Movilización nacional por la legalidad de la marihuana: “Cultivemos Salud Coronel Suárez” visibiliza el panorama local

El jueves 21 de noviembre -convocados por el Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas (FOCA)- se concentraron cientos de personas para marchar hacia el Congreso de la Nación, a fin de exigir la legalización del consumo y un freno a la persecución y detención de usuarios y/o cultivadores. Coronel Suárez no fue la excepción y con el impulso de la ONG “Cultivando Salud Coronel Suárez”, se coordinó un “stand cannamigo”, en Plaza San Martín, a fin de brindar información, compartir experiencias y capacitar sobre el uso de la planta de cannabis.

Esta ONG está conformada por cultivadores y pacientes de la región que tienen como objetivo visibilizar los beneficios de la planta de cannabis, eliminar los prejuicios y la descriminalización de la misma y exigir un debate serio por una alternativa a la prohibición. Dos de sus caras visibles son Alejandro Arbeo, de General Lamadrid y Mariano Walter, oriundo de nuestra ciudad, que se conocieron a partir del caso local de Natalia Pastor y su hijo Gian Franco, quien -desde que nació- padece parálisis cerebral y el aceite de cannabis mejoró notablemente su calidad de vida.

En charla exclusiva con Nuevo Día, afirmaron “hoy no sólo hay evidencia científica, hay evidencia empírica, de la vecina a la que le dolía la rodilla y no le duele más o la madre que vio que su hijo que sufría, mejoró notablemente”. En tal sentido, reconfirmaron que la marihuana ha sido expuesta, durante mucho tiempo, “como una droga de pobres y asociada al crimen, pero hoy las pruebas demuestran que se utiliza para un sinfín de enfermedades y que no tenes que ser delincuente pasa usarla, hay cantidad de gente que está sufriendo de cáncer, Alzheimer, epilepsia, a los que las medicinas no les han dado resultado y el cannabis regula esos aspectos”.

Ambos resaltaron que es necesario eliminar la desinformación latente en la sociedad y poder esclarecer las dudas que muchas de las personas tienen como, por ejemplo, las vinculadas a las vías de administración. Existen aceites, cremas, también se pueden realizar aspiraciones e incluso fumar, aunque -aseguran- ésta última, es la vía menos recomendada. Sin embargo, cuenta Arbeo, “he tenido casos de gente con cáncer terminal a quienes no les hizo efecto el aceite, ni la crema, pero fumar sí porque va rápido al cerebro. Por eso los pacientes de cáncer se ven tan beneficiados porque cuando se hacen quimio, se debilitan, no comen y el cannábis abre el apetito, evita el flujo de las descomposturas y levanta el estado de ánimo”.

Desde “Cultivando Salud Coronel Suárez” se apunta a ayudar a quienes lo necesitan y brindar capacitaciones: “somos cultivadores y lo hacemos con un fin social. En general se asocia al hippie, al rasta o al adolescente rebelde pero no es así, nosotros tenemos familias, tenemos hijos, somos personas como cualquier vecino y actualmente ayudamos a personas y familias a hacer su propio aceite medicinal” contó Arbeo.

Sin embargo, reconocen que la línea entre quienes cultivan para el uso solidario y/o medicinal y aquellos que lo hacen a fin comercial, es muy fino e insisten, como dijo Walter “ayudar a personas que incluso no conocemos, ver los resultados y mejoras en la salud, no tiene precio. Cuando la gente se entera de la mejoría como en el caso de Gian Franco, los prejuicios se rompen solos”.

Caso Gian Franco

Desde que nació, Gian Franco padece una parálisis cerebral que, a lo largo de sus 11 años, lo ha hecho pelear por su vida y soportar tres operaciones del corazón y tres de intestino. Su mamá, Natalia Pastor, realizó distintas campañas para tratarlo con células madre hasta que probó con el aceite de cannabis, que mejoró notablemente su calidad de vida.

Sin embargo, el tratamiento se vio interrumpido porque la comercialización de este aceite no está autorizada en Argentina, ya que el cultivo de la planta está prohibido.

Si bien Natalia no quiere estar fuera de la ley, lucha por ayudar y ver las mejoras en su hijo; por ello pidió un recurso de amparo para que le permitan cultivar su propia planta de la cual extraer el aceite, pero para lograrlo requiere el patrocinio de un abogado y en su momento, fue rechazada por dos letrados de nuestra ciudad.

Además, es importante resaltar que Natalia tiene otros dos hijos y no cuenta con los medios económicos como para afrontar el costo de los aceites y al no haber un mercado libre, le ocurrió de comprar la medicina y que se encuentre adulterada o ser tildada de “drogadicta”.

Pero ella sigue firme en su lucha e incluso ha tenido que vencer sus propios miedos y prejuicios hasta que comprobó una mejoría notable en su hijo: “fue increíble, a los siete días empezó a dormir, a comer más. Las gotas se me terminaron a los 30 días y volvió a los dolores cotidianos”.

Cannabis y la industria farmacéutica

“Es la planta de los mil usos” tilda Walter y agrega “podes hacer medicina, cosmética, jabones”.

Hay hoy una gran evidencia a favor del poder medicinal del cannabis y con esto, la industria farmacéutica tiene mucho que perder. El cannabis -como se menciona antes- gracias a sus propiedades, podría reemplazar analgésicos tan perjudiciales como los opiáceos y entonces, provocar grandes pérdidas económicas al negocio de los medicamentos. En este sentido, no es de extrañar que la industria farmacéutica se haya puesto en contra de la legalización del cannabis.

Como Arbeo y Walter aseguraron, “ya no se puede tapar el sol con un dedo. Desde hace años, se desarrollan estudios en las universidades más prestigiosas del mundo, de Israel, Canadá, EEUU, Europa e incluso de nuestro país, en los que sale a la luz que tiene beneficios para un gran número de enfermedades”.

En esa línea se ha comprobado que los países en los que ya se puede utilizar la marihuana como medicina, la prescripción de antidepresivos, anticonvulsivos, dosis de antiinflamatorios y medicamentos para la ansiedad (entre otros) disminuyeron en un número ostentoso sus cifras.

Con esa drástica reducción, la industria farmacéutica ha estado en contra de la legalización médica del cannabis y eso se marca con tanta fuerza que, incluso han financiado investigaciones y destinado montos económicos a asociaciones que se oponen fervientemente a la legalización del cannabis.

“Algunos médicos no están informados y a algunos no les conviene que se sepa la verdad porque un médico no va a estar recetando algo prohibido. Acá aún estamos muy lejos de que el cannabis se venda en la farmacia, esto no es Uruguay ni Chile y mucho menos Canadá, pero, por otro lado, está la gente con la necesidad porque tiene hijos que se mueren, familiares con cáncer y entonces no se puede estar dando vueltas” marcó Walter.

Expectativas a futuro

“Nosotros queremos trabajar con el área de salud, con el Secretario de Salud. Ya, como ONG, buscamos convocar y hemos estado hablando con algunos representantes de esos sectores así que mantenemos el optimismo” aseguró Walter apuntando a lo que esperan en un futuro no muy lejano.

En este sentido, con la ONG, están siendo partícipes de distintas jornadas que están realizándose en la región y llevando el “stand cannamigo” a los centros de las ciudades para que, quienes estén interesados o necesiten, puedan conocer y sacarse todas las dudas: “lo que queremos enseñarle a la gente es que esto no es un tabú, es una planta como el romero o el aloe vera, que se hace en cualquier momento del año”.

Aunque reconocen los obstáculos legales que, actualmente, existen para quienes quieren o necesitan tener sus propias plantaciones, cuentan que están surgiendo proyectos en distintos municipios como Hurlingham o Punta Alta.

“Es muy positivo lograr que las localidades vecinas nos movilicemos entre todos para empujar que cada ciudad tenga su proyecto de cultivo, que regule su Secretaría de Salud, como lo consiguió Lamadrid” afirmá Arbeo.

“A futuro vemos la industria cannabica farmacéutica estandarizada con esto y el autocultivo regularizado o legalizado porque a la gente tenes que darle los dos caminos pero que cada uno pueda decidir cómo hacer”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here