiene que comer, pero se complica con la pandemia”, empecé a preguntarle a la gente qué significa comer bien. Así empezaron a salir un montón de cuestiones del pasado que por ahí quedaron “en desuso” dentro de lo que es la nutrición.

Hoy se espera que las personas puedan alimentarse con alimentos más reales, menos procesados; por eso muchas veces el concepto de comer sano está tergiversado a nivel poblacional y me parecía importante dar mi mensaje. De acuerdo a las bases de la nueva actualización científica se ve que no es adecuado seguir consumiendo los alimentos como lo hacíamos en otro momento. 

La nutricionista puntaltense Anahí Estefanía Calvo, que trabaja en Coronel Suárez, decidió escribir un libro sobre nutrición. Comenzó un jueves y al miércoles siguiente ya tenía todo el texto de “Uno sabe lo que tiene que comer”.

Después de la redacción, dos personas allegadas con amplios conocimientos en ortografía y gramática la ayudaron con la edición, que —confiesa— llevó más tiempo que la propia escritura.

El libro tiene 144 páginas y no había sido pensado como tal. Al principio Anahí tenía decidido hacer un recetario pero al sentarse a redactarlo no supo cómo.

—Me costaba mucho esfuerzo mental y me frustraba porque no lo podía visualizar; entonces empecé a escribir como forma de relato y ese relato empezó a ser cada vez más y más efusivo.

Quedándose de noche frente a la computadora y aprovechando el tiempo entre paciente y paciente, la puntaltense logró terminarlo en apenas seis días.

—No lo tenía como mandato el hecho de escribir un libro ni tampoco lo tenía en los planes a principio de año; surgió de este modo y no pensé que iba a poder lograrlo desde el punto de vista legal, con editoriales, con derechos de autor y un montón de cosas que uno tiene que empezar a investigar cuando no está en el rubro literatura.

Anahí dice que terminarlo produjo dos sensaciones: asombro y gratitud.

—Me asombra el haberlo conseguido como proyecto personal y por otro lado me gratifica saber que el esfuerzo que puse en el libro va a lograr ayudar a una persona.

El libro tiene un trasfondo solidario. Anahí cuenta que con lo recaudado quiere darle una mano a un amigo que está realizando un tratamiento oncológico.

   —Desde mi área intenté brindar la ayuda para una persona, sin olvidar que la comunidad necesita un mensaje de nutrición que sea positivo. Por eso, quise ayudar a las personas a que aprendan acerca de nutrición con lo que tienen en casa o empezando a elegir mejor para que sus situaciones económicas sean mejor aprovechadas y no gasten dinero en alimentos de mala calidad.

—¿Algún consejo para seguir una alimentación saludable?

—Primero y principal que haya variedad de alimentos, que no se eliminen por eliminar grupos, porque muchas veces eliminar un grupo de alimentos, como por ejemplo las harinas, lleva a que uno tenga más grados de ansiedad y a que haya pérdida de masa muscular si hay una baja muy brusca en el peso en un corto período de tiempo. Y por otro lado, intentar incorporar más frutas y verduras, intentando que sean de estación; y buscar mediante diferentes estrategias que brindo en la obra alimentos a un precio económico, puede ser a través de consumos en grupo, es decir, haciendo compras con amigos o vecinos, o haciendo preparaciones en casa. Se dice que comer sano es caro y en verdad cuando uno empieza a ver los precios de las comidas industrializadas son mucho más caras, a raíz de precio-kilo, que lo que sale comprar alimentos sin procesar o mínimamente procesados.

—¿Hay una tendencia a consumir menos carnes?

—Hay una tendencia, de hecho hay una parte en el libro que está orientada a personas que deciden no consumir alimentos de origen animal por una cuestión de ideología, de desvanecer la crueldad animal y diferentes ideas que muchas personas llevan a cabo por decisiones y está bien. Se puede llevar una alimentación vegetariana mientras esté suplementada y supervisada por un nutricionista.

—¿Y qué se puede decir de la actividad física?

—Se recomienda, en lo posible, al menos 30 minutos de actividad por día y que sea adaptada a lo que la persona necesite. Si hay alguien que por ahí está siendo sedentario en este momento por un dolor de rodilla, si exacerba su aumento de peso va a continuar ese dolor, incluso se puede llegar a intensificar, entonces es importante que siempre que pueda haga otro tipo de ejercicios que no involucren a la rodilla. Mucha gente se bloquea con que no puede hacer por ese dolor y en realidad con entrenadores (que son los idóneos en esto) pueden llegar a encontrar una actividad física que pueda cumplir con sus expectativas y ayudarlo a mejorar su calidad de vida.

Cómo conseguirlo

El libro, que tiene un valor de $ 750, está disponible en Bahía Blanca, Punta Alta, Coronel Suárez, Chajarí (Entre Ríos) —donde viven sus familiares—, La Plata y Buenos Aires.

Algunas librerías tienen disponibles envíos a todo el país. Todos los puntos de venta pueden consultarse en este enlace: www.unosabeloquetienequecomer.com.ar.

En esta primera tanda se imprimieron 400 ejemplares. En caso de agotar stock, se hará una reimpresión: “El libro se va a ir imprimiendo a medida que se solicite, es una impresión bajo demanda”.

(La nueva)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here