Jornada de prevención del Síndrome Urémico Hemolítico

El pasado sábado 2 de noviembre se desarrolló, en instalaciones del INTA Coronel Suárez, un encuentro encabezado por la Municipalidad de Coronel Suárez -a través de la Secretaría de Salud- y el acompañamiento de la Mesa de Zoonosis. La actividad, que había sido difundida por los medios locales y regionales para promover el interés de los vecinos y con entrada abierta y gratuita, dio inicio a las 9.30 h. con la presencia del fundador de la Asociación para la Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (APRESUH), Miguel Caracciolo y el médico veterinario Francisco Príncipe; ambos de la ciudad de Bahía Blanca.

El objetivo del encuentro fue el de profundizar en los orígenes, síntomas y formas de prevención del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) del que poco se sabe y al que todos estamos expuestos; buscando, además, generar conciencia sobre los distintos cuidados que hay que tener en cuenta y la manipulación de los alimentos que, muchas veces, en el hacer cotidiano, son descuidados.

¿Qué es APRESUH?

“Somos fundamentalmente familias, padres de chicos que han padecido ésta enfermedad, padres que se han acercado a colaborar y un grupo de profesionales que nos dan el apoyo científico necesario; y que decidimos hacer este trabajo de trasladarnos y hacer prevención porque creemos que, en Argentina, el 80% de la población desconoce lo que es, salvo que le haya pasado o que la haya estudiado” aseguró Caracciolo.

Miguel Caracciolo, fundador de APRESUH, explicó que es el SUH y cuáles son sus alcances.

¿Qué es el SUH?

Es importante resaltar que se trata de una enfermedad evitable que se transmite por los alimentos y que no tiene medicación, por lo que sería fundamental que existieran campañas de concientización. La misma, “se transmite a través de una bacteria que está en el ganado -fundamentalmente vacuno- y cuando se faena el animal, muchas veces, se contamina la carne o también cuando se riega, con la materia fecal del animal -usado para abonar, aunque no se debería-, hace que se contamine y se transmita también por las verduras, las frutas y el agua” explicó el veterinario Príncipe.

Actualmente, en Argentina hay alrededor de 500 casos de chicos que se enferman, aunque desde APRESUH aseguran que existen muchos otros que no han sido registrados: “hay provincias -sobre todo en el norte- que no informan nada. Pero es tan grave como que el 51% de los casos se centra en Argentina y el 49% restante en el resto de países del mundo”.

El médico veterinario Francisco Príncipe explicó como puede contraerse la bacteria y qué cuidados tener con las mascotas.

En distintos lugares de Argentina, los ríos y arroyos están contaminados con escherichia coli, lo que produce un alcance mucho más rápido de potenciales portadores. En este sentido, hay que considerar que el rango etario más afectado son los niños de entre cinco o seis meses, hasta los 13 años: “una cifra que se ha extendido en el rango de enfermedad porque antes era hasta los cinco años” aclaran los disertantes.

Síntomas y consecuencias

Al conocer que los más afectados por el SUH son los niños, es de vital importancia prestar atención a aspectos que son fundamentales, tanto en los consumos como en cambios que pudieran producirse en sus cuerpos. En este sentido, los dolores abdominales intensos y la diarrea acuosa, suelen ser las primeras señales de alarma con la que los padres deberían acudir a una consulta médica. Además controlar que, si esa diarrea se transforma en sanguinolenta, se está ante una alerta perceptible. Pero la lista de síntomas es extensa: se puede manifestar con vómitos, líneas de fiebre que no excedan los 38,5°, manchas en la piel -causadas por las mismas bacterias- e incluso, en determinados casos, la manifestación de convulsiones. “Es importante acudir al médico y contarle cada detalle y además controlar los pañales de los chicos o preguntar si orinan normalmente porque la afectación mayoritaria es por el riñón y el chico deja de orinar” aseguran.

Las consecuencias del Síndrome Urémico Hemolítico son, muchas veces, graves y variadas: “pueden causar la muerte y secuelas de distinta índole dado que puede afectar a los riñones, los intestinos y el corazón. Hay chicos que deben hacer diálisis de forma crónica, hay chicos que son afectados y comienzan a tener presión, lo que requiere de otros cuidados y hay chicos que se afectan neurológicamente, quedan ciegos o cuadripléjicos” comenta Caracciolo.

Tratamientos conocidos

“Lamentablemente hoy, no hay ningún tipo de medicación y todo lo que se puede hacer es paleativo, para que el chico no sufra tanto”. De este modo, comenta que, cuando la enfermedad aparece comienzan los días difíciles, para el paciente y también para los padres, por varios motivos. En primer lugar y dado el desconocimiento que existe en torno a esto, se suele esperar un tratamiento convencional con medicación de toma diaria, pero, por el contrario, el proceso sólo puede acompañarse para “buscar vencer a la bacteria”.

Otra cuestión a la que hay que responder para acompañar el proceso de recuperación del paciente, se trata de la importancia de un tratamiento psicológico, tanto para el niño como para sus padres. Primero, porque cambian las costumbres de él y por ende, las de su familia ya que, al no poder consumir todo tipo de alimentos, debe adaptarse para no marcar una diferencia que ya existe y es resaltada por los compañero del colegio, amigos u otras actividades: “un chico de esa edad que va a cumpleaños o quiere compartir con sus amigos y de repente, no puede comer lo mismo que los demás, tiene que llevarse viandas y es complicado porque los niños son crueles” aseguró Caraccioló, quien agregó: “en el caso de mi hijo, que estaba con un régimen de comer de todo, se encontró con que no podía comer un montón de esas cosas y le afectó psicológicamente porque lo veían distinto y lo empezaron a discriminar, al punto que tuvimos que cambiarlo de colegio y se empezó a recuperar de eso también”.

Doble estándar de los frigoríficos

En nuestro país, hay frigoríficos que venden carnes al exterior y además, tienen un doble canal de venta interna y aquí es en donde, desde APRESUH, remarcan otra de las falencias, que se suma a la falta de campañas difundidas por el Estado: “alguien que no tiene experiencia no se da cuenta pero sino, daríamos todos cuenta de cuál es la carne de exportación porque tienen controles diferentes, la higiene es diferente y la manipulación. Algo que debería ser igual para todos lamentablemente eso ocurre” aseguró Príncipe.

“las carnes tienen controles diferentes, la higiene es diferente y la manipulación. Algo que debería ser igual para todos” aseguró Príncipe.

Además, agregó que “también las mascotas pueden tener las mismas cepas que producen SUH en el humano. Como otras enterobacterias, tienen distribución mundial y se encuentran en un amplio número de especies”. Por lo que, aunque en baja proporción, los animales domésticos también pueden representar un riesgo, aunque “no se destaca mayor prevalencia en mascotas argentinas”.

En este sentido, destacó que “las normas higiénicas y los hábitos de las mascotas deben ser observados siempre porque implican una exposición real a diversas fuentes de infección de diferente naturaleza, y se trata de riesgos sanitarios que pueden disminuirse drásticamente si el animal es cuidado en forma responsable y siguiendo las recomendaciones del veterinario”.

Rol del Estado y prevención de SUH

Las campañas de prevención en la actualidad son, prácticamente, nulas: “el Estado no está haciendo campañas, como sí hace con muchas otras enfermedades. La última gran campaña que ayudó a bajar las cifras de SUH, fue la campaña de Gripe A, en 2009, que se relaciona con ésta enfermedad, fundamentalmente, por las condiciones de higiene” aseguró Caracciolo.

Entonces, desde APRESUH, se busca generar conciencia y brindar información a todos para que la gente tenga las herramientas necesarias para cuidarse y generar conciencia “porque hay ignorancia sobre esto. A nosotros nadie nos había dicho que existía la enfermedad, cómo cuidarse, nada”.

APRESUH busca generar conciencia y brindar información para poder prevenir potenciales casos.

Para erradicar esta enfermedad, la higiene es fundamental: realizar el lavado de manos de manera eficaz, es decir, higienizando uñas, dedos y muñecas, en un rango ideal de un minuto; cocinar bien las carnes; lavar bien las verduras y no cortar la cadena de frío en lácteos, sobre todo en épocas de calores intensos.

Desde la Asociación, “estamos negociando la posibilidad de instalar plantas de pasteurización en frío. Tenemos reuniones con cadenas de supermercados, frigoríficos y autoridades para ver si logramos conseguir inversores. Es lo que normalmente se hace en países del primer mundo y garantiza que los alimentos lleguen a la mesa libre de bacterias, que no se produzca la famosa contaminación cruzada” aseguró Caracciolo.

Además, se intenta promover estas campañas de prevención mediante charlas informativas dictadas en distintas ciudades y abiertas a todos los vecinos; spots que se comparten en medios de prensa, a quienes se les pide colaboración, para llegar a más personas y un sitio web activo (www.apresuh.org) mediante el que se mantiene un contacto activo con los interesados en saber más y se brinda constante información, experiencias y detalles de distintos casos existentes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here