Otro testimonio complica al padrastro: “A mi hija le hizo comer excremento de perro”

Resaltó que “a mi nena le arruinaron la vida”. Además, involucró a la madre de Maximiliano Roth por los aberrantes ataques y abusos.

Un nuevo testimonio se suma al dado a conocer ayer por este medio de una ex pareja de Maximiliano Roth, padrastro de la criatura de dos años que permanece internada en el Hospital Penna por lesiones graves, proveniente de Coronel Suárez.

En esta oportunidad, Soledad relató el calvario vivido por una de sus hijas y apuntó no solo contra Roth, sino también involucró a la madre del principal sospechoso de lo sucedido días atrás. Llamativamente está libre, pese a los antecedentes que pesan en su contra.

“Apenas me enteré de lo sucedido, lo primero que me vino a la mente fue el recuerdo de mi hija. Sabía que iba a volver a pasar. Ella tenía 9 años en 2018 y no fue él solo quien la atacó, porque la madre también está involucrada en el abuso y los golpes”, consideró, en LA BRÚJULA 24.

Además, visiblemente conmovida y en estado de shock agregó que “yo era amiga de la madre de Roth y le rentaba una habitación en la casa hasta que yo pudiera conseguir un alquiler en Coronel Suárez, junto con mis tres nenas. Comíamos juntos y era todo muy normal”.

“Hasta ahí estaba todo bien, no sé cuándo empezaron los abusos de mi hija porque ella jamás habló y recién lo pudo poner en palabras en la escuela. Esta gente es muy manipuladora, me hacían sentir que era todo color de rosas”, advirtió, en otro tramo de la estremecedora entrevista radial.

“Yo salía a trabajar a las 8 de la mañana y regresaba a las 10 de la noche y la que más lo sufrió fue la más débil de mis tres hijas, a la cual agredieron verbalmente y hasta le hicieron comer excremento de mi perra. Esta gente envenenó a todos mis cachorritos. Mi hija toma pastillas para seguir adelante e intentó matarse cinco veces”, añadió

“Toda la familia de Roth es igual, los tíos que tienen hijos con sus sobrinas. Ahora con el paso del tiempo pienso dónde me metí”.

Posteriormente, Soledad hizo una crónica de lo que se convirtió en la peor pesadilla: “Cuando me llamaron de la escuela estaba trabajando y me pidieron que vaya. Mi patrona me dejó salir y fui a reunirme con la maestra y la directora, solo recuerdo dos o tres palabras que me dijeron y me fui a buscar a mi hija para que no cometa una locura”.

“Fui a hablar con esta mujer y solo me pedía perdón, miraba al piso y fue a encerrarse en su habitación. Confiaba en ella y para pagar un techo le daba de comer a toda esa familia”, consideró, con la voz entrecortada.

En el segmento final de la nota, aclaró: “Hice la denuncia el 3 de agosto de 2018, pero quedó archivada en un cajón y no fue a Fiscalía. Tengo todas las pruebas, una carpeta llena de cosas de mi hija, ahora le tienen que hacer un estudio en la cabeza. Son cuatro años de calvario en mi casa, de ver cómo mi hija se quiere matar”.

“A ella la ultrajaron, la lastimaron en la boca para que coma excremento y Maximiliano Roth la golpeaba. Hay dos cartas que escribió mi hija, relatando punto por punto. Esta mujer abandonó la casa por miedo, qué pretendía que le dé un premio, cualquier padre puede tornarse agresivo si le tocan a un hijo”, consideró, explicando su reacción.

Indignada, la mujer se quejó porque “la Policía en Suárez apaña a Roth. Deberían sumarse todas las causas porque ahora tuvo que pagar una criatura de dos añitos. Una cosa es contarlo y otra es vivirlo”.

“Mi hija está dopada continuamente, durmiendo hasta las tres de la tarde, tengo patrulleros y ambulancias continuamente en mi casa. Le arruinaron la vida, tiene un retraso madurativo”, concluyó.

(La Brújula)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here