“Es un gesto que quería tener con mi mamá para devolverle un poquito de todo el amor que ella me dio”

De esta manera destacó Santiago Beier a Nuevo Día, luego de haberle donado parte de su hígado a su madre Fabiana, quien sufre cáncer de colon, en lo que fue una intervención inédita para la medicina. Ambos se encuentran en Buenos Aires mejorando día a día, de lo que será una larga recuperación y contaron sus sensaciones post operación.

El equipo de Trasplante Hepático de su Hospital Universitario del Favaloro realizó el primer trasplante hepático en nuestro país como parte del tratamiento de las metástasis hepáticas de cáncer de colon.

Esta cirugía se hizo la última semana de noviembre, tras la evaluación de potenciales candidatos. La paciente fue una mujer suarenses llamada María Fabiana Beier, que recibió la mitad derecha del hígado de su hijo Santiago Beier. Él fue dado de alta al cuarto día y ella, al noveno.

En diálogo con Nuevo Día, madre e hijo explicaron por todo lo que pasaron como también la recuperación que están pasando.

En primera instancia, Fabiana contó como arrancó su odisea tratándose el cáncer de colón “En el 2015 que empecé con quimioterapia, las cuales siempre fueron efectivas y en gran cantidad. Luego en Bahía Blanca con Gustavo Stork, especialista en hígado, me operaron el colón, en lo que fue una cirugía de 11 horas y continuado a eso se trató con radiofrecuencias. De ahí Stork me recomienda al Dr. Barros Schelotto, siendo ese momento cuando surge la posibilidad del trasplante, que fue el momento donde Santiago no lo dudó y se realizó esta compleja cirugía”.

A un mes de la operación hoy se encuentra con varios controles, pero de buena manera “En los días previos me internaron por cuatro días, donde se hicieron todos los controles pertinentes, los cuales dieron positivo para poder operar. De ahí le hicieron los controles a Santi, certificaron que el hígado estaba perfecto como para poder donarme la mitad. Hoy tengo que decir que de mi hígado no quedó nada, solo tengo el de mi hijo, que por ahora responde porque estoy comiendo bien y la verdad que quiero remarcar que la atención del hospital es excelente”.

Con emoción mencionó la decisión que tomo su hijo para con ella “La verdad que mi hijo siempre estuvo, desde el principio se ofreció a donar parte de su hígado, que es algo para pensarlo y él ni siquiera lo hizo como tampoco lo dudo. De entrada dijo que quería ser mi donante, así fue y nunca dio un paso para atrás. Lo primero que le manifesté que él era muy joven para llevar a cabo semejante operación, que por lo menos lo pensara, pero siempre él quiso seguir adelante, siendo eso que hasta el día de hoy me emociona. La verdad que es una alegría”.

Por su parte Santiago contó cómo vivió los días previos a la intervención “La verdad que parece sencillo, aunque realmente no es así porque para saber si podía ser compatible con mi mama para poder donarle el hígado, tuvieron que pasar muchos controles. Entonces se fueron dando todas las cosas, siendo ahí que se dio la posibilidad que haya un donante vivo, según hablamos con el Dr. Pablo Barros Schelotto en una de las consultas y cuando se dio esa posibilidad, mi cabeza pensó <porque vamos a esperar encontrar un donante si la puedo ayudar yo> y no dude”.

“Este es un gesto que quería tener para con mi mamá porque es devolverle un poquito de todo el amor que ella me dio, nunca lo dude, siempre quise hacerlo por ella y hoy me encuentro feliz porque todo haya salido muy bien, para tenerla acá en la cama”, agregó.

Una recuperación que sigue de buena manera “Hasta ahora estamos bien, me encuentro con muchos controles, mientras que Santiago se encontró muy enseguida y a pesar de que por momentos tuve glóbulos altos, pero ahora me dieron normal, de igual manera estoy siendo controlada continuamente, expresó Fabiana.

 

Una operación inédita

 

Según explicaron desde la Favaloro, el trasplante se utiliza de manera difundida a nivel mundial para algunos tumores del hígado, pero cuando la afección hepática es por metástasis, la situación es diferente. Estos trasplantes son mucho más recientes.

Luego de todo lo que fue su experiencia, Santiago recién comprende lo importante de esta cirugía “A nivel medicinal no hay muchos precedentes, en 2006 se hicieron un par de estudios en Noruega en donde recién los resultados se fueron viendo en 2016, cuando comprobaron que los pacientes trasplantados con cáncer de colón que hacen metástasis en el hígado, vivían el triple que los pacientes que hacían solamente quimioterapia. Entonces también apoyado con un estudio medio reciente que se analizaron 160 pacientes, donde 40 eran aptos y finalmente se terminaron trasplantando 3, pero como toda investigación sino hay nada en concreto es difícil continuar”.

“En américa solo se registra un caso en el 2019 en Brasil, mientras que los siguientes seríamos nosotros”, agregó

Por otro lado, se mostró maravillado con el actuar del equipo médico “Respecto a las dimensiones de los médicos, si uno entra al grupo de trasplante hepático de la fundación Favaloro, pueden ver los impecables curriculum de los cuatro y creo que personalmente uno va tomando dimensiones de lo que sucedió recién después de haber realizado la intervención porque antes cuanto menos sabes, se entiende como una forma cuidarse”.

 

Seguimiento

 

Luego de tal intervención ambos tendrán un periodo de recuperación, aunque el de Fabiana deberá ser más estricto y medido “Ahora tendré que mantenerme con controles, aunque no me han dicho nada, una vez que volvamos a Suarez, tendríamos venir a controles una vez cada quince días y así cada vez más prolongado en el tiempo, lo cual va a marcar un cierta mejoría. Mientras tanto me tienen haciendo laboratorios casi todos los días por el tema de los glóbulos, pero la realidad es que me siente re bien, pensándolo, todo esto es una gran alegría porque el que se haya realizado esta intervención sienta un precedente para todo los que sufren esta enfermedad y sin dudas es una esperanza”.

Al ser consultado como proseguirá su recuperación y si la operación le presentará una limitación a futuro Santiago respondió “Me dieron el alta, pero tengo que venir a chequeos semanales y por suerte los próximos son la primera semana de enero, donde me mandan a hacer laboratorios para ver cómo viene el hígado. A futuro no voy a tener ningún tipo de limitación, que eso también está buenísimo y hay que remarcarlo porque por ahí uno antes de esta operación decide no hacérsela por el miedo a tener algún problema a futuro, que es algo que no es así”.

Continuó “Obviamente que no es lo mismo el cuerpo cuando termina la operación, teniendo en cuenta que el mismo se formatea todo y parece que fuese a ser un mundo nuevo, pero haciendo todo a su debido tiempo después de 5/6 meses voy a hacer vida totalmente normal, ya que el cuerpo para ese tiempo va a nuevamente encontrar una estabilidad”.

“Lo que si el primer mes es limitado, en el sentido de que puedo caminar, pero no puedo hacer fuerza, tampoco hacer cosas me signifiquen algún esfuerzo aeróbico. Ya en el segundo mes puedo empezar a moverme de forma más natural, pero siempre y cuando que todo responda de buena manera. En el tercer mes es algo más libre, aunque está claro que todo es progresivo hasta poder llegar a la vida normal. Actualmente ya estoy empezando a implementar todas las comidas, excepto el consumo de alcohol, pero eso si en sus respectivas proporciones porque hay algunas cosas que tienen los alimentos que afectan o van derecho al hígado”, agregó.

Ambos se mostraron con las ganas de emprender el viaje de vuelta, por lo menos por unos días, a Coronel Suárez, aunque manifestaron que hasta que no se den todas las garantías prefieren quedarse en Buenos Aires para que se mantengan todos los controles “Obviamente que tengo muchas ganas de volver al pueblo, pero yo sé que hasta los primeros días de enero voy a estar acá y la verdad que me da tranquilidad estar cerca del Favaloro, por si cualquier cosa si surge algo sé que no corro ningún riesgo y tengo esa seguridad”, destacó Fabiana.

Por su parte, Santiago “Ambos tenemos muchas ganas de volver a Suárez para ver a la familia porque lo es todo para uno, más que nada nosotros que somos familieros y después de lo que pasamos, tampoco es fácil estar tanto tiempo acá. Como dijo mamá hasta que ella no esté al 80% vamos a tener que quedarnos acá y luego iremos para compartir lindos momentos”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here