Kumite y jaque, dos palabras que describen a Pablo Amoroso en la docencia

El profesor de karate y ajedrez llegó a Coronel Suárez hace 17 años, siendo justamente lo que lleva dando clases de karate y en el 2007 se hizo cargo de las Escuela Municipal de Ajedrez hasta la actualidad. Pablo comentó sus inicios en ambas disciplinas, contó cosas de sus años de enseñanza y también comentó cómo fue dar clases entre medio de la pandemia.

Por Marcelo Riega // De Nuevo Día

Es difícil y hasta casi imposible haber practicado karate o jugado al ajedrez en la ciudad sin haber conocido a Pablo Amoroso, ya que son dos disciplinas de las cuales es profesor hace muchos años.

Nuevo Día hizo junto al profesor un recorrido por toda su trayectoria, donde comentó sus inicios en ambas actividades, su ingreso a la docencia en la ciudad, el cariño que le han tomado sus alumnos y contó cómo se han “modificado” las disciplinas, que perdieron su forma presencial con la llegada de la pandemia.

Pablo Amoroso no es un nacido en Coronel Suárez, pero tantos años dentro del plano han hecho que sea adoptado por la ciudad. “Llegamos con la familia desde Buenos Aires en 2003, donde en principio no fue la idea original dar clases, sino que quería practicar. Justamente ese año estábamos complicados laboralmente y entonces empecé a ver alternativas, donde una fue dar clases de karate”.

Al poco tiempo de llegar a la ciudad comenzó a trabajar. “Me llamó Independiente de San José y el 7 de julio del 2003 arranqué a dar clases. Al poco tiempo que arrancamos, precisamente en octubre, comencé a dar karate en Deportivo Sarmiento, donde estoy desde ese tiempo hasta la actualidad. Tuve muchísimos años de trabajo por el ajedrez, donde le aflojé la frecuencia, pero siempre traté de mantenerla porque este juego es una pasión”.

En los últimos tres años retomó con todo, aunque dejando de lado algunos viajes con respecto al ajedrez, porque eran demasiados, ya que Pablo trabajaba en la zona con Carhué, Salliqueló, Casbas y Huanguelén, donde finalmente se quedó con la Escuela Municipal, que le dio más tiempo para abocarse de lleno al karate.

Amoroso reflejó que este año, pese a todo, en lo personal fue buenísimo el karate porque lo aprovechó para capacitarse, donde tomó muchas clases virtuales y a la vez intentó motivar a los chicos, tanto en la parte física/presencial o como de forma virtual.

El karate, parte de su vida

Pablo comenzó con las artes marciales desde su juventud. “Todo esto comenzó en los años 80, cuando mi hermana practicaba taekwon-do en Vicente López y entonces ella entrenaba usándome a mí como sparring. En ese momento, con 14 años, me empezó a gustar. Por eso comencé las clases con ella, pero iba solo una vez por semana. De ahí me llevó al salón de entrenamientos de este conocido profesor, Pedro Florindio, donde comencé con los entrenamientos.En ese mismo año mi hermana fue a ver una clase de karate en el Puente Saavedra y a partir de ahí me empezó a insistir para comenzar con ella”.

Además agregó: “luego de tanta idas y vueltas fuimos a entrenar con Carlos Acosta, quien era el oresidente de la Federación Argentina de Karate y ahí comenzó todo. Éramos nosotros dos, donde de forma ininterrumpida seguimos con el entrenamiento”.

Llegó un momento que su hermana dejó, pero Pablo siguió de lleno, donde en los años siguientes comenzó a competir y le agarró el gusto a avanzar en las competiciones, cambiando cinturones.

En el año 88 un amigo de él agarró un gimnasio en Ciudadela, donde lo invitaron a ayudar porque necesitaba una mano para dar clases. “Acepté siendo su ayudante, lo que se llama en la jerga Sempai. Al mes sorpresivamente tuvo que dejar el Dojo (gimnasio) porque le salió otro trabajo y me tuve que quedar a cargo, ya que en ese momento, con 22 años, hablé con los padres de los alumnos porque les dije que creía que no estaba preparado y ellos me dieron la confianza. Luego de un tiempo me di cuenta que era lo mío y a partir de ese año a la actualidad nunca dejé de enseñar”.

Karate para competir o como estilo de vida

Al ser consultado que es lo más complicado de comprender a la hora de entrenar, Pablo hizo la diferencia que no es lo mismo entrenar para competir como para que sea un estilo de vida. “A lo hora de entrenar a hay dos cosas, ya que no es lo mismo entrenar para competir que entrenar para adoptar el karate como estilo de vida”.

“Por un lado, cuando uno es joven le encanta competir, más que nada el kumite (combate) porque es algo propio de la juventud y puedo decir por experiencia porque a los 20 años me encantaba. Luego con el paso del tiempo el karate se transforma en algo diferente, ya que se convierte en un estilo de vida como de enseñanza y ahí, es muy importante la figura del sensei porque el alumno es lo que el profesor dice. Por lo cual es fundamental tener un buen sensei”, expresó.

Además agregó: “en mi caso Carlos Acosta fue mi primer sensei y fue un ejemplo de vida para mí en todo sentido, tanto como persona, como padre, como amigo y tengo grabadas sus palabras hasta el día de hoy. Este año tuve la suerte de conectarme de vuelta y todas las semanas hablamos, sigue teniendo las mismas formas de vida e intento llegar a lo que fue conmigo y traspasarlo a mis alumnos”

El experimentado profesor de karate explicó la importancia de dar un buen mensaje a los chicos como sensei. “La regla fundamental es intentar, porque es la única manera de llegar a mejorar y hoy mismo me pasa, que cuando nos conectamos por zoom a tener una práctica, son muy pocos los que se enganchan, donde algunos vienen desganados o te mandan un mensaje que no pueden. Entonces son muy pocos los que se lo toman con seriedad el entrenamiento, pero nosotros como profesores tenemos que tratar e intentar que se vea que esto no es solo kumite”.

Amoroso destacó que había un concepto erróneo del karate en la ciudad. “Cuando llegué a Coronel Suárez vi que todo lo que se enseñaba era pelea y entonces la gente asociaba que si hacías karate peleabas bien, donde no debería ser la imagen que tiene que dejar porque la parte de combate es importante, pero la esencia del deporte es más lindo y la esencia te lleva a un equilibrio.

Recuerdos de todos estos años

Ya son 17 años desde que comenzó dando Karate en Coronel Suárez, donde han pasado muchos chicos y de todos siempre se llevó algo. “Tengo muchas alegrías y sobre todo el ver cuando uno trabaja con un alumno, que luego cuando llega a los 27 o 28 años y está estudiando algo o por ahí recibido, que es un hombre de bien, siendo que para mí eso es un logro. Por ejemplo tengo unos alumnos como lo son los Segovia, que son un ejemplo de persona. Si bien la familia hizo el 99% para que salgan derechos, yo creo que puse mi granito de arena y eso a uno le llena el corazón”.

También señaló: “otros alumnos que están en Buenos Aires o La Plata, que vienen acá de vacaciones y se toman un minuto para venir a saludar, siendo cosas que también son muy gratificantes”.

De todo un poco

– Si tuvieras que elegir entre alumno/competidor o profesor ¿con cuál te quedas?

– En esta etapa de la vida me gusta mucho la etapa de profesor porque me gusta escuchar a los alumnos como a la vez llegarles y entenderlos, porque eso es lo que hoy estoy disfrutando. A veces cuando hablás cosas en profundidad te sorprenden y hay que tratar de asimilar, dando las palabras exactas, pero en definitiva estoy disfrutando mucho porque cuando salís a la calles los chicos saludan, te abrazan y más que nada pasa con los más chicos, que son muy espontáneos, es decir, te quieren o no.

– ¿Costó realizar la actividad de forma virtual con la pandemia?

– Para mí fue dificilísimo porque soy de la vieja escuela, donde el karate que aprendí era de persona a persona y la corrección se hacía sobre tu cuerpo, es decir, por la colocación de los brazos, caderas, etc.; siendo la forma de enseñar que aprendí y que me gusta.

Por tal motivo me costó mucho adaptarme y me tuve que conformar con que lo chicos estén solo conectados. Así que en el momento de que fueron habilitando actividades, donde nos permitieron volver a las clases presenciales, para mí fue un alivio muy grande porque los podía ver y también podía estar encima, para hacerles las correcciones.

A partir de ahí, lo primero que hice fue mentalizarme a que fue un año ganado y no uno perdido, por eso con la Federación que pertenezco nos comunicamos con el sensei, ya que estaba dando clases de forma virtual, donde nosotros los profesores lo tomamos como una capacitación.

En principio la idea fue ver como daba clases, porqué sabía que si yo le entendía, los alumnos míos lo iban a entender y aparte también vi a profesores que le daban a más chicos, para saber de qué forma manejarme a la hora de darle clases, pero insisto que para mí fue muy bueno el hecho de poder capacitarme.

– ¿Cómo fueron las clases en plena pandemia?

– Me armé un bloque de 40 clases dinámicas relacionadas una con la otra. Es decir, no hacíamos lo mismo en las clases, pero tenían un hilo de relación una con otra, para que puedan ganar interés y así también fue una forma de que los chicos tengan un incentivo para la próxima clase.

Las clases virtuales igual ayudaron porque la gente joven tuvo mucha curiosidad y utilizaron tiempo de la cuarentena para investigar técnicas o algún tipo de formas, por lo cual muchos mejoraron y cuando volvimos a lo presencial uno se daba cuenta que le dedicaron tiempo.

Ajedrez, un juego totalmente Amoroso

El ajedrez en la familia Amoroso tiene un trasfondo que lo ubica una herencia dejada hace muchos años. “Para mi familia es un juego tradicional, ya que comenzó con mi bisabuelo que lo introdujo justamente en la rama de los Amoroso, donde todo arrancó en Almagro por el 1900, que se juntaban a jugar al ajedrez en bares y de tal forma la disciplina bajó por descendencia, es decir, él mismo le enseñó a mi abuelo, que a la vez se los pasó a sus siete hijos, entre ellos mi papá, que me enseñó y yo les pasé el mensaje a mis hijos, siendo todo de forma familiar sin mucha técnica”.

Luego, cuando llegaron a Coronel Suárez en 2003, Juampi, hijo mayor de Pablo, quiso con 5 años aprender ajedrez. “Lo llevamos a la escuelita, que estaba en su momento con la conducción de Oscar Nieves, ya que entendí que era mejor que una persona de afuera le enseñe porque si bien el vínculo de padre/hijo es bueno, me parecía mejor que vaya con un profesor  y de esa manera hice una buena relación con Oscar”.

Después de un tiempo, Nieves tuvo que dejar la escuela por problemas personales y ahí entre el club como la Municipalidad, le ofrecieron el cargo de la escuelita, donde empezó a trabajar en el 2007 de lleno hasta la actualidad.

El ajedrez es un juego donde la mente trabaja de forma primordial. “Hoy por ahí la disciplina ha crecido por su utilización en internet con nuevos módulos, que agilizan las partidas y que las hacen más competitivas. Por ahí antes había otras herramientas para aprender, que eran leyendo revistas o capaz tenías suerte y enganchabas un buen profesor que se acercaba a la ciudad, pero hoy desde la computadora tenés la posibilidad de ver una partida de un GM (Gran Maestro), que son lo mejores”.

Pablo en jaque

– ¿Cómo es la forma de enseñar el ajedrez?

– De entrada son tres partes: apertura, medio juego y final. Al principio hay que enseñar a mover las piezas, luego se enseña desde el desarrollo, ya que se le enseña a comer las piezas hasta llegar al jaque mate, pero en definitiva es un juego de táctica y estrategia constante, que es muy adictivo.

Una vez que le encontrás el gusto es todo más fácil y el hecho de jugar en la computadora hace que puedas pasar horas jugando, ya que está bueno porque no sabés contra quien te enfrentás y así podés llegar a jugar con un ruso, chino o español.

De hecho los torneos que estamos jugando más de una vez invitamos a gente de afuera, siendo cosas que antes no se podían y por eso se puede decir que el ajedrez evolucionó mucho para bien.

– ¿Qué cambia jugar una partida cara a cara de una por internet?

– Creo que cambia principalmente la visión del tablero. Nosotros estamos acostumbrados a verlo de forma vertical, en una computadora y cuando vas a jugar de forma presencial está de forma horizontal, lo cual te cambia la perspectiva de la visión y cuesta agarrarle un poco agarrar el ritmo.

En lo personal me gusta el ajedrez de físico porque para mí es mil veces mejor, ya que estás con personas charlando y cuando va a competir lo vas a matar, pero concluyen siendo todos amigos, donde te consultás cosas del juego. Generalmente en la cabeza se queda analizando qué hiciste bien o mal, siendo lo que enriquece el juego.

“La pandemia hizo que el ajedrez trascienda fronteras” 

El profesor de la Escuela Municipal remarcó que ha sido muy productiva esta pandemia para el ajedrez a nivel mundial e hizo que aparezcan muchos más jugadores y que en el marco local dijo que muchos chicos, que antes participaban, pero se alejaron por alguna razón, se volvieron a sumar en este tiempo.

“Hay muchos jugadores más de ajedrez que antes, porque de hecho muchos jugadores que iban a la escuelita y por alguna situación de la vida dejaron, hoy nos mandan mensajes constantemente para participar de los torneos, siendo que antes no aparecían por la biblioteca porque había otras opciones deportivas”.

Pablo manifestó: “no solo creció la cantidad de personas, sino el nivel de los chicos que en general es muy bueno y en la actualidad hay chicos que se están destacando como Tomás Ferreri y Ayrton Rovhein. Uno los ve jugar y se nota que han mejorado muchísimo”.

La Escuela Municipal ha participado de torneos nacionales e internacionales en las últimas semanas. “Recibo invitaciones constantes para que los chicos participen de torneos de ligas de más arriba. De hecho el otro día nos mandaron una invitación para participar de un torneo de la Liga Rusa, donde veremos en noviembre si participamos o no, pero bueno yo le traslado al grupo que es una posibilidad de participar de un torneo internacional y después ellos deciden si juegan o no, porque es un gran desafío, ya que seguramente participaran jugadores de toda Europa”.

Pablo se refirió a la complejidad que tienen los torneos prestigiosos que están participando. “Son batallas de una hora y media, donde no es para cualquiera porque se juegan partidas a cinco minutos y ni bien terminaste, ya te tira otra. Es decir, no te pudiste recuperar de la anterior que ya largaste la otra. Ahí tenés las dos caras de la moneda porque si ganaste te queda el ego bien arriba, pero si perdiste muchas veces pasa que te quedas con la jugada que hiciste mal, te bloqueás y cuando querés acordarte ya estás terminando la otra partida, por eso digo que es complicado”.

La importancia del compromiso

Pablo destacó la importancia de jugar en equipo a la hora de tomar decisiones. “Si estás jugando solo, vos dependés exclusivamente de tus resultados, pero cuando es en equipo uno siempre quiere cargarse el equipo al hombro, donde nosotros preferimos ser pocos, es decir, 6 o 7 porque si sumás muchos puntos te vas a sentir muy bien, pero si al contrario no te fue bien puede perjudicar al resultado final y esas sensaciones son las que hacen al estar 100% comprometido”

Amoroso destacó el apoyo de su familia en todos estos años. “Para nosotros es un juego de familia, es decir, los cuatro estamos comprometidos porque mi mujer como mi hijo Sebastián no juegan, pero cuando hay un torneo siempre están”

Al ser consultado que significan estos 13 años siendo el instructor de la Escuela Municipal dijo: “Para mí son alegrías porque a veces me parece mentira, que tantos años que estuve a cargo, tantos viajes yendo por ejemplo a los Bonaerenses o a los Juegos Evita, también recorriendo la provincia con los torneos nacionales, panamericanos y sudamericanos, siendo años muy lindos”.

Por último cerró: “Uno piensa muchas veces cuantas cosas fue haciendo en estos años, donde a la par ve cuanto tiempo se fue uno de casa, si habrá estado bien o mal, aunque yo siempre apoyé y aposté al ajedrez. En todos estos años siempre estuve a favor de los chicos porque nunca tuve la condición de que si no me pagaban tanta plata no viajaba, ya que era todo lo contrario, más de una vez he puesto el auto y nunca tuve problema, pero por suerte muchas veces nos acompañaron los resultados”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here