Ernesto el mosquetero: Teleteatro “al palo” ¿y la peatonal…?

¡Hola! ¿Cómo andan? ¿Yo? Más preocupado que cocodrilo en fábrica de carteras. No sé qué les pasará a ustedes, a mí la guita no me alcanza, al viejo tampoco (menos mal que Maurito le sigue llevando el triciclo), Lauty tuvo que vender a guitarra eléctrica que se había comprado porque tenía que arreglar la moto y yo no lo pude ayudar…. Todo muy complicado, inflación 7% mensual, tasas de interés en el banco por encima del 100 %. Todos se hacen los ‘langa’ pero el poncho no aparece.

Massa se manda la parte con que consiguió guita del Fondo y resulta que se la prestan un día y la tiene que devolver al siguiente. Pero… Ahora somos amigos de los Yanquis. ¡Qué lejos quedaron esos tiempos de cuando para el kirchnerismo eran el mismo diablo! ¿Quién te ha visto y quién te ve?

Me causa gracia, el ‘salvaje’ Moyano reunido con el embajador de EEUU, ‘alemite’ Baradel haciendo rostro, lo mismo que Yasqui… Son un desastre, una calamidad, un mamarracho… No saben de qué disfrazarse…

Volviendo a nuestra realidad diaria, la cosa no da para más, siento como que se me está hundiendo el vote y tengo que elegir entre remar o sacar agua. Encima la orilla está lejos. No sé, me siento cansado y encima no veo que estén haciendo algo por cumplir –al menos un 10%- lo que prometieron.

Lo que sí me llama muchísimo la atención, son todos los que teatralizaban (y hacían paros y movilizaciones) en el gobierno de Macri, por el 10 % de lo que pasa ahora le arrojaron 14 toneladas de piedra al Congreso.

¿Y ahora? ¿Qué te pasa cumpa? ¿No te atragantás con los sapos que te estás tragando? Está muy calladito. Tené en cuenta que te estás haciendo el boludo, y que te lo voy a recordar cuando se te vuelvan a crecer las plumas porque los que gobiernen ‘no sean del palo’. Ni te quiero escuchar.

 

Teleteatro ‘al palo’

La vicepresidente y sus ‘compinches’ ya no saben qué inventar. Desde “si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar” al ‘supuesto atentado’, al mamarracho del feriado que decretó Alberto (nadie le dio pelota), a la misa en Lujan que fue otro papelón y lo último (fresquito) la ‘Operación Santa Cristina’, en la que apareció rodeada de algunos curas y monjas (muchos se apuraron a despegarse advirtiendo que ‘no todos pensamos así, ni estuvimos…’

Ahora, digo yo, ¿no se dan cuenta que ya no engañan a nadie, que si te dicen buen día seguro que salís a la calle y te agarra una pedrada? Miren las encuestas (todas). Los ‘cumpas’ están prendiendo velas para rezarle y el resto (los heridos de su propio partido) están ‘limpiando la pala’ para echarle tierra encima ni bien la vean caída.

Si alguno vio la película “La Caída” (los últimos días de Hitler) van a ver ciertas semejanzas, en cuanto a delirios se trata. Mírenla de nuevo si ya la vieron.

¿Y la peatonal…?

En la semana pasamos con el flaco Schmidt en bicicleta por el centro y la verdad. Está verde la semipeatonal. Encima me parece que va a ser un fiasco porque, si la comparo con otras que vi se parece más a una vereda ancha que a una semipeatonal, pero bueno, hay que anunciar obras y hacer algunas cosas aunque sea alguna ‘barrileteada’. Todo muy escaso, las ciclovías traen más problemas que soluciones y después… pará de contar. Los concejales siguen con la siesta y… nada.

Hablando del ‘flaco’ Schmidt, el jueves a la noche me invitó a cenar.

  • ¿Qué vas a cocinar ‘flaco’?
  • Vos vení, no traigas nada, yo me ocupo…
  • Dale…

Cuando llegué me estaba esperando con una picada de mortadela y fiambrín y en la cocina había un vapor que parecía la caldera de una locomotora a vapor.

Nos comimos la picada, nos tomamos una botella de Gancia (con soda y limón) que le habían regalado al ‘flaco’ y después pasamos a la cocina y ahí se develó el misterio: Chucrut con puré, salchichas (de las gruesas), panceta, chorizo colorado y huesitos de cerdo salados (como para juntar sed). Por supuesto, cerveza negra bien helada nunca falta en la casa del ‘flaco’.

Arrancamos a los 10 y eran las 3 de la mañana y todavía estábamos tomando cerveza y comiendo unas naranjas de postre (como para bajar el chucrut). No me acuerdo de haber comido tanto ni de haber tomado tanta cerveza…

Para no hacerla demasiado larga, los dos estábamos ‘panzones’. Se nos reventaban los botones de la camisa. Eso sí, habíamos ‘juntado’ tanta energía (y tanto coraje) que estábamos como para ‘bajar de Sierra Maestra’. Por eso, hoy me levanté con un dolor de cabeza que se me parte. Pero igual estoy con ustedes.

Pero los dejo. Nos volvemos a encontrar el próximo sábado, si Dios quiere.

Nos vemos… Chauuuu.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here