Refuerzan la seguridad de los jueces y fiscales del juicio contra Cristina Kirchner

Lo pidió a la Policía Federal el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, ante mensajes en Twitter que llaman a ir a los domicilios de los funcionarios judiciales.

 

La seguridad de los jueces del tribunal oral federal que juzga a la vicepresidenta Cristina Kirchner fue reforzada por indicación del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, tras una serie de mensajes en la red social Twitter que llamaban a averiguar los domicilios de los funcionarios judiciales para ir por ellos.

Los jueces del tribunal oral federal son Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso. El fiscal federal Diego Luciani ya había tenido un refuerzo en su custodia luego de que Página 12 publicó en su tapa una fotografía suya y de Giménez Uriburu jugando un equipo de fútbol que participa en un torneo amateur que se desarrolla en las canchas de la quinta Los Abrojos, propiedad de Mauricio Macri.
Ese refuerzo en la custodia fue solicitado por al Procuración General de la Nación y estuvo fundado en la “mayor exposición mediática” que estaba teniendo el funcionario judicial. Una fórmula para argumentar que era necesario evitar que algún militante kirchnerista pudiera atentar contra el funcionario judicial y su familia.

Los jueces del tribunal oral federal tienen una custodia asignada desde 2015, cuando ocurrió la muerte del fiscal Alberto Nisman, que los acompaña en sus actividades laborales en Comodoro Py 2002.

Ahora, la Corte dispuso que la Cámara de Casación, que es la que tiene a su cargo las cuestiones atinentes a la organización de los tribunales orales, disponga que la Policía Federal realice un refuerzo de esa custodia.

La preocupación de la Corte se generó cuando empezaron a circular tuits que llamaban a averiguar los domicilios de jueces y fiscales del juicio de Vialidad. En particular, preocupó un mensaje del usuario @kike_MPD, que arrobaba a La Cámpora y mencionaba: “Hay que difundir los domicilios de estos jueces y fiscales de este pelorron [sic] de fusilamiento, si no se ataca con el mismo calibre no se puede”.

El mensaje hace alusión a una frase que utilizó la vicepresidenta Cristina Kirchner ayer, cuando para referirse a los jueces y fiscales que realizan el juicio y a los periodistas que lo cubren tuiteó: “Si algo faltaba para confirmar que no estoy ante un tribunal de la Constitución, sino ante un pelotón de fusilamiento mediático-judicial, es impedirme el ejercicio del derecho de defensa ante cuestiones que nunca figuraron en el acto de acusación del fiscal al que asistí durante cinco días en mayo de 2019″.
El refuerzo de la seguridad se dio luego de que anoche hubo forcejeos frente al departamento de Recoleta de Cristina Kirchner, entre militantes kirchneristas y grupos antikirchneristas.

(LN)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here