Ernesto el mosquetero

¡Hola! ¿Cómo andan? Día a día, semana a semana, van quedando en evidencia los casos de ‘ineptocracia’ (ineptos al gobierno, al poder) y de una escalada de alcahuetes que dan la pauta de la degradación en la que estamos sumergidos.

Arranco. El fin de semana nos enteramos de una ‘operación’ de escrache que le habían organizado (desde C5N) a Patricia Bullrich. Operación, felizmente abortada porque todos estamos durmiendo como las liebres (con los ojos abiertos). La ‘opereta’ fue tan burda que, desde el propio canal oficialista, se despegaron pegándole una patada en el trasero al ‘inepto’ de  Tomás Méndez (periodista chupamedias) que intentó ser ‘más papista que el Papa’ (es ya decir mucho). El canal se despegó y se disculpó porque (como diría mi abuela) ‘los pescaron con las manos en la masa’. De todos modos se disculpó y hay que darle el valor que tiene.

Tomás Méndez: escrachador escrachado…

“Nunca salgas a cazar con un bol…”

Nunca más precisa esta afirmación que es aplicable a la actualidad política. Dejemos de lado ciertas ‘pelot…’ (compartidas por oficialismo y oposición) para adentrarnos en las afirmaciones de nuestra presidente al inaugurar un barrio de viviendas (apropiándose del trabajo de otros) que había sido construido por la anterior administración. Súmenle a esto la payasada de querer hacernos creer que hoy los jubilados están mucho mejor que antes “y esto sucedió en plena campaña”, se le escapó a Alberto. Mamarracho.

Otro inepto, que no se cae del triciclo porque ni siquiera se alcanza a subir, demostró ser el jefe de Gabinete, el inefable Santiago Cafiero. Dijo tantas cosas en su primera visita al Congreso que hasta los propios legisladores del ‘Frente de todos’ se escandalizaron. Como bien decía Almada (cómico uruguayo) “el que nace para pito no llega a corneta”.

Estos y otros ejemplos explican el por qué, Alberto, descree en el mérito. Se me ocurre que la conclusión debió de surgirle alguna mañana, mirándose al espejo. Es que, no en vano, hay muchos que lo comparan como una tortuga arriba de un poste (por sus propios medios nunca hubiera podido llegar a ese lugar). Por mérito, Alberto nunca hubiera llegado a presidente.

“Nunca salgas a cazar con un bol…” me decía mi abuelo, y es cierto, porque de pronto: el bol… es bueno, pero como es bol…, se le escapa un tiro y te mata. Creo que la metáfora, vale para comparar lo que puede suceder cuando se coloca a ineptos a ocupar cargos para los que no están preparados. Eso, sin tener en cuenta toda la corrupción que los rodea.

Un caso triste e indignante, que bien podría asimilarse a lo comentado en párrafos anteriores, ocurrió el fin de semana pasado (y principios de esta). No doy nombres aunque los tengo, porque no estoy autorizado a hacerlo, pero sí me voy a referir al hecho: Un matrimonio, internado por Covid en el Hospital Municipal. La mujer es dada de alta mientras el marido continúa internado. El lunes al mediodía, la llaman (a la mujer) para comunicarle la triste noticia de que su marido había fallecido…

Cada uno puede imaginarse la consternación y el dolor de la señora ante la situación. Pero eso no fue todo lo que sucedió. Sucede, que más tarde la señora se entera que, en realidad, su marido había fallecido el día anterior (no sabe precisar si 20 a 24 horas antes).

No sé cómo calificar el hecho. Ineptitud? Negligencia? Cada uno le encontrará la adecuada. Las excusas dadas fueron diversas: ‘La enfermera que llevó el cadáver a la morgue y se olvidó de avisar al médico de guardia…’ En rigor no importan las excusas, lo que alarma es que esto haya sucedido.

Imagino que estará en curso una investigación, para deslindar responsabilidades. Un sumario administrativo interno… Digo. Creo que debería hacerse…. Por ahora nadie dijo nada. Silencio de radio. ¿Lo pedirá la oposición?

Voy a otro tema.

¿Se cae la expropiación del predio de LOH? Huanguelén convulsionado

Esta semana no ha sido buena para Huanguelén, a la noticia de que fue denunciada por malos tratos la presidente de la Cooperadora del Hogar de Ancianos hacia los empleados se suma la noticia de que el municipio fue intimado por no pagar (en el expediente de la quiebra de la LOH) la suma comprometida al producirse la expropiación de los terrenos que fueran propiedad de la otrora pujante industria que supo ser un orgullo huanguelenense. La notificación llegó a mis manos por fruto del azar pero indica claramente que, de no abonarse la suma comprometida, la expropiación caería. ¿Habrá explicaciones? ¿La oposición las pedirá?

Por otro lado, respecto a lo sucedido en el Hogar de Ancianos de Huanguelén, donde tuvo que llamarse a asamblea para desplazar a la comisión que encabezaba la denunciada, la nueva comisión, descubrió (en un arqueo) que la institución debe alrededor de 4 millones de pesos. Una deuda importante y que merece toda la atención municipal dado que, si existiera voluntad, con certeza ‘se le encontraría la vuelta’ al problema que viene de larga data.

Arreglos que no son arreglos

Nuevamente me llegaron las quejas de los vecinos del barrio que circunda la intersección de la avenida Sixto Rodríguez con la calle Junín. Me había puesto contento porque hace unos días habían tapado el cráter que había desde hacía meses (presumiblemente el problema estaba solucionado) pero sigue perdiendo agua. ¿Qué es? ¿Impericia? ¿Ineptitud? ¿Indolencia? Elijan.

Otro tema sobre el que sigue discutiendo (a esta hora creo que es para distraer la atención) es sobre la construcción de la (nunca bien construida) nueva terminal de ómnibus. Ahora con más sobreprecios (según la oposición) aunque el oficialismo lo niegue.

Todo mal muchachos y cuando no hay guita se nota más.

Nuevo Día cumple 35 años

El próximo 16 de junio, Nuevo Día cumple sus 35 años de vida y, más allá de las restricciones que impone la cuarentena, como homenaje a quienes fueron sus fundadores y también para todas las personas que pasaron por Nuevo Día y que fueron parte del tránsito de estos largos años, Editará un suplemento especial que acompañará la edición del sábado 19 del corriente.

Se los recomiendo. Los hechos más salientes de la historia de Coronel Suárez con más el recuerdo de muchos de los que pasaron por el diario, el lector podrá verlo reflejado en las páginas de dicho suplemento.

Aunque hace pocos años que formo parte de los columnistas de Nuevo Día, me siento parte  de él y los lectores me lo hacen saber.

Felicitaciones a todos los que algo tuvieron que ver con esta historia que ya lleva impregnada en sus páginas estos 35 años.

Gracias a los que nos vienen acompañando.

Los dejo por hoy, nos volveremos a ver el próximo sábado, si Dios quiere. Chauuuu.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here