Ernesto el mosquetero

¡Hola! ¿Cómo andan? ¿Yo? Observando cómo se van acomodando los pingos en las gateras.

Las encuestas (si de casualidad la embocan) le van dando mal al gobierno aunque, después de todas las payasadas que hemos visto en los últimos tiempos muchos (desde el propio gobierno) se preguntan ¿para qué…? ¿Para qué queremos una remontada? Si no hemos dejado estupidez por hacer.

La campaña se centra en intentar desprestigiarlo a Macri. Digo yo ¿no se habrán dado cuenta de que Macri no es candidato a nada? Y pregunto ¿alguien les cree? Piénsenlo.

 

Alberto el exhibicionista

 

Si pensáramos que los líderes de otros países no supieran quien es Alberto, lo que representa y no hubieran tenido la oportunidad de mantener contacto con otros argentinos de otro nivel, tendríamos que sentirnos avergonzados. Pero ¿saben qué? Conocen mejor lo que es la argentina, lo que es el peronismo y, fundamentalmente lo que es está degradada versión del peronismo que ha embocado, definitivamente, en el túnel de la decadencia total. Lo saben, y… menos mal. También saben que, afortunadamente, hay argentinos de mayor valía.

“No nos vamos a arrodillar ante el Fondo…” le escuchamos decir hace poco a Alberto. Y tenía razón. Lo demostró. No se arrodilló. Se arrastró.

Daba pena ver la desesperación que tenía por sacarse una foto con algún presidente o algún primer ministro. Además la imagen de ‘grasa’ que exhibió ante el mundo.

Anda circulando un meme (se los comparto) en el que están en la duda entre, ‘enseñarle protocolo o desparasitarlo’.

En resumen: dio una imagen tristísima y quedó evidenciada cuando habló ante la conferencia por el cambio climático (‘Más solo que loco malo’). Menos mal que la cumbre terminó y el mundo dio vuelta la página. Un mamarracho total, ni el Papa lo quiso recibir. Como dice un paisano de La Colina: “lo hicieron a un lao como chiripá p’a mear”.

Ahora hay que sentarse a esperar, con la certeza de que después de las elecciones esto no podrá seguir así y con la incógnita de hacia dónde enfilará este barrilete sin cola.

La pérdida de respeto que se ha autoinfringido Alberto es de tal magnitud que nada de lo que diga se lo toma en serio (les comparto otro meme de una madre que tuvo su séptimo hijo varón y no quiere que lo apadrine Alberto). Del ridículo no se vuelve. “Ah… pero Macri”

 

Un acto de desprendimiento

 

Lo que les voy a contar me lo dijo el ‘flaco’ Schmidt que, como ustedes saben, es un peronista desencantado. Pero en el fondo…

El ‘flaco’ me dijo que se enteró ‘de buena fuente’ (de la Fontana Di Trevi no debe ser porque Alberto por ahí no anduvo) que Cristina le anunció a sus íntimos que va a imitarlo a Milei. Que va a repartir su dieta (¿también su pensión y el retroactivo?) entre los jubilados porque (igual que Luis Brandoni en “Esperando la Carroza”) siente pena por los más necesitados. Por los que viven en la miseria.

La cosa sería más o menos así: Cristina armaría una especie de Feedlot y en el comedero echaría todos los meses sus dos pensiones y el retroactivo que el Anses le va a pagar y con eso piensa purgar una parte de sus pecados. De ahí sacarían unos mangos los jubilados.

Hace esto porque parece que desde hace algún tiempo la conciencia le remuerde, y como ve que ni el Papa le atiende el teléfono, quiere comprarse un pedazo de cielo acá en la tierra. Para mí es poco, el resto de la guita y los bienes no los piensa tocar.

Esto yo no sé si es cierto. El ‘flaco’ me lo asegura.

 

Moccero apuntalando a Flavio Diez (¿el candidato no es ‘Glostora’ Carbini?

 

La campaña viene tocando a su fin y se nota una sensación de knock out. Un ‘olor a calas’, diría. Unas ganas de ‘tirar la toalla’.

Flavio le pone garra pero está ‘remando en dulce de leche’. No dice nada pero se nota. A Carbini no se le conoce la voz, mucho menos qué es lo que piensa (algunos ponen en duda de que piense realmente), y desde el gobierno comunal tiene menos respaldo que una cama turca.

(Si me apuran, yo no lo dije) hay muchas especulaciones, a Juntos le auguran cinco concejales (los más optimistas hablan de seis) 2 a Flavio y uno… Pónganle nombre ustedes.

¿De dónde surgen estas especulaciones? No habría muchas razones para que Juntos no repita (o quizá mejore) los resultados de las PASO.

La suma de los votos de la interna entre Moccero (perdón, Carbini) y Diez difícilmente se concrete porque hubo votos de Juntos que fueron a Flavio Diez (para encarajinarlo a Ricardo) y los Mocceristas no quieren saber nada con cualquier cosa que tenga olor a Cámpora. ¿Adónde irán esos votos? Nadie lo sabe. Algunos especulan con que algunas conversaciones con un tercero en discordia hubo. Yo no lo sé y, si me apuran (como dije al comienzo) “yo no lo dije”.

 

¡A los botes!

 

Como aventuré la semana pasada: “hay una diáspora en puerta”. Muchos aseguran que están esperando el pitazo final de las elecciones del 14 para anotarse en el libro de pases.

Sin embargo hay algunos pases que en los hechos ya se están produciendo, aún antes de las elecciones. En la Pampa (siempre ganó el peronismo) ‘el viento viene soplando del lado de la puerta’ y parece que después de las PASO – que ganó Juntos- algunas puertas se empezaron a cerrar y algunos empezaron a ingresar por la puerta de servicio (desde el peronismo a Juntos).

Concretamente, el ex gobernador Verna, ya, en forma directa, está mandando a votar a sus fieles por Juntos. Está absolutamente blanqueada la situación, a tal punto que el actual gobernador pega unos saltos como si estuviera caminado descalzo sobre las brasas. Ahí se eligen senadores. Un grano para Cristina. También la intendente de Gral. Pico pegó el portazo y se fue a su casa.

Ah… Casi se me olvida, hablando de viento en la Pampa ¿vieron que el fin de semana pasado hubo un tormentón que hizo estragos? Volaron techos, tumbaron silos… Bueno, hablé con Vicente (mi hermano) y me contó que se había ido hasta Guatraché (a la colonia menonita). Resulta que se le hizo un poco tarde y arrancó a la ‘nochecita’ para Alpachiri con su Chevrolet Apache modelo ’60. “Iba medio ‘fuertón’ (50/60 km) y de pronto empezó a soplar un viento de frente terrible. Iba con las luces bajas, por la tierra. En una de esas me quedé a oscuras” me iba contando Vicente. ¿Qué pasó? Le pregunté. “Era tan fuerte el viento que me echaba la luz para atrás. Iba más rápido la Apache que la luz de la camioneta…” Lo dejé ahí nomás y le colgué, ustedes si quieren creerle háganlo, yo solo transmito.

Bueno, por hoy los dejo. Veremos el próximo sábado qué pasa. Nos vemos. Chauuuu…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here