Un hecho inédito en el recinto del Concejo Deliberante

Pese a ser una corta y tranquila sesión la que se desarrolló en el HDC el último jueves, se vivió un hecho inédito dado que un vecino pudo participar de la misma al sentarse en una de las bancas y expresar su punto de vista sobre una problemática que fue tratada por los ediles.

 

Fueron dos las cuestiones de relevancia legislativa que cobraron protagonismo el último jueves en la sesión ordinaria que se llevó adelante en el Concejo Deliberante.

Por un lado la presentación del programa RE.CU.PE.RAR y por el otro la intención de habilitar una zona exclusiva para estacionamiento de taxis.

Para conocer sobre las posturas sobre ambos puntos consultamos a los concejales Diego Schneider, Luján Speranza y Valeria Negrin de Juntos y a María José Lacoste del FdT Unidad y Renovación.

 

Recuperar

Ese programa fue presentado por Evangelina Arroquy, del bloque de Juntos, y también había presentado sesiones atrás uno similar Sofía Ochoteco del bloque del FdT MPV.

Ambos fueron trabajados en comisión y, el jueves por la noche, se presentó uno solo y salió aprobado con el voto en contra del bloque FdT Unidad y Renovación.

En la municipalidad existen alrededor de 800 ayudas de subsistencia, y unas 15 o 20 que son excepcionales. Este plan esta destinado para estas ayudas excepcionales. El concejal de Juntos, Diego Schneider señaló al referirse a este punto “quiere decir que, por ejemplo, hay una familia que se atrasó con el pago de la luz y tiene mucha deuda, entonces se le da este tipo de ayuda excepcional, que el monto es hasta $15.000, por única vez. La idea es que lo recupere devolviendo las horas trabajando en alguna plaza, institución deportiva o cultural, entre otras”, para luego señalar que “el tema es que se pueda insertar a esa gente en el mundo laboral. Tal vez hay gente que va a pedir esta ayuda y tiene su trabajo”. Para luego señalar que en el caso de que sean mujeres, no es necesario que lo devuelva ella, sino que puede hacerlo cualquier miembro de la familia.

Según la visión del Concejal, “el bloque de Unidad y Renovación votó en contra porque decían que era precarización laboral, que se estaba abusando, y que no se le había consultado a la Subsecretaria de Desarrollo Social, cosa que no fue así. Cuando se presentaron estos dos proyectos, se reunieron con Marina Vigato. Ella nos comento sobre las ayudas de subsistencia y excepcionales. En ese momento estaba presente Flavio Diez, que es el presidente de la Comisión de Interpretación del Reglamento, donde se trabajaron estos dos proyectos, y se sacaron todas las dudas y demás. Pero ahora hicieron referencia a que nos apuramos al sacar este proyecto porque justamente Flavio Diez había tomado 15 días de licencia y lo estaba reemplazando la edil Graciela Liliana Bonasegla. Esto no fue así, porque se trabajo con ella también, se hizo el dictamen en comisión, al otro día estaba para firmar. Tenían tiempo de mirarlo, leerlo, y si no estaban de acuerdo presentar un dictamen en minoría. No lo hicieron, y anoche en sesión se sorprendieron de que habíamos presentado un dictamen cuando ya estaba disponible hace 10 días para que lo puedan leer y sacarse todas las dudas” señaló Schneider.

En definitiva, salió aprobado con 12 votos afirmativos, dos negativos y una abstención, teniendo en cuenta que no estuvo presente la concejal Sofía Ochoteco del FdT MpV. El bloque de Frente de Todos Movimiento para la Victoria y el bloque de Juntos lo acompañó, por otra parte Gastón Gaspé se abstuvo.

Por su parte, Valeria Negrin destacó en diálogo con este medio que “La sesión fue muy efectiva al lograr que, por mayoría, apostemos a alcanzar la autonomía y desarrollo personal sin sujetarnos para siempre a la asistencia estatal”, señaló al comienzo de su relato.

Para luego añadir que “la idea fundamental del programa se centra en recuperar la cultura del trabajo, y con ello potenciar el desarrollo de capacidades, habilidades y superar dificultades que den lugar el desenvolvimiento y autonomía plena de las personas que perciben ayudas excepcionales emitidas por la Subsecretaria de Desarrollo Social (que hoy serán entre 15/20 familias)”.

“El programa RE.CU.PE.RAR apunta a que a esta población, usuaria de estas ayudas, se le genere una contraprestación laboral (cuyas horas de trabajo serán en función del monto que perciben) y/o formación laboral,

Promediando la conversación Negrin expresó: “es importante agregar que en la comisión de interpretación y reglamento, logramos sancionar una ordenanza que integró el proyecto presentado por la Concejal de la UCR en la Alianza Juntos, Evangelina Arroquy y el proyecto presentado por la concejal del FDT-MPV, Sofía Ochoteco” y señaló que ambas concejales aportaron sus ideas y que recibieron a la Subsecretaria de Desarrollo Social, Lic. Marina Vigatto”.

 

Lacoste sobre “la cultura del trabajo”

Tomando contacto con la concejal del FdT Unidad y Renovación María José Lacoste quiso señalar que “cuando hablamos de las mujeres que llegan a los servicios sociales, tenemos que tener en cuenta que las mujeres somos quienes realizamos el trabajo del cuidado, la reproducción social de la vida. Que incluso son las que salen de sus hogares a “cuidar” y que en la situación de vulnerabilidad que se encuentran el estado estaría no reconociendo el valor económico que esto significa para la economía toda. El trabajo del hogar, del cuidado, es trabajo no pago”.

Por otra parte señaló que el proyecto lejos está de analizar ” la cultura del trabajo”, dado que a su entender “el estado debe garantizar “trabajo digno” con todo lo que esto implica. Que la contraprestación en estos casos forman parte de un sistema de control, de precarización y de no garantía de los derechos sociales”.

Luego expresó “hoy se presenta en el Concejo Deliberante éste proyecto que no solo no se rige bajo los principios de justicia social y perspectiva de género. Sino que también atenta contra la autonomía profesional de los Trabajadores Sociales, estableciendo criterios de contraprestación de programas sociales para la población destinataria de los mismos. Considerando que las personas que acuden a nuestros servicios son mayoritariamente mujeres a cargo de sus hogares, con derechos vulnerados, ¿Debe el estado sobrecargar aún más las tareas de aquellas, condicionándolas a realizar trabajos por un acompañamiento económico temporal y mínimo? ¿Pueden las instituciones intervinientes indicarle a los Trabajadores Sociales cómo deben intervenir con los sujetos sociales en cuestión? ¿Desde qué posicionamiento ético/ político entendemos a los programas sociales?” fueron algunos de los interrogantes que se planteó Lacoste.

En el Concejo describió que “como profesionales de una disciplina que brega por los derechos humanos, la justicia social y la equidad de género, sostenemos que:

  1. El proyecto en cuestión no fue debatido o discutido con las y los trabajadores sociales de la Subsecretaría de Desarrollo Social. Solo informada su creación.
  2. Adoptar unaperspectiva de género es pensar en posibilidades reales de. restitución de derechos y de acceso a posibilidades de inserción laboral, social y de participación para mujeres y diversidades. La devolución de prestaciones sociales con horas de trabajo, no genera derechos, sino que perpetúa una lógica de precarización, subordinación y control social.
  3. El proyecto invalida las voces de las personas titulares de prestaciones y programas, ya que no arroja  información sobre cómo autoperciben los mismos ni la realidad que las atraviesa.

Solicitamos se revea el proyecto de ordenanza, construyéndose instancias en las que el tratamiento de la cuestión social, incluya  la visión criteriosa de quienes trabajamos en relación a ella”.

Por otra parte consideró importante aclarar que “tanto el radicalismo y Juntos hablan de planes sociales, los cuales están regulados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y lo que se está debatiendo se trata de ayudas excepcionales que no son periódicos”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here