Estefanía Cascallares, nueva jugadora de HV Victoria Hockey de Holanda: “Es un salto enorme en mi carrera”

Credito. Koen Suyk Photography
La suarense que viene de jugar en Real Sociedad de España, confirmó a Nuevo Día que ya está entrenando en el equipo holandés que pertenece a la Liga de Honor de dicho país. De esta forma, Estefanía estará jugando en la elite del hockey mundial.

Por Marcelo Riega // De Nuevo Día

Una de las máximas representantes y estandartes del hockey de Coronel Suárez es sin dudas Estefanía Cascallares, quien brilló en River Plate y su nivel le abrió la puerta para ir a jugar a España, específicamente al Real Sociedad.

Luego, como a gran parte del planeta, el coronavirus cambió los planes de todos, pero en este caso a la suarense le abrió las puertas para jugar en la elite del hockey mundial y hace unos días fue presentada como nuevo refuerzo del HV Victoria Hockey de Holanda, que pertenece a Liga de Honor de dicho país.

Por eso desde Holanda, Estefanía Cascallares dialogó con Nuevo Día sobre el nuevo desafío en su carrera, como llegó y qué expectativas tiene para todo lo que se le viene.

– Primero ¿cómo se dio el contacto para llegar a este nuevo equipo? 

– Me llevó mi entrenador actual, Lennard Poillot, con el cual tenemos una amiga en común que estuvo un tiempo entrenando y trabajando en Holanda. Ella fue quien le pasó mis videos, currículum a Lennard, donde empezamos haciendo unas video llamadas por zoom cuando estaba en España y me invitó a entrenar uno días de junio.

Nada era muy claro en ese momento, lo que si quería era jugar en este nivel todo el tiempo, porque es por lejos el mejor hockey del mundo y siempre me encantó la idea pero lo veía muy lejano, ya que es bastante complicado llegar hasta acá siendo extra comunitaria. Al ser el mejor nivel del mundo, solamente pueden participar jugadoras que hayan jugado partidos internacionales y en mi caso, nunca disputé un partido con el seleccionado, por eso era loco pensar en que se iba a dar el pase.

– ¿Estaba en tus planes cambiarte de equipo?

– Si bien fue una hermosa experiencia en España con mis compañeras, el sentirme jugadora profesional, que me paguen por jugar al hockey fue un cambio importante en mi vida y no solo como deportista, sino como persona, pero tenía ganas de seguir desafiándome como jugadora porque sabía que todavía había mejor nivel.

Sé que la vida del deportista tiene fecha de vencimiento, por eso quería empezar los desafíos grandes – como el que esto haciendo ahora –  porque a esta edad no sé cuánto tiempo más voy a elegir jugar al hockey, quizás sea muchos años más –ojalá– o por ahí no y tengo bien en claro que los sueños hay que hacerlos en el presente.

– ¿Sabes con qué hockey te vas a encontrar una vez que arranque la temporada?

– Si, ya jugamos varios amistosos y me parece una locura el buen nivel que manejan. La verdad que me gusta mucho la velocidad de pase y recepción que tiene, siendo muy rápido como dinámico a la vez y si no estás 100% en la cancha no agarrás una.

Si bien al principio me costó muchísimo por el ritmo – estuve cinco meses sin agarrar un palo ni la bocha – pero ahora me siento ya adecuada y de a poco me voy sintiendo más parte, lo cual me motiva un montón porque también es necesario para poder rendir deportivamente, tanto adentro como afuera de la cancha.

– ¿Cómo estás de ritmo tras tantos meses sin poder practicar?

– Creo que bien, jugamos tres amistosos hasta ahora. El primer partido jugamos contra un equipo local y perdimos 5-2, donde no jugué muy bien porque me presioné mucho para que salga todo perfecto, me focalicé mucho en lo táctico y me olvidé de jugar al hockey. Más que nada fueron muchos nervios.

Después jugamos contra Kampong (es uno de los mejores equipos de Holanda), donde jugamos muy bien. En lo personal me sentí muy cómoda porque me relajé mucho más e hice un gol. El último partido fue el domingo, aunque no jugamos muy bien creo que hice bien las cosas, llegué al gol nuevamente y empatamos 1-1, pero no jugamos bien como equipo.

– Te fuiste en busca de una nueva experiencia ¿tenés alguna compañera o contacto en este nuevo desafío?

– No ja ja. Es justamente uno de mis mayores desafíos, porque soy una persona muy sociable que necesita compartir con gente y acá no hay ninguna persona que hable español. Si bien con el inglés me llevo bien, estoy todo el día con el traductor porque acá hablan holandés y es difícil adentro como afuera de la cancha, pero por suerte hablan todas inglés, aunque no salga con tanta naturalidad como su idioma.

Por lo cual, es un desafío enorme pero de apoco me voy adaptando, encontrando con algunas compañeras – soy algo caradura ja ja – les empiezo hablar en inglés y por lo menos puedo mantener el diálogo. También mi entrenador me está ayudando mucho, porque tampoco es tan fácil adaptarse, ya que si voy al supermercado están todos los carteles en holandés y tengo que tomarme con paciencia las compras.

¿Esta pandemia mundial influyó en algo a la hora de tu decisión de cambiar de aire?

– Creo que todo esto me ayudó a pensar bien, parar un poco la máquina del día a día y darme cuenta de que lo que realmente quería era esto. Porque si bien yo estaba muy bien socialmente, mi desafío como deportista no estaba siguiendo lo que mi corazón me decía, que era seguir mejorando y en España no lo pude hacer de la manera que pensaba, porque no me sentía motivada a dar mi 100%.

El nivel español es sumamente más bajo al holandés, que para estar a la altura tenés que tener una fuente de motivación constante. En definitiva, la cuarentena me puso las ideas claras en donde quería estar y realmente hoy estoy en ese lugar.

Entonces se podría decir que este traspaso es un salto en tu carrera ¿verdad?

– Definitivamente sí, porque es la mejor liga del mundo y que hayamos conseguido todos los papeles que dicen que estoy a nivel de esta liga, para mí ya es un montón. Si bien yo quería jugar acá, no sabía todos los requisitos que tenés que cumplir para poder competir. Es un salto enorme en mi carrera, porque es la mejor liga a la que cualquier jugadora del mundo quiere aspirar, donde lo más loco es que me pagan por hacer esto. Soy una completa privilegiada.

– ¿Con qué expectativas vas a esta nueva institución?

– Cuando vine a entrenar a Holanda en junio tenía otros clubes que me habían ofrecido entrenar con ellos, pero acá sentí algo muy similar a lo que era River a la hora de entrenar porque la dinámica de entrenamientos es una continua motivación grupal. Me hizo recordar cuando entrenábamos con “Cacho” Vigil, ya que si una estaba mejor que otra, nos motivamos en grupo para que todas lleguemos al mejor nivel posible.

Justamente mi entrenador me hizo recordar a “Cacho” porque le interesa la parte humana de las personas y además nos dice justo lo que necesitamos para mejorar. En mi caso personal, él me dio la confianza para llegar hasta acá, me dice que puedo mejorar mucho más y yo le creo. Por eso espero tener una gran temporada aquí y también deseo que sean muchas más.

Ahora, el buen presente de la jugadora suarense ¿le abrirá la chance de vestir la camiseta de la selección argentina?…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here