Matías Quiroga: “Logramos el título después de grandes partidos”

Quiroga en acción, en la marca.

El pivote de Blanco y Negro, el jugador destacado en el partido ante Huracán por la Copa de Campeones de básquetbol, dejó sus sensaciones de la gran campaña en 2022.

 

De la Redacción de La Voz del Pueblo

 

Si algo le faltaba a Blanco y Negro para darle forma a un gran año que incluyó la conquista del título más importante, el Oficial, era la obtención de la Copa de Campeones ganándole a Huracán con autoridad. Matías Quiroga, su pivot, fue en este juego el jugador más destacado, y a lo largo del año uno de los pilares en ese juego interno que tanto rédito le dio al equipo suarense.

En plena celebración e invadido por la felicidad, Matías admitió que esto “es algo que veníamos hablando desde hace muchos meses; yo volví al club a fines de mayo y tras perder ante este rival la semifinal del Apertura, nos propusimos mejorar esa performance en el Oficial. Logramos el título después de grandes partidos; veníamos definiendo los playoffs en tercer partido ya desde cuartos de final ante Costa Sud”, recordó.

En su caso personal, la rodilla volvió a jugarle un mal momento. “Veníamos muy cansados tras tantas exigencias; en mi caso otra vez con problemas de rodilla y con un desgarro en el gemelo; pero seguimos luchando, fuimos para adelante. Después apareció esta Copa y llegamos con la idea de demostrar quiénes somos; lo merecíamos, verdaderamente, porque tras perder esa semifinal quedamos muy calientes, enojados, dolidos; y la verdad, eso nos sirvió un montón”, confesó.

Para el Torneo Clausura, Blanco y Negro demostró su crecimiento, quedando segundo tras perder en la última fecha ante Club de Pelota. “Nos costó mucho; yo he recorrido Chivilcoy, ahora tengo la posibilidad de Independiente de Neuquén, vengo de Mendoza, pero en el nivel local hay muchos jugadores para destacar. En la ATB no te la podés creer, es muy competitivo el nivel de los equipos; nosotros seguimos dándole para adelante y ahora están los resultados”, destacó con los títulos conseguidos.

Blanco y Negro siempre fue un equipo inteligente, efectivo. “Entrenamos mucho; aun los que trabajan van al gimnasio y después al club; yo hacía doble turno. Nos confraternizamos como grupo y fuimos un equipo unido, una hermandad; no creo que pueda volver a ver algo así en ningún otro lado”.

Y ese convencimiento pareció trasladarse a la marca, una gran virtud de la formación de Gondean. “Tenemos que aprovechar la altura en el juego interno; están los chicos rápidos y explosivos del perímetro; nosotros tratamos de dar una mano en los rebotes, bajo el aro, y todo hizo que llegáramos hasta acá”, valoró.

Más allá de los problemas físicos de alguien que parece un experimentado, pero que es un jovencito de apenas 22 años, nacido en Mendoza y que llegó a la ATB vía Monte Básket, donde arribó con 16, su evolución en la temporada fue constante.

“En Chivilcoy sufrí un edema óseo en las dos rodillas y pese a que me dijeron que no podía seguir jugando básquet le metí duro, no creía eso, y terminé jugando bien. Cuando volví a Blanco y Negro puse todo de mí. Y hoy manejamos el ritmo, sabiendo que debíamos hacer posesiones largas, unidos, siempre juntos, quitándole el ritmo, lo que a ellos les molesta, y lo conseguimos”, destacó sobre el juego en la finalísima.

En la despedida, y confirmando que el inicio del 2023 será con Independiente de Neuquén, pero pensando en la vuelta a Blanco y Negro, “que es mi casa, tiene algo especial, me han tratado como una familia, a los dirigentes yo los trato como tíos”, confesó desde su inocencia y gratitud.

Y en su saludo final, Matías le dedicó todo “especialmente a mi tío, porque minutos antes de jugar la segunda final ante Argentino me enteró que mi primo se había ahorcado. Lo sufrí muchísimo porque él era el hermano que la vida no me dio. Por eso quiero mandarle un saludo especial a mi tío y a mi primo, porque él fue el que logró todo esto”…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here