Karina Mora es una médica venezolana que decidió dejar su país: De Venezuela, todo lo que dicen los medios es lo que está sucediendo

Alejandra Tobar y Karina Mora.

Karina Mora: Venezolana. Médica clínica, decidió alejarse de su país y recaló en el distrito de Adolfo Alsina junto a su colega y amiga Alejandra Tobar. Ambas son muy jóvenes y dejaron atrás sus vidas en su país en busca de oportunidades.

Entrevistar a Karina, llegada hace apenas un año desde Venezuela, nos remonta a sensaciones que percibimos de nuestros abuelos inmigrantes.
Como ellos, Karina y Alejandra Tobar debieron dejar su país en busca de oportunidades que su propia patria les negaba y, si bien Karina enfatiza su agradecimiento hacia los argentinos por cómo las recibieron «nunca me encontré con personas desagradables» señala, en su mirada, no obstante, se trasluce un dejo de tristeza.
Dejar atrás su patria, sus familiares, sus amigos, hacen que su mente se traslade y se sumerja en los recuerdos de lo que ‘dejaron atrás’ cuando el entrevistador ejerce su trabajo de ‘indagar’. Es ahí cuando la mirada se entristece.

Cuatro millones de venezolanos

Lo de Karina y Alejandra no son hechos aislados, producto de la crisis que está viviendo su país, se estima que 4 millones de venezolanos emigraron huyendo de la tremenda situación, política, económica y de falta de seguridad. Una cosa es cuando uno lo ve por los medios y otra, mucho más impactante cuando se tiene en frente a alguien que, en primera persona, relata su experiencia.
Karina (25 años) dejó atrás a gran parte de su familia (sus padres también profesionales, entre muchos otros). Vino con un hermano y una amiga y colega que hoy está ejerciendo en Trenque Lauquen. Su familia vive en Maracay (a una hora de viaje de Caracas).
A diferencia de muchos de sus compatriotas que debieron emigrar –muchos ‘a pie’-, ellos pudieron ‘costear’ un pasaje de avión haciendo escala en Brasil. «No conocía a nadie» señala.
Al preguntársele si le había costado mucho conseguir trabajo, respondió que «fue muy fácil, muy rápido. En Argentina todo se torna fácil: conseguir trabajo, la tramitación de la documentación es muy sencilla…» se entusiasmó.

Los motivos por los que decidió emigrar

Sobre el particular, Karina lo resumió a dos factores:
· La situación del país (Venezuela)
· En el ámbito profesional, para realizar una especialización fuera de Venezuela.
Al ser consultada sobre la situación de su país señaló que «hasta que yo vine la situación era crítica» aclarando que después de un poco más de un año ahora es mucho peor.
Comentó que «todo lo que se ve en los medios de comunicación es tal cual»:
Desabastecimiento: mucho desempleo; Con el sueldo no se llega nunca «seas de la profesión que seas»; los hospitales cada vez peor… «No hay medicamentos, no hay insumos, los enfermos se mueren cada día más rápido, hay muchísimo más pobreza cada día…» recordó luego añadir que «todo es una burocracia, aún para cosas sencillas. Para salir del país, no entregan documentación… No hay siquiera papel para imprimir Pasaportes…
Al referirse a los medios de comunicación señaló que solo existen los medios que son afines al gobierno y que difunden lo que se les manda «hacen la vista gorda» afirmó para clarificar diciendo que, no pueden estar los medios que no acaten las directivas de Maduro «la CNN no está permitida, por ejemplo». Concluyó para rescatar que de no ser por las redes sociales la gente no se enteraría de nada.

Los primeros tiempos y la actualidad

Al recordar los primeros meses en Argentina Karina no contó que le costó un año y medio para poder ejercer como médica (hasta revalidar su título) «busqué trabajo en lo que fuera, trabajé como moza, también tuve la suerte de trabajar con Maru Bottana, trabajé en una empaquetadora y también cuidando a nenes…» recordó con cierta vivacidad por las aventuras vividas para recordar que después tuvo oportunidad de trabajar como enfermera «cuidando bebés a domicilio». Este trabajo lo realizó durante casi un año hasta que, con su título revalidado comenzó a buscar trabajo en su profesión «me lancé a patear puertas en el interior» relató.
El lunes próximo se cumplirán dos meses desde que recaló –junto a Alejandra Tobar- en Villa Maza (un pequeño pueblo del municipio de Adolfo Alsina).
Karina se mostró sumamente agradecida a la ayuda que recibió de la directora de salud de la Municipalidad de Adolfo Alsina.
«Aparte de estar muy agradecida me va a resultar muy satisfactorio retribuirles de alguna manera lo que han hecho por nosotros. Al país y a los argentinos» concluyó diciendo.
Un testimonio ‘de primera mano’ de quienes vivieron la angustia de tener que abandonar su país porque la situación es insostenible.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here