Soledad Firpo: “El virus se ha instalado y no creo que se vaya a ir más”

Nuevo Día entrevistó a la médica infectóloga Soledad Firpo para echar luz sobre el nuevo escenario en Coronel Suárez, referido a la COVID-19. En los últimos días, además de conocerse nuevas medidas restrictivas tomadas por el Comité de Crisis, se supo que la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Municipal está completa y que el recurso humano en el mismo no es suficiente. En esta nota, Firpo refiere a esos aspectos, así como a la llegada y aplicación de la Sputnik V en nuestra ciudad.


“Desde principios de diciembre veníamos con un descenso muy marcado, pero, posteriormente, con algunos eventos y fiestas privadas que hubo, comenzó el aumento” comenzó diciendo la médica que aclaró que, “si bien la cantidad de casos totales siguen siendo menores a otra etapa, son altos”.

En esa línea explicó: “Si el número de casos es alto, pero los pacientes están de forma ambulatoria, no nos preocupa tanto porque hacemos un seguimiento y control. Pero, desde el miércoles, tenemos seis pacientes en asistencia respiratoria mecánica en UTI, por lo que estamos absolutamente limitados”.

Agregó que ese incremento de casos positivos, no sólo tuvo que ver con eventos privados, sino “con navidad y año nuevo; que lo esperábamos porque toda la gente se reúne para esas dos fiestas, no solo un grupo”.

“Nos preocupa el Sistema de Salud”

Firpo referenció que, en la Terapia del Hospital local, “el máximo de camas era de cinco y logramos ubicar una sexta y realmente, hoy, están ocupadas sólo por pacientes COVID”.

Al respecto, especificó que hay otra Terapia “que se equipó para pacientes no COVID, porque mientras tanto sigue habiendo otro tipo de patologías”. De todos modos, fue tajante al afirmar que “la de COVID está al límite”.

De ese modo -y coincidentemente con los dichos de sus colegas, días anteriores- Firpo aseguró: “Nos preocupa el Sistema de Salud” y contó que, en la reunión del Comité de Crisis -realizada el miércoles 6 desde las 19.00 horas- se pensaron estrategias: “pensamos qué es lo que tenemos que hacer, porque venimos de tantos meses de encierro que es difícil decir ‘volvemos a Fase 1’”.

Sobre el sistema de fases y el regreso a esa instancia, Firpo opinó: “Realmente es poco probable. Primero, porque con lo de las fases estamos con hartazgo, pero la idea es disminuir los encuentros nocturnos”. Y reiteró la medida anunciada el jueves último de restringir el horario de circulación a la 1.00 de la madrugada, de lunes a domingos.

De todos modos, aseguró que “no se van a tocar los comercios porque queremos que la actividad económica en Coronel Suárez no pare, porque fue terrible el 2020 y grandes grupos fueron afectados”.

Sí hizo hincapié en que se buscará “disminuir la cantidad de gente en eventos sociales a diez personas y tratar de seguir sosteniendo los grupos familiares de poca gente” e insistió que esta medida “tiene que ver con que tenemos buen clima, que podemos reunirnos afuera y hacer gimnasia o actividades deportivas afuera”.

Finalmente, describió que “ese es un poco el beneficio, pero estemos alerta porque el país en general notó un aumento importante de casos” y particularmente, en Coronel Suárez -resaltó la infectóloga- “estamos en plena transmisión comunitaria”: “Tenemos el virus instalado en nuestra ciudad y realmente, que uno tenga o no contacto estrecho es una pregunta que hacemos en forma obligada, pero no nos cambia nada”.

Explicó que eso es algo que podía pensarse en agosto, “cuando casi no teníamos casos y nos importaba de dónde salía el virus. Pero llegó un punto donde decimos ‘si se encuentra, fantástico porque podemos hacer un seguimiento del foco’, pero no es lo más importante”.

Sobre la aplicación de la Sputnik V

De ese modo, detalló que “estamos en una instancia donde estamos todos muy agotados de este tema monotemático, pero hay que continuar porque tenemos la vacuna desde la semana pasada y llevamos varias aplicaciones”.

Al respecto afirmó: “Tenemos esa esperanza de que venga a ayudarnos  tratar de proteger a los grupos más vulnerables. Hay personas menores de 65 años con patologías de base y esperamos que puedan vacunarse, aunque, hasta ahora, eran los trabajadores de la Salud”.

En esa línea, insistió: “Pedimos paciencia porque todos estamos muy cansados” y confirmó que, lo que estamos viendo es un coletazo de los eventos y fiestas, no un rebrote como sucede en Europa, “y nos falta ver lo que pasó con las fiestas de la semana pasada porque el virus tiene un periodo de catorce días para mostrar síntomas”.

Sobre la vacuna de origen ruso, Firpo detalló: “El primer grupo en vacunarse vamos a ser todos los del Sistema de Salud. El segundo escalón, los menores de sesenta años con factores de riesgo”.

Explicó que ésta vacuna “tiene un intervalo de dosis de tres semanas, 21 días, así que a fines de enero se estaría llevando a cabo la segunda aplicación” y aclaró que, hasta el momento,  no se vieron mayores efectos adversos que los descritos: “Los efectos son muy similares a los que produce la vacuna de la gripe, como dolores articulares y puede haber algún episodio de fiebre y cefalea, pero no mucho más. Son efectos adversos que también traen otras vacunas. No es de la Sputnik solamente”.

Pese a ello, confirmó que están haciendo “una vigilancia muy estricta de los mismos, así que, realmente, estimamos que un importante número de personal de Salud se va a poder vacunar. La sugerimos pero no es obligatoria. Estamos encontrando adherencia”.

Consultada por Nuevo Día respecto al  porcentaje de rechazo que tuvo la misma, a nivel mundial, desde que comenzó su aplicación, Firpo argumentó: “El porcentaje no es elevado, pero uno tiene que estar mirando de cerca porque controlar los efectos adversos cuando se da en forma masiva es la parte más importante de esta fase de la vacunación”.

Por fuera de ello, concluyó que “necesitamos obtener un alto porcentaje de la población vacunada y esto nos va a demorar unos meses. Necesitamos que los grupos de riesgo -que son los primeros en vacunarse-, estén vacunados en alto porcentaje porque no tiene sentido que esté la vacuna y no se vacunen”.

“Tenemos que seguir cuidándonos”

Sobre el final de la conversación, la médica local observó: “Vemos que todas las localidades de alrededor han bajado de fase y toman una conducta más restrictiva y creo que de las restricciones estamos cansados, pero es lo único que ha funcionado para no saturar el Sistema de Salud”.

Comentó además, que ella no quiere “usar la palabra restricción, pero sí que haya disminución de los grupos de gente, sobre todo de noche, que no hay control y es lo que realmente nos preocupa”. Y agregó que “todos los que componen grupos de riesgo se tienen que seguir cuidando hasta que veamos que la vacuna comience a hacer efecto”.

De manera concluyente y haciendo extensivo el pedido, Soledad Firpo expresó: “Tenemos que seguir cuidándonos, pero el virus se ha instalado y no creo que se vaya a ir más. Tenemos que cuidarnos, por uno  mismo y por todos aquellos que no se pueden vacunar”.

Además, sobre la reinfección (que tiene que ver con la nueva cepa de coronavirus de la que se habla), la infectóloga aseguró: “Hasta el momento, en Coronel Suárez no hemos recibido pacientes reinfectados. Pero las descripciones están, así que puede ser. El virus es un virus ARN, es decir, es un tipo de virus que muta siempre. Así, a mayor contagio, mayor posibilidad de que el virus vaya mutando por las características que han sido descritas en diferentes medios” explicó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here