Última sesión del Concejo: sobre la creación de “La Banca Pública”

La discusión sobre el proyecto para la creación de la “Banca Pública” o “Banca del Pueblo” o “Concejal 17” es de larga data, siendo tratado en el recinto en varias oportunidades a lo largo de los años. El tema ingresó este jueves al HCD y según reflexionaron los ediles habría intenciones de llevar adelante el proyecto. ¿Será posible?

 

En la última sesión del Concejo y siendo el último punto en el orden del día, el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Salerno, bajó a su banca para tomar la palabra y referirse al proyecto de ordenanza presentado por el bloque Juntos que propone la creación de la “Banca Pública” siendo, según sus palabras, la intención del cuerpo de llevar adelante el proyecto para su aprobación, reflexionando que “no es la primera vez que el tema llega al Concejo, ya hubo cinco o seis antecedentes que lamentablemente nunca tuvieron una decisión política para poder realizarlo”, para luego añadir que “me parece que es algo importante, es una forma de que el Concejo Deliberante se abra a la comunidad y que aquella persona del Distrito que venga a plantear su inquietud pueda ser escuchado en el recinto -dentro de un marco de respeto con una serie de normas que tiene que cumplir- y que de esta manera pueda sentirse partícipe de su preocupación y se le pueda dar tratamiento”.

Por otra parte fue la concejal María Carolina Radice quien señaló que ella había presentado en el año 2001, más precisamente en agosto de dicho año, un proyecto similar al respecto para analizar la posibilidad de la “Banca del Pueblo” o “Concejal 17”. Recorriendo los archivos de Nuevo Día, encontramos el artículo periodístico que se había realizado sobre la propuesta de la entonces concejal por el MPV en la antesala de la sesión ordinaria del 23 de agosto de 2001 y a continuación transcribimos parte de la misma.

 

El artículo comenzaba diciendo que desde el HCD se estudiaría la creación de la “Banca del Pueblo” o “concejal 17” y que de esa forma el pueblo podría expresar sus ideas y hacer conocer sus proyectos de manera democrática. Además señalaba a la propuesta como un “excelente proyecto” pero que sorprendentemente en ese momento “habría algunas objeciones al proyecto por parte de los concejales”. Dicho proyecto –que constaba en ocho artículos- en uno de ellos señalaba que “se reconoce -con dicha creación- el derecho de hacer uso de dicha Banca de concejal a todos aquellos individuos, grupos de personas, entidades intermedias, empresas e instituciones de este distrito o de otros, a presentar ante el Concejo Deliberante inquietudes tendientes a obtener sanción de ordenanzas mediante la elevación de proyectos y/o programas cuyos contenidos sean competencia del Cuerpo” señalaba el anteproyecto de 2001.

Por otra parte en otro de sus artículos establecía que “el procedimiento para solicitar el uso de la “Banca 17″, el cual se iniciaría con la presentación de una nota a través de la Secretaría del Cuerpo, en la cual se deberían especificarse lo motivos de la solicitud, los objetivos perseguidos, la documentación anexa que existiere y el anteproyecto de ordenanza, cuyo dictado se solicitaría al Cuerpo y que luego de pasar a la Comisión de Interpretación y Reglamento, dicha comisión sería dentro de los cinco días hábiles posteriores la autoridad de aplicación y que quien debería emitir dictamen al respecto en los subsiguientes quince días”.

En aquel momento Carolina Radice manifestaba en los considerandos que “La Constitución Nacional establece los sistemas mencionados en el Art. 39, mientras que la bonaerense lo hace en el 67, quedando en consecuencia librada a los municipios la facultad de establecer sistemas similares en el orden interno comunal”, afirmaba en 2001.

Y finalmente agregaba que “en la actualidad y ante los graves acontecimientos que son de dominio público, que desgastan y hasta ponen en duda el sistema democrático establecido constitucionalmente, se hace necesario, más que nunca, la participación de la ciudadanía en la elaboración y confección de normas tendientes a una mejor convivencia, tratando de dar soluciones conjuntas, entre ciudadanos y concejales, a las problemáticas locales”.

Pasaron 21 años de dicho proyecto que nunca contó con el aval de los ediles para su aprobación, ¿será posible que ahora sí se logre?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here