Ernesto el mosquetero

¡Hola! ¿Cómo andan? Se nos vino con todo el bicho. Suben los contagios y son más cada día.

Encima el gobierno empezó una discusión bastante pel… con la oposición (es como dijo Borges “no son ni buenos ni malos, son incorregibles”). Lo que sucede es que se pasan de mañeros en eso de echarles la culpa a otros. Ellos nunca fueron, siempre la culpa la tienen los otros.

Resulta que ahora están haciendo un escándalo bárbaro (que escuelas no, que escuelas sí, que me voy a la justicia, vos andá a la tuya que yo voy a la mía…) en fin, una vergüenza. Es buscar alguna manera de distraer la atención para que la gente se olvide que prometieron “millones” de vacunas y se quedaron ‘pedaleando en el aire’ por querer ‘hacer negocio’ con la pandemia.

Resulta que ahora, se nos viene la ‘maroma’ encima y hay que buscar a quién echarle la culpa.

Empezaron a restringir los horarios de comercio (para este sí, para este no, vos quédate en casa, vos podés salir. Que hasta las 20, después de ese horario el virus se levanta de su larga siesta y empieza a perseguir a la gente y se vuelve a guardar a las 6 de la mañana (los cazadores de liebre parecen ser los más perseguidos).

Déjense de joder, se les tendría que caer la cara de vergüenza. Si estuviéramos vacunados este despelote no estaría pasando. Miren que teníamos tiempo, pero no, siempre viendo en qué pueden sacar ventaja. Ahora están empezando a vacunar. Tarde. Encima, primero se vacunaron ellos, después a los amigos y punteros y el resto lo derivaron a las veterinarias…

  • Hola viejo, te estaba escuchando.
  • Hola Lauti ¿Cómo estás?
  • Bien, vengo de lo del abuelo. Lleno de trabajo en la tricicletería.
  • ¡No me digas! ¡Qué bueno! La pegó.
  • Si, después te cuento. Ahora decime, no entiendo eso de que habrían derivado vacunas a las veterinarias…
  • ¿No te enteraste?
  • Ni idea. Contame. ¿Para qué las vacunas en las veterinarias?
  • Para vacunar a los gatos ¿no viste la cantidad de fotos del ‘gaterío’ de los políticos?
  • Es verdad. Una vergüenza.
  • Es lo que yo venía comentando. Resulta que ahora les agarró el cagazo y están buscando a quién echarle la culpa.
  • Goëbels una carmelita descalza al lado de estos.
  • Y sí. Así estamos también.

¿Vuelven los retenes?

  • Me ibas a contar del abuelo Lauti…
  • Te decía que está lleno de laburo. Se ve que el que no se cae del triciclo, lo vuelca y el que no lo choca.
  • ¿Tanto?
  • Si viejo, ni te imaginás. Al que parece que le está encontrando la vuelta es al triciclo de ‘Maurito’.
  • ¿No me digas? ¿le hizo alguna adaptación?
  • Y… si. Primero le adaptó un cinturón de seguridad pero no anduvo bien.
  • ¿Qué, algún problema con los anclajes?
  • No el laburo le quedó bien, no se caía más…
  • No entiendo entonces.
  • Lo que pasa es que ahora cuando dobla se clava de cabeza, con cinturón y todo y es peor…
  • ¿Por?
  • Porque se queda enredado y no se puede levantar. Lo tienen que venir a auxiliar. Antes se levantaba solo.
  • Ahá ¿y entonces? ¿Qué tiene pensado?
  • Mirá viejo, me parece que lo que está probando puede llegar a andar.
  • ¡Qué bueno! ¿y qué está por adaptarle…?
  • Está probando de colocarle las rueditas de la bicicleta que yo tenía cuando era chico…
  • Ah… ¿Y funciona?
  • No sé, la semana que viene te cuento.
  • ¿Y qué otra cosa tenés del abuelo?
  • Está renegando con el tema de los retenes.
  • ¿No me digas que otra vez le pierde aceite el motor del Renault 12?
  • No viejo, es por los retenes que dijo el ‘Chiquito’ que quiere volver a poner en los accesos…
  • Que se deje de joder, no tenía sentido el año pasado, menos sentido tiene ahora que la circulación del virus es comunitario.
  • No sé, el abuelo está bastante caliente y piensa lo mismo que vos.
  • Seguro Lauti, la gente está podrida de boludeces. Dejémoslo ahí, la semana que viene la seguimos.
  • La seguimos la próxima.

Un tutorial reclama Salerno

Parece que la sesión del Concejo estuvo ‘picante’. Les cuento, al parecer piensan retomar la obra de la terminal de ómnibus (esa por la que ya pagaron más de lo construido, la que se cayeron dos vigas y no mataron a dos operarios solo porque Dios no lo quiso) y (como es de costumbre) parece que en algunos rubros existen algunos sobreprecios.

Ocurre que como Salerno es ingeniero, sabe cómo sacar los costos, y encontró varios ‘recovecos’ por donde (el cree) nos quieren ‘meter el perro’.

Ocurre que, tras una larga exposición, ‘Maurito’ lo quiso ‘chicanear’  (recién me entero de que lo ‘patearon’ a Rubén Garay de la comisión de Obras Públicas) diciendo que estaba haciendo un Show. Ahí fue donde Salerno se lamentó (le devolvió la chicana) de que lo hubieran sacado a Garay de la comisión ya que, según él (por Garay) le iba a enseñar. Nadie sabe qué es lo que le iba a enseñar. Nunca lo aclaró.

Cebollas para todos (y todas)

Gran despelote se armó por una negligencia (dicen que de Fuentes Lema). Les cuento: al parecer guardaron un camión cargado de cebollas en el depósito de la Cooperativa Mincay todo un fin de semana.

Como podrán imaginar, las cebollas hicieron su trabajo: parece que ‘aromatizaron’ todas las telas y las prendas que ya estaban confeccionadas para su envío. En resumen: todo el taller con olor a cebollas y encima es un olor difícil de disimular. Por más desodorante que le echen el ‘olor a cebolla’ no se va con nada.

La idea no hubiera estado mala si se trataba de aromatizar algún aceite de oliva o algunos Snack de arroz, algo que está muy en boga en este momento pero… ¿Telas? ¿ropas?  Nunca se me hubiera ocurrido. En una de esas se pone de moda y resulta ser un hallazgo fortuito… ¿Quién les dice? Por ahí dentro de un tiempo se impone la ‘moda cebolla’. Veremos. Si llega a suceder ‘no me dejen afuera’, miren que yo lo estoy promocionando.

Bueno, por hoy los dejo, si Dios quiere nos volveremos a encontrar la próxima semana.

Nos vemos… Chauuuuu.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here