La cabaña Los Choles estrenó instalaciones con un gran remate

Los animales en sus corrales esperan su turno ante el martillo de la subasta.
Fue el jueves en la Estación Ombú, donde se realizaron importantes inversiones en centenarios edificios y en el campo, para poder realizar sus ventas de reproductores en propias instalaciones. El remate fue de trámite ágil y se obtuvieron muy buenos valores tanto en los reproductores machos como en las hembras de todas las categorías.

 

La cabaña Los Choles es uno de los tradicionales establecimientos agropecuarios de la zona que pertenece a la familia Cook, a cuyo frente esta hoy el Horacio Cook, hijo del ex intendente de Coronel Suárez Horacio Carlos Cook. La historia de esta familia y el campo comenzó a fines del siglo XIX, 1890 para ser más exactos, cuando adquirió una importante cantidad de tierras el señor Federico Cook. Las tierras están ubicadas entre las estaciones Zentena del Ferrocarril Rosario Puerto Belgrano y Ombú del ex Ferrocarril Sud. Vale señalar que al momento de comprar las tierras ninguno de los dos ferrocarriles mencionados estaba construido, ya que ambos datan de 1910, lo que sin duda potenció la apuesta del pionero y le permitió enviar por un medio rápido y seguro su producción ganadera a los centros de comercialización.

Con el paso del tiempo, La Estancia La Jacinta, que así se llamó en homenaje a la señora del inmigrante estadounidense. Con el paso de los años y tras el fallecimiento del señor Federico Cook las tierras se fueron repartiendo entre sus herederos algunos de los cuales debieron vender parte de sus propiedades a terceros. Como es el caso de La Jacinta que ya no pertenece a la familia.

La antigua casa construida en 1910 vuelve a cobrar vida de mano de la familia Cook

Los Choles es una de las divisiones que se mantiene en la familia hasta la actualidad y por impulso de Horacio Cook no para de crecer, dando trabajo, directo e indirecto a cientos de personas. Una parte de esas tierras que habían sido vendidas a terceros las había comprado el señor Gabriel Meiller cuyos herederos mantuvieron el predio de poco más de 200 hectáreas por más de 70 años.

Hace pocos años debieron desprenderse de las tierras ubicadas justo frente a la estación Ombú y a escasos 500 metros de la ruta 60 y quiso el destino que un Cook, en este caso Horacio, fuese el adquirente de las mismas.

Para Cook recuperar esa parte que una vez fue de su familia representó más que un negocio, la recuperación de lo que fue la administración de don Federico Cook, que había construido en 1910 las oficinas de su empresa y un gigantesco galpón en el cual funcionaba un molino que elaboraba el alimento para sus animales de cabaña.

Horacio Cook cumplió su anhelo de brindar el remate de su producción en instalaciones propias

Las facilidades que ofrece la ubicación de los centenarios edificios, le permitieron a Horacio materializar un viejo anhelo. Realizar los remates de su producción ganadera en sus propias instalaciones y el puntapié inicial de estos remates se llevó adelante el pasado jueves, donde como es tradicional en estos casos se sirvió un gran almuerzo para clientes y amigos, tras lo cual se realizaron las ventas a cargo de la firma cordobesa Ferialvarez.

El remate se realizó en forma presencial y virtual a través de un canal de streaming. Los compradores que concurrieron al predio, pudieron observar todos los lotes a martillar por una gigantesca pantalla o directamente mirando los animales en vivo que eran exhibidos por los cabañeros de Cook delante de la carpa montada al efecto. Una modalidad de remate que va cobrando cada vez más fuerza en los negocios agropecuarios, lo que permite que una mayor cantidad de posibles compradores puedan hacerse de los reproductores.

En cuanto al remate en sí, los lotes puestos a la venta, tanto de Cook como de algunas cabañas amigas, se realizaron con agilidad y a buenos precios, siendo el mayor precio el obtenido por un toro puro de pedigree, de la raza Limangus, que es la que caracteriza al establecimiento Los Choles en 4.600.000 pesos.

Clara Cook que forma parte de la administración del establecimiento rural, se manifestó en diálogo con Nuevo Día más que conforme por el remate, tanto por el resultado de las ventas, con precios muy satisfactorios, como así por haberlo realizado por primera vez en instalaciones propias, luego de 25 veces anteriores y por que el lugar forma parte de lo que hace mucho era de sus antepasados y que ahora han recuperado.

Cabe apuntar que la firma propietaria realizó una muy importante inversión posterior a la compra, ya que renovaron todos los alambrados, además remozaron los edificios poniéndolos nuevamente en valor.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here