Hugo Lissarrague: “Quiero que se vuelva a entrenar, pero sin competencia”

El club Atlético Huanguelén comenzó con las disciplinas deportivas hace unos meses, pero como todos los clubes deberá esperar 14 días para poder retomar. Por lo cual, el presidente de la institución dialogó con Nuevo Día, donde contó cómo fueron trabajando en todo el tiempo de cuarentena, comentó precisiones sobre el cambio de autoridades y dio su opinión sobre la posible vuelta al fútbol.

Por Marcelo Riega // De Nuevo Día

Dentro de la recorrida que hemos realizado en todos los clubes del distrito para ver su situación post-cuarentena obligatoria, es el momento del club aceitero, que hace unos meses comenzó con las actividades deportivas, excepto el fútbol.

Por lo cual dialogamos con el presidente de Atlético Huanguelén, Hugo Lissarrague, el cual realizó un balance de lo que ha sido el año en la institución, también comentó que las obras en el club están paradas y además, contó cuando imaginan que realizarán el pase de autoridades que estaba pactado para mitad de marzo y que fue pospuesto por la pandemia.

– A pesar que hoy los clubes se encuentran cerrados por lo menos por 14 días ¿cómo ha sido la reincorporación a las actividades?

– Nosotros, como casi todos los clubes, estuvimos alrededor de dos meses y medio sin actividades. Después con protocolos y autorizaciones municipales se pudo arrancar con las disciplinas del club como patín, hockey, vóley y gimnasia artística.

Por suerte se dio todo rápidamente por mandar de manera ágil los protocolos y además, teníamos buena organización de las diferentes asociaciones, donde entiendo que son mucho más serios que lo que tiene que ver con el fútbol, ya que usábamos el ejemplo al Club Deportivo Mac Allister de La Pampa y la verdad que asusta porque nadie pone la cara para ver alguna resolución. Por eso estamos a la espera de ver lo que pasa.

En cada disciplina contamos con subcomisiones y las cuales en estos momentos están haciendo algunos eventos simples como venta de empanadas, para poder hacerse cargo de sus respectivos compromisos como lo ha sido llegar a un arreglo con los distintos profesores.

Balance económico

– ¿Cuánto afectó todo esto al bolsillo del club?

– Ha sido complicado. Nosotros tenemos una rifa grande en comisión directiva, que se le da a las distintas subcomisiones para vender, donde se quedan con el 40% de lo que vendieron para poder sustentarse. A la hora de armar el presupuesto de todos los años, cada comisión arregla el sueldo con los instructores de sus respectivos deportes.

Todas las comisiones tienen sus eventos programados durante el año para no chocar las fechas y se pueda organizar de la mejor manera. Además somos un pueblo de 5500 habitantes, entonces lo mejor es que no choquen las fechas de los eventos para que todo el mundo pueda estar siempre presente.

Al estar tres meses sin actividades deportivas ni de comisión, nos fuimos manteniendo con la rifa grande de la institución y por eso para las subcomisiones fue muy importante recibir ese dinero en ese momento, porque no contaban con actividad para sustentar sus gastos.

– ¿Cómo cambió el hecho de la vuelta a las actividades deportivas de forma presencial?

– Ahora al retomar la actividad recreativa observamos que los chicos y las chicas están contentos, siendo ese el objetivo principal porque la idea siempre es sacarlos del encierro de tantos meses, para que por lo menos dos veces a la semana practiquen la actividad.

A los profesores ya les estamos pagando, ya que pudimos hacer algunos eventos para ponernos al día y hay que decir que todos estos se pusieron la camiseta del club, colaborando mucho desde el primer día. Entonces también estamos a la espera de que se abra todo y empezar de una manera más normal de lo que venimos haciendo hasta ahora.

Obras paradas

– En cuanto a la infraestructura del club ¿se pudo realizar alguna obra en esta cuarentena?

– Mirá, obras siempre tenemos en mente. Si bien hemos hecho mucho en estos años, la idea generalmente fue seguir haciendo más cosas y mejorando las estructuras que ya tenemos. En este momento las obras están paradas, aunque la rifa grande también beneficia a las obras edilicias. Estamos esperando porque usamos parte de ese dinero para mantener el club en orden.

Se puede decir igual que algunas pequeñas cosas seguimos haciendo, pero obras grandes que significa invertir plata las hemos parado hasta el próximo año.

La sub-comisión de hockey anunció que se comenzó con la obra de los bancos de suplentes

– ¿Hubo alguna obra en particular que no se pudo hacer?

– La verdad que son muchas las obras que hacemos por año, como por ejemplo los pulmones en la cancha de fútbol para poder separar las tribunas, que aunque no era costosa llevaron su tiempo. Además nos quedó pendiente hacer baños para el sector de los visitantes, los cuales íbamos a hacer este año, pero con todo esto ni pudimos comenzar.

También tendríamos que trabajar más en nuestro gimnasio cubierto, donde habría que mejorar el techo con membranas y muchas cosas más. Después en el salón grande donde se practican distintas actividades de patín, hicimos modificaciones pero nos quedaron algunas cosas dando vueltas y tendríamos que culminarlas. En definitiva las cosas que quedaron tendremos que hacerlas más adelante.

Cambio de autoridades

– La pandemia también retrasó la asamblea ordinaria anual del club ¿ya hay fecha para que entren las nuevas autoridades?

– No, porque todo fue sorpresa para la comisión porque nosotros íbamos a seguir hasta marzo, ya que entraba una directiva nueva.  Por lo cual, entramos en un cuarto intermedio pero no lo pudimos hacer por la pandemia y ahora estamos en veremos. Es decir, no hemos fijado una fecha para cuando se haga el cambio de autoridades.

– En el corto plazo planean hacer los respectivos cambios ¿no?

– Obviamente queríamos hacerla este año y estamos charlando con la comisión entrante para cuando hacerlo. Lo que pasa es que, justo estos catorce días no se puede hacer la asamblea, pero una vez que termine vamos a ponernos de acuerdo para poner una fecha.

En principio, una de las ideas es hacer la asamblea en diciembre o sino esperar hasta agosto del próximo año para que entre esta nueva gente, donde lo lógico sería es que parte de esta comisión continúe, para poder seguir con las ideas viejas, contar con las ideas nuevas que traigan y que no sea una renovación total.

Lo estamos charlando para ver en que termina, pero no tenemos claro cuándo se va a dar todo.

“Quiero que se vuelva entrenar, pero sin competencia” 

– En lo últimos días se ha puesto el foco en el fútbol y una posible vuelta ¿qué piensan desde el club?

– Nosotros si se puede comenzar a entrenar, estamos de acuerdo con retomar los entrenamientos porque la idea es que los chicos puedan tener alguna actividad, eso hablando en las inferiores. En Primera y Reserva son temas aparte.

Yo (como una opinión personal) pienso que por lo menos este año se pueda entrenar para poder practicar el deporte, por otro lado, no me interesa mucho comenzar un campeonato en septiembre, porque pienso que este año está perdido.

El hecho de hacer un campeonato relámpago o jugar un campeonato en el verano puede modificar los planes de los clubes, porque tienen otras actividades para recaudar dinero (que sobrepondrían) y de esa forma, empezar a hacer un colchón para el año venidero para todo lo que es fútbol, es decir, no solo para Primera sino que para escuelita e inferiores.

Me interesaría que se abra todo para hacer los entrenamientos como corresponde en las instalaciones de la institución y no jugando un torneo. Lo que pasa es que nadie se hace cargo y repito lo que dije hoy, lo que le pasó a Deportivo Mac Allister de La Pampa, donde salió un comunicado en el cual finalmente no pasó nada pero se comieron un garrón bárbaro.

Se mencionó la opción de un torneo distrital ¿se vería con mejores ojos el hecho de tener menos costos?

– Eso es más factible que jugar un campeonato de la Liga, porque hacer un torneo donde uno tiene que viajar por cinco distintos distritos es más complicado y encima sería un torneo sin público, por lo cual es imposible para poder sostener gastos.

Además, hay clubes que tienen refuerzos de zonas donde hoy el COVID está activo, por ejemplo si vas a Tornquist tienen refuerzos de Bahía Blanca, en Guaminí tienen gente de Capital y por eso es imposible de manejarlo. Por eso opino que lamentablemente el campeonato de la Liga está prohibido y no hay ningún culpable, sino que el gran protagonista es la pandemia.

Ahora el hecho de hacer un torneo a nivel distrital con jugadores locales que pueda arrimarse por lo menos el público local y no el visitante, sería una opción más viable de imaginar fútbol este año. Creo que esa opción podría ayudar para que los chicos puedan moverse porque hacer deporte también es salud.

– El hecho de que se vuelva a entrenar trae costos elevados por el hecho de cumplir un protocolo y tener testeos al día ¿no?

– Imagínate que si querés volver a entrenar con un profesor con seis chicos por turnos. Si tan solo contamos Primera y Reserva, donde tenés alrededor de 30 pibes, por lo menos vas a necesitar 5 profesores. En caso de que se abra las inferiores tenés por lo menos 70 chicos más entre todas las divisiones y en ese momento te preguntas ¿cómo haces para que todos puedan entrenar? La respuesta es sencilla porque es imposible.

Además, hay que sumarle los hisopados, lo cual trae grandes costos y para nosotros Club Atlético Huanguelén es imposible. No sé qué pensarán los otros clubes, pero es un tema difícil donde estamos en un año muy complicado y todos tenemos que poner por lo menos predisposición. Todas las opiniones son valederas, el tema es cuál es la correcta.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here