En el Día del Profesor Viviana Naumik “La enseñanza, que debiera ser prioritaria, está al final de la escalera”

Quien fuera hasta hace poco vicedirectora de la Escuela Agropecuaria, habló de su retiro, por considerar que “estoy fuera de época”. Aseguró que los esfuerzos por la inclusión, que dijo apoya sin restricciones ha perdido de vista la educación que debiera ser prioritaria. No tenía planeado ser docente pero dijo: “Fue la mejor decisión de me vida”

 

“Entrar en la docencia fue la mejor decisión de mi vida”, afirmó Viviana Naumik quien recientemente se jubiló luego de más de 25 años en la docencia, lugar al que llegó por circunstancias de la vida, un poco impulsada por su madre que era auxiliar en el entonces Departamento de Aplicación hoy Escuela Primaria N° 46, que funciona en el edificio de la calle Avellaneda en la Unidad Académica Julio César Lovecchio.

Vale acotar que el pasado sábado 17 fue el día del Profesor y es por ello que este medio la entrevistó para que de su testimonio, luego de estar 26 enseñando informática. Cabe apuntar además que el día se estableció en homenaje a José Manuel Estrada un profesor en el siglo XIX y cuya semblanza se publica en esta misma edición de Nuevo Día

Viviana Naumik estudió en la Plata una carrera de informática y cuando llegó a esta ciudad ingresó a trabajar en varias oficinas en las que podía desarrollar su especialidad pero al cabo, la insistencia de su madre y al fin tal vez la necesidad de un trabajo más estable, la llevó a ocupar un cargo en la Escuela Media N° 1 para enseñar informática en 1996 y desde entonces hasta el momento de su reciente retiro se desempeñó como profesora.

En esa Escuela se despeñó 16 años, luego pasó a la Escuela Agropecuaria donde se desempeñó como Jefa del Departamento de Informática, en paralelo con su cargo de vicedirectora, la que llegó hace algunos años.

“En realidad cuando estudié no lo hice pensando en ser docente, un poco por insistencia de mi madre me anoté en la Escuela Media y surgió una vacante y no dejé la docencia hasta que me jubilé”, relató Viviana Naumik. “Cuando comencé me di cuenta que la docencia me gustaba más de lo que pensaba. Me gustaba estar con los chicos y más en el área de tecnología, algo novedoso para aquella época”.

 

Años luz

 

“Con este tema la evolución ha sido tan grande que por más que uno trate de estar al día, siempre se está unos pasos más atrás, además uno como profesor tiene la tecnología pero los chicos no, porque las escuelas públicas vienen a años luz, en todo lo que tiene que ver con la tecnología ”, comentó la profesora. “Siempre traté de enseñar lo último, pero por esa circunstancia de no tener el medio tecnológico es como querer enseñar a manejar pero sin subirse a un auto. Eso hace que sea complicado”.

“Los chicos aprenden fácil, porque ellos son nativo digitales, es decir nacieron con la tecnología”, aseguró la docente. “Tuve la fortuna de enseñar en una escuela para adultos y en consecuencia convivían chicos de 17 años sentados a lado de personas que superaban los cincuenta años.  Se daba que el adulto tenía miedo de tocar algo y descomponer la computadora, en tanto que los chicos si bien estaban empapados de tecnología, le apuntaban más a las redes sociales y eso no es darle el uso que merecería para el lado de la educación. En tanto el adulto es mucho más responsable, ya que al tener miedo es más precavido”

“Los chicos tal vez muy duchos en redes sociales, si se les pide hacer un curriculum, no tienen idea de por dónde empezar”, apuntó Naumik.

 

El celular

¿Cómo se incorpora el teléfono celular a la enseñanza de la tecnología?

Es una herramienta útil, siempre y cuando se use a consciencia. Para buscar contenidos es muy útil, pero por otro lado copiar y pegar es muy, pero cuando se les pide que hablen sobre lo que presentan no saben de qué se trata. Eso va en detrimento de las bibliotecas y en el trabajo de investigación. Ya que por allí copian y pegan diez páginas de Wikipedia. Al ser tan fácil adquirir ese conocimiento, se saltan etapas, se pierde de vista investigar, leer, resumir y aprender a redactar. Facilita tanto que el chico pierde la capacidad de razonar. Al tener el resultado hecho se pierde el proceso que hay en el medio.

Aparecen con un trabajo de 50 páginas para leer y a poco que se las lea se encuentra que tiene hasta las reseñas de Wikipedia que ni siquiera se tomaron el trabajo de recortar, o que el mismo trabajo lo tienen diez chicos distintos.

No se copiaron, pero todos acceden a la misma información y en eso debe jugar la astucia del docente para  revertir y que no se trate de conseguir información abrumadora si no hablar de lo más relevante.

Son tiempos difíciles en la educación. Es un tema muy complicado porque la escuela en su afán de inclusión ha generado el facilismo y esto se ve luego en el nivel de educación que tienen los chicos. Tenemos quejas permanentes de que hay chicos que no tienen comprensión lectora. Llegan al secundario apenas sabiendo escribir. Son todas deficiencias que todos sabemos y que todos criticamos pero que se siguen tapando cada vez más.

 

Fuera de época

¿Cómo ha visto esta evolución tan veloz?

A decir verdad mi decisión tan brusca de jubilarme  fue porque sentí que yo estaba fuera de época. Entendí que tengo valores y principios que no pasan de moda y no cambian, Tales como el respeto la responsabilidad, el compromiso… No sólo de los alumnos sino que también de los docentes. A muchos les falta ponerse la camiseta.

Cuando ingresé a la docencia nos decían que el sábado teníamos que estar en algún acontecimiento especial y allí estábamos toda la escuela a la par de los padres y hoy si ni se da algo a cambio el docente no va porque no le corresponde y porque también hay una cuestión de seguro que si le pasa algo no tiene cobertura.

Entonces hay un enjambre entre los vacíos legales y lo que exige la educación y lo que por otro lado da el estatuto del docente como derecho.  Es difícil de manejar y entonces decidí jubilarme para no estar fuera de época y por mi salud. Me dije es tiempo de que venga alguien que acepte esos cambios… como todo, los ciclos se cumplen.

Entiendo que los tiempos cambian entiendo que la inclusión es fundamental, que hay que terminar con la violencia, la falta de respeto, pero está faltando el eje principal que es la enseñanza en la casa. La Escuela esta cumpliendo funciones de hogar y lo fundamental que es la enseñanza, que debiera ser prioritaria, está al final de la escalera. A esto hay que sumarle que los sueldos de los docentes no sean los que deben de ser y por ello deben correr de escuela en escuela para sumar horas. No debiera ser así porque son humanos y no les da la vida para marchar en ese tren

Vale señalar finalmente que Viviana Naumik además de los cargos que tuvo en la Escuela Agropecuaria hasta el momento de la jubilación y de la Escuela Media N| 1 donde se inició, tuvo pasos por el Instituto de Formación Docente N° 48, por el  Colegio Nacional, por la Escuela de El Relincho.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here