Los abuelos y el derecho a ver a sus nietos

Los abuelos son magos que crean recuerdos maravillosos para sus nietos…”

Por Lucrecia Sportelli

Abogada-Mediadora especializada en Mediación Familiar

FACEBOOK: SportelliBarbaro Abogados

La familia, el parentesco, resulta ser la causa o el motivo que da origen a varios Derechos regulados en la ley.

Es así que uno de los derechos más trascendentales vinculados al Derecho de Familia resulta ser lo que el Código Civil y Comercial desde el año 2015 denomina el Derecho de Comunicación, anteriormente llamado Derecho de Visitas.

Hoy se entiende que al Derecho de Comunicación como más amplio que al antiguo Derecho de Visitas, que se limitaba principalmente al contacto físico y a lo presencial, entendiéndose hoy que la Comunicación en realidad puede darse también por tantos otros medios: whatsapp, llamadas telefónicas, videollamas, mails, etc. Y se resalta que todo medio tecnológico resulta válido a los fines de evitar el quiebre en la comunicación entre integrantes de un grupo familiar.

Este Derecho de Comunicación que como dijimos tiene fundamento en la familia, es el Derecho de todo niño o niña a mantener un vínculo con los integrantes de su grupo familiar: garantiza el contacto con ambos padres (cuando los mismos no conviven) y también con determinados parientes: es decir, con quienes resultan ser referentes afectivos en su vida.

Hoy trataremos en especial este Derecho del Niño a mantener comunicación con unos parientes específicos: sus Abuelos, y vamos a caracterizar este Derecho en dos sentidos: no sólo como un Derecho del Nieto sino también del Abuelo a establecer o reanudar un contacto asiduo como integrantes de una misma familia.

Inclusive y pese a las desavenencias familiares que puedan surgir en el seno de la misma.

 

Un Derecho y un Deber

 

Nuestro Código Civil y Comercial dedica dos artículos especiales para tratar este Derecho de Nietos y Abuelos, y de esa forma podemos conocer los alcances y los límites del mismo.

De esta normativa surge también un Deber de los progenitores que están a cargo del cuidado de sus hijos: expresamente se establece que deben permitir la comunicación con los abuelos.

Permitir significa favorecer, significa no obstruir, significa respetar y no poner impedimentos al vínculo afectivo natural que puede surgir entre abuelos y nietos.

Es por ello que además el mismo Código en otro articulado puntualmente señala que los progenitores tienen el deber respetar y facilitar el Derecho del hijo a mantener relaciones afectivas con sus abuelos.

Cuando un abuelo solicita una fijación de visitas para poder ver a su nieto, puede deberse a diversos motivos (separación de los progenitores, fallecimiento de uno de ellos y pérdida de contacto con el progenitor vivo, mala relación de ambos padres con el abuelo).

Sea cual fuese el motivo familiar que ha llevado a perder contacto con el nieto, es importante saber que el vínculo entre ellos no puede negarse ni limitarse por quien tiene el cuidado del niño, salvo que se acredite que este vínculo resulte nocivo para el nieto. Porque siempre prevalece el interés superior del niño.

Sólo probándose en juicio el perjuicio a la salud física o mental del niño, ese Derecho del Abuelo va a ceder y sólo un juez podrá ordenar que la comunicación entre abuelo y nieto se interrumpa por esos motivos.

Porque la misma ley entiende y los jueces en distintas sentencias han transmitido que la figura del abuelo constituye no sólo un referente afectivo en la vida del niño, sino que además  contribuye a su desarrollo espiritual y a la construcción de su identidad personal.

 

Un fallo a favor de los abuelos

 

En noviembre de 2020, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó un fallo dictado en primera instancia, en el que la progenitora se oponía al restablecimiento de la comunicación de su hijo con los abuelos paternos. Los jueces establecieron que si no se advierten graves motivos para limitar el vínculo entre abuelo y nieto, la vinculación del niño con sus abuelos es altamente positiva y forma parte del interés del niño que eso suceda.

Y en el caso sentenciaron: “… Los progenitores carecen de la prerrogativa de privar a sus hijos de mantener vínculos con su familia, en tanto se verifica la necesidad de que ellos sientan y perciban lo que es la solidaridad familiar y cómo se protegen los legítimos afectos que derivan de ese orden de relaciones. …”

 

Normativa mencionada del CCYC

Artículo 555.– Legitimados. Oposición. Los que tienen a su cargo el cuidado de personas menores de edad, con capacidad restringida, o enfermas o imposibilitadas, deben permitir la comunicación de estos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o unilaterales y parientes por afinidad en primer grado. Si se deduce oposición fundada en posibles perjuicios a la salud mental o física de los interesados, el juez debe resolver lo que corresponda por el procedimiento más breve que prevea la ley local y establecer, en su caso, el régimen de comunicación más conveniente de acuerdo a las circunstancias.

Artículo 646.- Son deberes de los progenitores: … e) respetar y facilitar el derecho del hijo a mantener relaciones personales con abuelos, otros parientes o personas con las cuales tenga un vínculo afectivo; …

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here