Milla Curá y ocho años de actividad y crecimiento

La agrupación suarense está próxima a cumplir sus ocho años de vida y entre proyectos y activismo, se preparan para celebrarlo. En diálogo con Nuevo Día, su coordinador Darío Gómez, junto a dos de las integrantes -Martina Rausch y Carolina Schiebelbein- dieron detalles e hicieron un balance al respecto.

Milla Curá significa “piedra de oro” y en este caso, es el nombre que bautiza a una agrupación de Coronel Suárez que, hace ocho años, surgía con el objetivo de generar espacios de reflexión y diálogo en relación a las problemáticas de actualidad y sobre todo, hacerlo participativo a los más jóvenes: “originalmente, la idea era tener otra mirada del adulto a los jóvenes. Cambiar la mentalidad, por lo menos, de un puñado de adultos y eran todos docentes. Después, aparecieron dos chicos que querían participar y se fue llenando de chicos entonces, a partir de ahí, se cambió y empezamos a trabajar con los chicos pero con el acompañamiento de los grandes” contó Gómez.

Actualmente, todos aquellos que estén interesados en formar parte tienen las puertas del grupo abierto para hacerlo y también para informarse o conocer más de cerca cómo funciona. Se trata de un grupo que involucra jóvenes, aunque aseguran que el margen se extiende hasta los 30 “siempre que haya ganas de intervenir y voluntad de trabajo” aseguraron.

Martina Rausch que participa desde hace dos años, contó: “yo me sumé por una amiga que participaba. Fui a la casa de Darío, me contó y me enganché. La mayoría de los proyectos son ideas nuestras y llaman mucho la atención”.

“La idea es que de ellos salgan las ideas y la cuestión de la edad es para inclinarnos a los jóvenes, para que tengan su espacio y sean participativos. Hoy hay chicos que tienen 25 o 26 años y todos tienen el espíritu y las ganas” contó el coordinador.

En ese sentido, contaron que todas las actividades que encaran tienen reuniones previas que, en general, suelen ser semanales pero varían -sobre todo de acuerdo a la época del año- y se coordinan sobre la marcha.

“El objetivo principal de la agrupación es darle a los jóvenes un espacio de participación, cosa que muchas veces se habla y no se hace. Ellos vienen, tiran sus ideas y elaboramos los proyectos, los que son viables se hacen. Generalmente se hacen todos”.

La columna vertebral de la Milla Curá es el pleno convencimiento de que ser  parte de la Humanidad es hacer algo por ella; aportar la voz, insertarse en el mundo y hacer algo concreto por él. Entonces, generar proyectos solidarios y que trasciendan el ámbito escolar y contextual de cada integrante para así, aportar un granito de arena en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, es el eje fundamental que persiguen desde sus incios.

En ese sentido, buscan fomentar la participación ciudadana de todos los integrantes de la comunidad, contagiando sus acciones; fortalecer la identidad para formar sujetos libres y dispuestos a transformar la realidad; así como generar proyectos solidarios con otros espacios y comunidades.

Un nuevo aniversario

“En marzo cumplimos el octavo año de vida, de trabajo muy intenso. Siempre le decimos a los chicos nosotros sacamos fotos de todas las actividades, y la cantidad de cosas que hemos hecho, son muchas. La dinámica hace que uno no se dé cuenta, y nos empuja a seguir haciendo” aseguró Gómez.

Sobre los ocho años activos, Darío aseguró que “el balance que hacemos es muy positivo. Más allá de las actividades, hemos hecho cosas trascendentes, para el Distrito y la región, como la movida para asfaltar la ruta 67 que va a Pigüé y lo mismo con la que va a Sierra de la Ventana”.

Además claro, de las actividades que siempre destacan como la forestación de distintos espacios de la ciudad, la servida de café caliente en las puertas de los bancos en invierno, el reacondicionamiento de plazas y espacios públicos, entre otras.

“Se acondicionó una plaza frente a la Escuela N°12, se pintaron los juegos, se estuvo forestando y también en diferentes barrios, es la Caravana Verde que, muchas veces, lo hacemos con las escuelas en donde participan los chicos, las maestras y los padres” contó Gómez y agregó: “se trata de todo lo que es solidaridad y estamos en movimiento todo el tiempo”.

En cuanto al aniversario puntualmente, Darío explicó que “la idea es hacerlo con grupos folklóricos, con mucha música, en una fiesta linda para chicos y padres. Nosotros, desde la coordinación, queremos agradecer a los padres que confían a sus hijos en nosotros, en estos trabajos solidarios que hacemos siempre”.

Proyectos 2020

Explicó que ya están pensando en Semana Santa ya que, como cada año, preparan huevos que reparten por varios lugares como el Centro de Día y además, en un mes, pondrán en marcha el proyecto Suárez sin Frío, a partir del que reunirán ropa, mantas y artículos para entregarles a los más desprotegidos para pasar el invierno.

Ésta será una movida que se extienda además, a Tucumán, provincia en la que ya han tenido varias intervenciones y “se envió un camión a las comunidades wichis”.

Suarez sin Frío es juntar ropa para Suárez pero también para llevar a Tucumán. Difundimos a través de los medios y los chicos se movilizan en sus barrios”.

Además, contó, junto a las dos integrantes que lo acompañaron, que, la semana pasada hicieron un campamento en Sierra de la Ventana, con el objetivo de limpiar un cerro, “fuimos con las bolsas y los guantes, pero también tuvieron su momento de recreación”.

“La limpieza del cerro fue re interesante; juntamos bolsas de residuos y fue un trabajo de todos en el día. Queremos concientizar porque es una cuestión de contagiar” agregó Carolina Schiebelbein, que es miembro del grupo desde hace dos semanas

El medio ambiente es una de las vertientes que, en la actualidad de la agrupación, resuena con fuerza ya que los chicos tienen más conciencia sobre los daños que generan las malas costumbres sobre el mismo y quieren hacer correr esa voz a todos los rincones de la ciudad para que, cada vecino, tenga en cuenta la importancia de ello.

Contacto con la sociedad

Además de estar presente en Facebook, los chicos de la agrupación tienen, todos los sábados, un programa de radio que comienza a las 11 hs. y durante la hora que se extiende “Pensamiento joven”, proponen un tema a tratar como bullying, amistad o solidaridad y debaten e intercambian ideas al respecto.

Además, suele haber algún profesional invitado que orienta a los chicos y oyentes, e incluso se abre una sección de preguntas y respuestas que resulta interesante para aprender; siempre en un ambiente participativo y dinámico.

“Muchas veces se trata de concientizar al vecino. En Cura Malal, por ejemplo, se pusieron plantas y los vecinos se sumaron a regarlas y cuidarlas todos los días y cada vez son más, sobre todo en los lugares más chicos” contó Carolina.

También dejaron su huella en Sierra de la Ventana , pintando juegos, limpiando y forestando. “Siempre trabajamos en ambientes naturales. Hicimos una caminata al lado del Cerro Esmeralda, en un monte, donde ellos también vivencian ese tipo de cosas y ven lo que es la naturaleza” detalló Darío y agregó: “el cambio climático lo vemos en todos lados y está comprobado que la deforestación salvaje que hay y los desvíos de ríos en los campos, provoca sequías y cambio de clima, que es consecuencia de nuestro accionar. Lo importante de esto es que los chicos están dando una señal y cuando trabajamos, trabajamos todos y eso es importante”.

Milla Curá como crecimiento personal

“A mí me gustó mucho porque no conocía nada sobre comunidades originarias y recién ahora, estoy empezando a conocer y entender todo porque sólo sabía lo que enseñan en la escuela y son temas re interesantes a tratar y más, para poder colaborar. Para mi realmente es algo nuevo” aseguró Carolina, reafirmando así los dichos de Darío, quien asegura que “con estas acciones, cuando ellos sean más grandes, seguramente van a multiplicar lo que aprendieron”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here