El Área de Políticas de Género y un trabajo incansable

La licenciada en Trabajo Social Nerina Guarnieri, junto a la abogada Soledad Schwerdt, son integrantes del equipo del área municipal de políticas de género y hablaron con Nuevo Día sobre cómo ha resultado todo el trabajo en pandemia, la acertada vinculación de la virtualidad en el área, como es el proceso legal realizada la denuncia, la creación de diferentes políticas de género y más.

En primer término, Nerina se refirió al trabajo que realizaron los primeros meses de la pandemia  “Nosotros más allá de que empezamos a trabajar desde nuestras casa, la realidad es que teníamos un ritmo igual que en la oficina y en algunos momentos la demanda se acrecentó bastante. Por ahí a pesar de que era una época donde muchas mujeres estaban separadas de sus parejas, familiares o amigos, por esta misma situación de violencia. También terminaron en un aislamiento por el decreto presidencial de aquel momento en función de la pandemia del covid”.

En este contexto, siguió “Más allá de eso, estábamos trabajando en un sector y nos tuvimos que mudar, pero no fue de una forma ágil. En tanto los primeros momentos no teníamos un lugar físico, pero de todas maneras se utilizó el teletrabajo, donde las denuncias en los primeros tres meses aminoraron, no obstante habían más consultas y se brindaba más contención de manera telefónica”.

Una vez que fueron pasando los meses del 2020, la Licenciada explicó que se continuó de forma presencial en conjunto de todos los protocolos.

A la vez explicó y relacionó lo que fue el aislamiento con relación a la atención que deben tener desde el área “La complejidad del trabajo en violencia de genero también tiene que ver con que la mayoría de las situaciones que se denuncia, tienen que ver con situaciones dentro del ámbito de una pareja o dentro de lo domestico y es por eso que es tan importante mencionar la situación del aislamiento físico, además del aislamiento simbólico que atravesaron las mujeres o personas, dentro de este contexto”.

Por su parte, Soledad Schwerdt, abogada e integrante del área contó que a pesar de trabajar desde su casa, hubieron ciertas mejoras dentro del sistema, que hizo que como área puedan estar más presentes “Lo más difícil para la mujer es hacer la denuncia, entonces también se habilitaron desde el Ministerio, para que la denuncia se pueda realizar por teléfono, vía llamado o mandando un whatsapp porque en ese momento era más complicado salir de su casa para llevar a cabo la denuncia”.

También explicó que en ese tiempo pasó que mujeres han tenido que regresar a lugares donde estaba su familia de origen o hacer algún tipo de traslado por contexto particular “Nos ha pasado de personas que se han ido a otras provincias inclusive”, expresó.

La abogada contó que en medio de todo esto tuvieron que atender de forma presencia a casos excepcionales “En ese momento estábamos todo el día atendiendo diferentes situaciones porque lo que pasa que el teletrabajo es un poco eso, ya que no cortas nunca con la situación y en la gran mayoría de los casos trabajamos con nuestros teléfonos particulares. No obstante el trabajo del teletrabajo, nos pasó en situaciones donde nosotros si tuvimos que salir a atender ocasiones excepcionales y tuvimos que adaptar una oficina con protocolo para poder atender estas situaciones”.

En concordancia, Guarnieri contó que en esos meses buscaron mantener, con diferentes métodos, un constante contacto con la sociedad “En los momentos donde hacíamos el trabajo desde nuestro domicilio, utilizamos todo nuestro tiempo para estar en constante contacto con la población, que de una manera reflejaba lo demasiado implicadas que estábamos en la realidad cotidiana y es por eso que decidimos reorganizar algunas cosas”.

“Todo esto pensando a lo que fueron esos meses de cuarentena fuerte, ya que después una vez que nos instalamos en este edificio (Sarmiento 77), empezamos a acomodar esta nueva estructura, donde ya el trabajo volvió a ser el mismo y tuvimos que tomar recaudos como trabajar en burbujas para que no esté concentrado todo el personal del equipo”, agregó.

“La virtualidad llegó para quedarse”

De esta forma se expresaron ambas integrantes del Área de Genero, en cuanto a que todo el aprendizaje y las nuevas herramientas que se presentaron, ayudaron a que se pueda tener un diálogo constante con las autoridades, lo que generó que puedan dar una mejor respuesta a todos.

“Ahora existen nuevas herramientas, ya que hay otro marco institucional desde Nación y Provincia, que permite tener otro tipo de respuestas a través de programas, los cuales tienen que ver con acompañar y formar parte de las distintas problemáticas dentro del marco de la pandemia”, señaló la Licenciada.

Además, gracias a estas nuevas herramientas hay un diálogo constante entre el área municipal y Provincia como Nación “No hay que dejar de decir que el Ministerio provincial, con quien tenemos dialogo prácticamente a diario, nos permite dar respuesta  a la población y eso dentro de todo este marco es muy importante mencionarlo, ya que hoy no trabajamos en soledad o solamente a nivel local, sino que estamos articulando acciones permanentemente con Provincia”.

En tanto, Soledad expresó que estos cambios se dieron para bien “Justamente la virtualidad permitió acercarnos al Ministerio, que muchas parece que está lejos, en La Plata, pero gracias a todo esto cambio un poco eso, ya que antes se ubicaban dentro de una lejanía geográfica, donde uno tenía que viajar y mismo pasaba con las capacitaciones o actualizaciones. Entonces todo esto permitió estar en diálogo permanente  con organismos o con gente que por ahí podemos operar de manera muy asidua”.

35

Son las denuncias de violencia promedio, que se realizan por mes en nuestro distrito

De esta forma, todos los procesos legales fueron más agiles “De hecho todo este trabajo no se modificó a un punto que en el Juzgado de Paz o en Fiscalía antes se hacía todo por papel y desde que se utilizó el formato virtual, se vio un gran adelanto porque en todo este tiempo no hubo una medida cautelar que se haya dejado de sacar por poder acercarse, siendo que se hizo todo virtual. Si se ingresaba la denuncia, el juzgado de paz mandaba la medida cautelar, nos pedía informes a nosotros y generaba que todo este tratamiento sea muy ágil”.

Además, Nerina explicó que el haber ganado velocidad a la hora de actuar, era justamente lo que necesitaba el área “La mejoras llegaron para quedarse porque son modalidades que nos terminaron resultando más prácticas para todo este trabajo, que justamente en esta problemática que es totalmente necesaria que se trabaje con velocidad, teniendo en cuenta que una situación como estas, la respuesta tiene que estar para ayer”.

A la hora de hablar de cuanto han ido modificándose la cantidad de denuncias desde que comenzó la pandemia a todo este tiempo, Soledad  expresó “En los primeros dos meses de pandemia, las denuncias bajaron a 20, pero aumentaron la cantidad de consultas y acompañamiento de forma telefónica por parte del equipo”.

“Hoy estamos hablando de un total de 35 denuncias por violencia promedio por mes, hablando de las denuncias que llegan a través de la Comisaria de la Mujer y la Familia, pero después hay una multiplicidad de situaciones que no llegan a constituirse en una denuncia formal, pero que también es una persona que está atravesando situaciones por violencia de género. Entonces los datos estadísticos solo pueden brindar información mediante a una denuncia, donde a nosotros nos pasa con mujeres que quizás estamos mucho tiempo trabajando la situación hasta que pueden llegar a hacer la denuncia, es decir, no la dejamos de acompañar hasta que esté preparada para hacerlo”, agregó.

El equipo

El área municipal de políticas de género cuenta con 4 trabajadoras sociales, los cuales 3 trabajan de lleno en el área, mientras que una se desempeña en exclusiva en la Casa de la Mujer. También cuentan con dos psicólogas y una abogada.

A la hora de hablar de cómo funcionan cada rama del área “Cada disciplina tiene funciones específicas, aunque trabajamos de forma interdisciplinaria, en conjunto con otros organismos como la Comisaria de la Mujer, Juzgado de Paz, Comisaria Comunal, PCR local, etc. En tanto, el servicio local de promoción y protección de los derechos del niño tiene una comunicación directa con nuestro área porque indescriptiblemente muchas mujeres denunciantes presentan situaciones de violencia o disputa de sus hijos, así que tenemos que estar en permanente comunicación”, destacó Schwerdt.

Por su parte, la Lic. en trabajo social destacó que no solo su área trabajo constantemente en todo este tiempo, sino que todas las rama de Desarrollo Social lo hicieron a la vez “También tenemos un dialogo constante con el Área de Comunidad, donde justamente hay que destacar que ese sector nunca paró de trabajar en pandemia y es importante que se sepa porque pertenecemos todos a la misma estructura de Desarrollo Social y justamente el área mencionada siempre siguió atendiendo en lo que es asistencia”.

“Entonces a pesar de que por un tiempo todo esto no fue presencial, la población que siempre requirió atención, tuvo la respuesta necesaria”, agregó.

El área municipal de políticas de género cuenta con 4 trabajadoras sociales, los cuales 3 trabajan de lleno en el área, mientras que una se desempeña en exclusiva en la Casa de la Mujer. También cuentan con dos psicólogas y una abogada.

A todo esto Soledad señaló que dedicaron todo su tiempo a seguir trabajando, en la modalidad que fuese “No sé si diría que no fue una atención de forma presencial, ya que cuando nos requerían nos trasladamos para dar asistencia, además dentro del punto de vista siempre fuimos servicio esencial, por lo que nos habilitaban, de cierta manera, a dar otro tipo de asistencia, además del teletrabajo, si es que la situación lo requiriera”

Siguió explicando “Cada profesional acompañó desde su disciplina, por ejemplo la psicóloga brinda tratamientos gratuitos. Además se brinda acompañamientos de forma económicos, familiares, gestiones de botones antipánicos, presentaciones a nivel judicial, ya sea con trabajo de fiscalía o juzgado”.

El proceso legal

En una situación de violencia, todo cambia cuando se radica la denuncia, en cuanto al tratamiento y al acompañamiento, es decir comienza otro proceso. A todo esto la abogada explicó de que se trata “Una vez que ya se pasa a lo legal, se podría decir que termina por un lado el proceso de la violencia dentro de su casa con la pareja o la persona que vulnera su integridad, pero después comienza el proceso legal, donde es fundamental el rol del Estado como de las personas que la atienden y muchas veces ahí aparece este miedo de no poder encontrar esa respuesta que se busca”.

Continuó “Muchas veces cuando está la denuncia hecha aparecen diferentes interrogantes como ¿Está bien que haya hecho la denuncia? o ¿Tendrá alguna consecuencia lo que estoy haciendo?, que son muchas preguntas que empiezan a surgir y ahí es fundamental el acompañamiento de la justicia, que debe mirar con perspectiva de género”.

Al ser consultadas si realmente la justicia ha avanzado a la hora de juzgar los casos de perspectiva de género, ambas respondieron “Está en revisión el acompañamiento de que la justicia aborde esta temática, donde vemos algunos avances, tal vez lentos, pero vemos que hay algunas modificaciones, donde hay leyes que hoy obligan a capacitarse y a incorporar esta mirada de perspectiva de género”.

“También el hecho de tener la comunicación con el Juzgado de Paz, nos permite de alguna manera a nosotras ser las portavoces de las mujeres denunciantes porque nosotros evaluamos, acompañamos y el juez brinda una escucha que nos permite plasmar que hay una situación de violencia de género que merece ser acompañada”, agregó la trabajadora social.

La abogada Soledad Schwerdt, y la licenciada en Trabajo Social Nerina Guarnieri ambas integrantes del Área de Políticas de Género)

Soledad explicó que justamente el momento que la denuncia pasa al plano judicial, es el momento más difícil para la mujer “El Juzgado de Paz te brinda la cautelar en el momento, pero después del lado penal es por ahí una mirada más compleja. Hoy lo que se busca es que estos dos proceso no se contrapongan y que todo concluya a favor de la mujer o la persona denunciante”.

Casa de la mujer

La Casa de la Mujer La Casa de la Mujer estaba ubicada al lado de las oficinas de Desarrollo Social, que en su momento ocupaban la Manzana Sanitaria- pero en ese tiempo estuvo sujeta a la ocupación por parte del equipo de salud, ante la posibilidad de presentarse casos de COVID-19 y necesitar poner camas para alojar a personas contagiadas. Hoy sigue funcionando, pese a que en su momento, esa situación generó una problemática

“Nunca se dejó de dar respuesta para todos los casos que nosotros tuvimos, si bien la casa de la mujer se mudó, siempre tuvimos un lugar hasta poder establecernos porque no era fácil poner una casa en condiciones”, expresó la abogada.

A su vez, la trabajadora social explicó lo sucedido en su momento y que hoy se está trabajando para que la Casa de la Mujer tenga su espacio propio “Lo que había sucedido en esa coyuntura puntual, tenía que ver con toda una situación institucional que estábamos atravesando como Área, pero en aquel momento fue una problemática porque formaba parte de todo el traslado del equipo a otra dependencia y pertenecía a todo un grupo de cambios. Hoy por hoy hay un proyecto propio para que la casa de la mujer tenga su lugar propio”.

“La idea es construir en un terreno que es del Municipio para que quede en ese lugar,  donde a través de la acompañamiento del ministerio provincial se está avanzando. La realidad es que es un proyecto que ya tiene sus avances, pero faltan detalles a concluir”, explicó Guarnieri.

Crecimiento de políticas de género

Algo que destacaron ambas integrantes del Área municipal de Políticas de Género fue que justo en este último año y medio rodeados de la pandemia, fue un tiempo que se utilizó para la creación y aplicación de nuevas políticas con relación a la perspectiva de género.

“Si hoy hablamos de nuevas problemáticas, tenemos que señalar que tiene que ver con nuevas perspectivas de trabajo, donde tal vez la pandemia vino a visibilizar algunas cuestiones como  la necesidad de la población no binaria, LGBT para que puedan ingresar a un empleo formal y además todo estas nuevas políticas permitió evidenciar que existen desigualdades”, señaló Schwerdt.

Por su parte, Nerina explicó que ahora será un momento de trabajo para lograr capacitar y concientizar a la sociedad, en base a estas políticas “Para que todas las normas tengan su gran implementación tiene que tener una convicción de las situaciones, por parte del Estado, sobre la sociedad civil. Si bien lo más importante es que el Estado determine que estas cosas deben cumplirse, también es ardua la tarea de concientización y capacitación para que todos los organismos entiendan que una persona tiene que estar incorporada”.

Por último, Soledad manifestó que llevará tiempo ver los cambios en la sociedad, teniendo en cuenta que estos recién comienzan “Estamos en un momento de grandes cambios, que obviamente van a llevar tiempo, donde me parece que hay muchas de estas políticas que no vamos a llegar a ver, pero si muchas cosas se observan diferentes”.

A su vez la trabajadora social destacó que sin dudas la educación sexual integral (ESI), ha tenido un rol fundamental en todos estos cambios “Tiene que ver, que a partir de las más temprana edad que un niño accede a la educación, pueda empezar a incorporar esto de la no discriminación y esto va a hacer que las nuevas generaciones crezcan con otra mirada”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here