Muestra de arte en Isidoro: «Por aquí no pasó Salamone»

El fotógrafo Marcelo Merlo de La Plata, donó a Isidoro una obra como patrimonio.
En conmemoración al nuevo aniversario de Coronel Suárez, Isidoro Espacio de Arte presentó una jornada especial denominada «Por aquí no pasó Salamone» donde hubo una charla a cargo de Natalia Saizar, guía de turismo del municipio de Laprida.

El pasado sábado, en Isidoro Espacio de Arte se realizaron varias actividades conjuntas que abordaron la vida y obra del Ingeniero y Arquitecto Francisco Salamone. Además, se presentó la muestra del artista local Marcelo Beovide denominada «La Fábrica: identidad comunitaria».

El platense Carlos Alberto Da Costa Leite es estudiante autodidacta de la obra de Salamone

Participaron de dicha jornada Natalia Saizar; el estudiante autodidacta de la obra de Salamone, Carlos Alberto Da Costa Leite de la ciudad de La Plata; y Marcelo Merlo, fotógrafo oriundo de La Plata, con la muestra «Planeta Salamone».

Vida y obra de Salamone

Para dar comienzo a la jornada, Sonia Gómez expresó: «Desde Isidoro y de la mano de Juan Sebastián González Jimeno, estuvimos investigando por qué Coronel Suárez no tiene obra de él y estaba la posibilidad de traer la muestra fotográfica de Marcelo. Cuando empezamos a armar, surgió la posibilidad de que Natalia nos acompañe. También, Carlos que es un estudioso de su obra».
Seguidamente, dio la palabra a Saizar, quien comentó haber viajado desde Laprida representando al gobierno municipal, con su equipo de trabajo compuesto por un fotógrafo llamado Mauro y un periodista, Francisco. «Hemos puesto en valor el palacio municipal y estamos trabajando los tres de guías».
En la provincia de Buenos Aires hay tres centros de interpretación de la obra de Salamone. «Nosotros nos denominamos ‘Laprida, corazón de Salamone’, porque estamos justo en el centro de lo que sería la obra de Salamone dentro de Buenos Aires».
Laprida cuenta con siete obras patrimoniales. «Por la idiosincrasia y el sentido de pertenencia que tenemos fue elegido uno de los centros de interpretación, hay otro en Saldungaray y el tercer centro está en Azul».
El reconocimiento del legado de las obras de Salamone, se hace diariamente. «Cada vez que cruzamos para hacer un trámite y entramos a la municipalidad, o porque tenemos que llegar hasta el cementerio, o sea, siempre tenemos presente su obra».
La guía de turismo hizo un resumen de su biografía: «Estudió en el Otto Krause, un colegio industrial. Luego, se va a Córdoba porque había una ley de la provincia que decía que si estudiaba en un colegio industrial, su carrera universitaria iba a ser de tres años. Él, la logra en casi dos años con un promedio excelente y a los 25 años se recibe de ingeniero y arquitecto».
A la edad de 30 años, el arquitecto se casó con Adolfina Croft. «Tienen cuatro hijos y empieza su etapa de arquitecto en la provincia de Córdoba, en Villa María. Se le producen algunos inconvenientes con un matadero en asfalto, se retira y vuelve a Buenos Aires».
Suele decirse que es un arquitecto italiano. «A la edad de cinco años aproximadamente, llega a la Argentina. Cuando vuelve de Córdoba a la provincia de Buenos Aires, nuestra provincia tenía un plan de obra público con el Gobernador Fresco».
Este plan, se lleva a cabo entre 1936 y 1940. «Lo que pretendía el gobernador era que la gente de los pueblitos del interior, no se vaya a las grandes urbes. Anexado a eso, teníamos la línea del ferrocarril y eso favorecía muchísimo a que el hormigón armado pudiese llegar en forma directa a los pueblos».
La obra está conformada por 18 partidos, 31 ciudades. «En cada uno de ellas, los intendentes hicieron un listado de lo que les hacía falta».
Salamone presentaba su obra a través del dibujo. «Dentro de las líneas del art deco, él era proyectista, ingeniero, arquitecto y, a su vez, era dibujante. Su carta de presentación, eran las postales».
Salamone dibujaba a la gente y los autos en movimiento. «La parte futurista estaba plasmada en la parte del dibujo hacia la obra».
Por último, Natalia mencionó que Laprida cuenta con un circuito turístico que tiene por objetivo permitir a los vecinos y turistas acceder a lo alto de los edificios emblemáticos de la ciudad relacionados a la obra de Salamone.
Este circuito se denomina «Torres Abiertas» y abarcó una puesta en valor del patrimonio salamónico de la ciudad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here