El periodismo despide a una gran aliada: Elsa Courtet de Diario EL ARGENTINO

Una vida humana siempre es inasible, por eso toda biografía será incompleta por más sumatoria de fechas, nombres y datos que se aporten. Desde Nuevo Día, lamentamos el fallecimiento, y elevamos una oración para su eterno descanso. Nos quedará el eterno recuerdo de una entrañable colega. 

 

En el caso de Elsa Courtet –quien ejerció la dirección y gerencia del diario EL ARGENTINO de Gualeguaychú- se cumple ese prodigio donde las palabras son insuficientes para un testimonio de vida que ha sido impar en la historia del periodismo entrerriano y en la vida cultural de la ciudad.

Hoy, cuando el almanaque anuncia el 6 de diciembre de 2021, falleció Elsa Courtet y con ella se agiganta un valioso aporte a la cultura en general, pero especialmente a la circulación de ideas, la pluralidad de las perspectivas y como ella misma solía expresar: “Ejercer de manera generosa el tender la mano para salir juntos a cualquier dificultad”. “Consolidar la libertad de expresión, adecuarnos a la tecnología y responder a la comunidad”. Y no olvidar “que la prensa es la fuente documental para la recreación de la historia, y poner luz donde hay sombras”.

Su vida fue pródiga en la fundación de una familia, pero también en el ejercicio de la conducción empresaria en el diario EL ARGENTINO (su otro hogar); y siempre con un modo afable, pedagógico, con una gran capacidad de escucha y un compromiso caritativo donde nadie podría sentirse solo ante sus dificultades.

En la conducción periodística nunca fue autoritaria, todo lo contrario: abrevó siempre en el ejercicio del diálogo porque privilegiaba la cultura del encuentro.

Hija de don Agustín Courtet y de Amalia Romanín, desde su más temprana juventud vivió los desafíos permanentes que implica llevar adelante una empresa como la del diario EL ARGENTINO; hoy ya centenario y donde siempre fue innegociable su legado: “La defensa del interés general”.

Elsa Courtet ha sido una activa integrante de muchas instituciones vinculadas con la defensa de la libertad de expresión: “A más libertad, más responsabilidad”, era su constante prédica, junto a la enseñanza bíblica que ilustra que “solo la verdad nos hace libres”.

Integró de manera comprometida instituciones clave para la tutela del ejercicio periodístico como la Asociación de Diarios Entrerrianos (ADDE), la Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que fueron depositarios de su compromiso con el semejante.

Para quienes la conocieron de manera más personal, lamentarán su ausencia y valorarán su lealtad. Para quienes la percibieron en la vida en sociedad, lamentarán que se haya ido una mujer tenaz y que supo anticiparse a su tiempo. Para quienes la conocimos en la conducción de equipos periodísticos, sabemos que se ha ido una mujer capaz pero fundamentalmente generosa con el saber, inteligente pero también sabia, con una gran sensibilidad por el semejante como sólo lo pueden expresar las personas buenas; que perciben al amor y a la esperanza y dan testimonio de vida de ello. Por eso, seres como Elsa no mueren, siempre serán parte de la memoria de alguien.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here