El Ministerio de Agricultura sería para un dirigente muy vinculado a Gildo Insfrán

Se trata de Luis Basterra. Lo habría decidido Cristina Kirchner, quien considera al gobernador formoseño como a un aliado incondicional. El campo pondera el sentido común del casi seguro funcionario.

Cuentan que Cristina Kirchner comenzó a tomarse en serio al actual Ministerio de Agricultura hace pocas semanas y que habló con su aliado incondicional, el gobernador de Formosa Gildo Insfrán​. De esas conversaciones habría surgido la elección del ex ministro de Producción en Formosa, Luis Basterra como el próximo ministro del área.

Ingeniero agrónomo de profesión y ex vice presidente del INTA, en los últimos años, Basterra se desempeñó en la Cámara de Diputados y hasta renovó su banca por otros cuatro años en las pasadas elecciones de octubre. Quienes lo conocen bien, destacan su calidad técnica que “es superada por sus atributos políticos”, según deslizan. Hasta el miércoles a la noche, Alberto Fernández​ no lo había confirmado oficialmente, aunque se daba por hecho.

En el camino habrían quedado varios candidatos como el economista del Inta, Gabriel Delgado, Roberto Urquía, el principal accionista de Aceitera General Deheza, promovido por Alberto Fernández y el patagónico Carlos Milicevic, que trabajó con Carlos Cheppi, el ex embajador en Venezuela y gestor de varios negocios en tiempos de la “embajada paralela” cuando Hugo Chavez era el presidente.

Del lado de las entidades del campo ponderan el sentido común de Basterra ganado cuando estuvo al frente de la Comisión de Agricultura en Diputados.

“Notamos una distancia sideral entre sus posturas cuando defendía a rajatabla la resolución 125 y la suba de las retenciones en plena pelea en 2008 a lo que fue después como legislador”, señaló un directivo de la Sociedad Rural pidiendo el off the record para no generar tensiones internas en la entidad.

Entre ellas, la más importante es la de Agricultura, Ganadería y Pesca. A ese puesto iría Delgado, al que se lo daba como el ministro. El propio Delgado estuvo reunido con las entidades, acompañó a Alberto Fernández a varios de esos encuentros.

Para algunos, el hecho de que sea hermano del fiscal Federico Delgado -un crítico del sistema judicial- le habría jugado en contra. Otros sostienen que Delgado es un buen técnico pero le falta densidad política. Sería la segunda vez que Delgado queda fuera de un cargo de primer orden. Cuando era candidato a gobernador, Aníbal Fernández le había prometido la presidencia del Banco Provincia.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here