Sedentarismo: el enemigo más grande del aislamiento obligatorio

Debido a la imposición de la cuarentena obligatoria decretada, días atrás, por el presidente Alberto Fernández para afrontar la crisis del COVID 19, miles de personas están recluidas en sus casas y sin una fecha concreta aparente de finalización. El profesor en educación física -certificado en CrossFit nivel I- Adrián Sonzini, habló sobre las consecuencias de la quietud física, cómo puede repercutir en personas de todas las edades y qué se puede hacer para ejercitar en casa.

Los largos períodos de encierro pueden tener efectos a corto, medio y largo plazo -tanto en la infancia, adolescencia, juventud o mayoría de edad- y eso es algo sabido por todos; aunque de ser concientes a poner en práctica hábitos saludables, hay una larga distancia. En ese sentido, y en el marco de aislamiento general y obligatorio actual, la brusca reducción de movimiento y gasto de energía física son de los ítems que más deberían preocuparnos.

Si bien hay muchas personas que en la vida cotidiana no suelen hacer ejercicio físico, la situación de confinamiento forzoso conlleva, en la mayoría, y en particular cuando las condiciones de vivienda no son óptimas -ya sea por una disminución del espacio físico o de los elementos y rutinas- a aumentar los niveles sedentarios y riesgos por determinadas patologías.

“La importancia de la actividad física y el movimiento, hoy en día en las personas, es fundamental para poder llevar a cabo una vida saludable, confortable y también, para evitar problemas articulares, musculares, posturales y hormonales” aclaró Sonzini. Y remarcó que, actualmente, uno de los “grandes oponentes que tenemos profesionales de la salud y profesores de educación física, es el sedentarismo” que, en el último tiempo, ha ganado más terreno en la sociedad, ya sea por los avances tecnológicos, la desinformación de la gente o falta de tiempo.

“Hoy en día, el sedentarismo es una forma de vida; un hábito humano de una persona que tiende a estar quieta, con el metabolismo lento y se relaciona con patologías y enfermedades como la obesidad, el tabaquismo, la alimentación desequilibrada, tensión arterial descontrolada, colesterol, entre otras cosas” aseguró Adrián y se refirió puntualmente, a los días de cuarentena en que vivimos: “más que nada en estos días, y no sabemos por cuántos más, el sedentarismo tiende a aumentar porque la gente está encerrada en sus casas, los gimnasios también, nadie puede salir a caminar ni realizar la actividad física que diaria o cotidianamente realizaba al aire libre; entonces todo se hace más difícil”.

En esta línea y habiendo anticipado las consecuencias negativas que conlleva este sedentarismo generalizado, que se suma a la práctica de malos hábitos, Sonzini retomó un estudio de 2019 -de un Centro de Fitness Nacional- “que habla de que la mayoría de la gente que no concurre a un gimnasio dice que no tiene tiempo, motivación ni ganas, que es lo mismo porque una persona no tiene tiempo de hacer algo que no le gusta pero, por el contrario, está comprobado que una persona pierde dos horas diarias en el celular y con las redes” e insistió en que la vergüenza, el miedo a lesionarse o la falta de constancia son los factores predominantes en la falta de actividad en las personas.

“Hoy en día, los gimnasios han cambiado muchísimo; son centros de salud y de gimnasia, en dónde nosotros tenemos la función y  la obligación de mejorar la calidad de vida de las personas que concurren y depositan su confianza en nosotros” contó y aseguró que, de ese modo, el objetivo está puesto en las personas, en sus necesidades y las expectativas de lo que van a buscar.

“Hoy por hoy, estamos todos limitados en cuanto al movimiento y en cuanto a los espacios por la cuarentena y la prevención del COVID 19, entonces se complica realizar actividad física pero tenemos que saber que el gasto de energía que ésta produce es necesario, sobretodo en momentos como este en donde hay mucha ansiedad, muchos miedos y preocupaciones” aseguró e indicó que “la mayor recomendación para alivianar todas estas sensaciones es tomarse, al menos, 30 minutos diarios para realizar movimientos posturales, movimientos funcionales y de flexibilidad que nos van a permitir afrontar mejor toda esta situación”.

Recomendó también mantener los hábitos vinculados al buen descanso y los horarios de sueño cotidianos; no ingerir alimentos en cantidades mayores a las que se consumen cotidianamente dado que el gasto energético es mucho menor y que, de no tener un profesional que guíe una rutina, se busquen videos y propuestas de ejercicio físico: “en estos días se está observando que mucha gente sigue haciendo ejercicios vía redes sociales; clases virtuales o indicaciones. Particularmente yo, en el perfil de mi gimnasio Libre Movimiento (@gimnasiolibremovimiento), subo a diario rutinas de trabajo para que puedan seguir activos y entrenando” contó y aseguró que está disponible para aquellos que quieran consultar o tengan dudas sobre rutinas, ejercicios y prácticas dadas las características del aislamiento y la reducción espacial.

En esta línea, indicó que “aquella gente que no está acostumbrada a realizar ejercicios, les recomiendo hacer ejercicios básicos, no de gran dificultad, ejercicios fáciles para aprender y poder desestresarse un poco y alejarse de la realidad” e insistió en los beneficios que esto genera “como reducir los riesgos de enfermedades cardio y cerebrovasculares; reducir el riesgo de diabetes, reduce el cortisol que es la hormona del estrés y la depresión; controla hipertensión y libera endorfinas que es la hormona de la felicidad; previene el deterioro cognitivo y así muchísimos beneficios más a nivel estructural como el fortalecimiento de músculos y las articulaciones”.

Por ende, no es necesario contar con grandes espacios ni elementos especiales para ejercitarse; sí tener la constancia diaria de hacerlo y quizás, así, adoptar en esta cuarentena hábitos que puedan mantenerse a futuro.

Actividad y movimiento para todas las edades

Como anticipó Adrián Sonzini, hoy en día, la actividad física está apuntada a todas las edades  “incluso el crossfit, que es lo que yo hoy hago, porque se adapta y se puede recomendar en distintas personas” aseguró.

Pero particularmente, para estos días de aislamiento “lo que se puede recomendar, sobre todo al estar en espacios reducidos, es trabajar con la silla o un banco; pararse y sentarse; también agacharse y llegar a la punta de los pies. Todo lo que genere movimiento” y agregó que es particularmente importante, en las personas más grandes. En ese sentido, “caminar alrededor de la mesa o pararse y sentarse, aunque parecen pavadas, son importantes para el cuerpo. Son ejercicios simples y básicos”.

Del mismo modo, se refirió a los más chicos, aseguró que a partir de juegos “que involucren, más que nada, las habilidades motrices básicas que son correr, saltar y lanzar; para que además descanse mejor por el gasto de energía y tenga mayor concentración a la hora de hacer las tareas escolares”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here