Dos profesionales de la ciudad imputadas en un juicio por mala praxis

La médica Amalia Kirchheim y su asistente Ana Paula Beck, están imputadas por “no cumplir con el deber de cuidado” al anestesiar a una paciente que se sometía a una cirugía de vesícula, previamente programada.

El juicio oral y público por presunta mala praxis sufrida por la paciente María Susana González, el pasado 3 de enero de 2012 en el Hospital Municipal “Dr. Raúl A. Caccavo”, dio inicio el pasado lunes 4 de noviembre en el Juzgado Correccional N° 4 de la ciudad de Bahía Blanca -ubicado en av. Colón 46, piso 5°- a cargo de la dra. María Laura Pinto de Almeida Castro.

El hecho por el que se imputa a las dos profesionales de la salud, ocurrió cuando la paciente se sometía al proceso de anestesia previo a una intervención quirúrgica. En palabras del fiscal Sebastián Foglia, ambas son acusadas de que, ante dificultades en la maniobra de intubación traqueal, “no actuar con la pericia necesaria” para lograr mantener la ventilación de las vías aéreas y la oxigenación de la víctima.

La consecuencia de los sucesos ocurridos dentro del quirófano N° 1 del Hospital Municipal, fueron de gravedad para la paciente que sufrió una “encefalopatía hipóxica, con severos daños a su salud como invalidez, imposibilidad de caminar y hablar y pérdida de la visión, lo que le generó dependencia total para las actividades básicas de su vida diaria”.

Por tales motivos, González debió ser intervenida en sucesivas oportunidades, en una clínica de Mar del Plata así como en el Hospital Español de Bahía Blanca para someterse a la colocación de una bomba de infusión de Baclofeno, un botón gástrico y un catéter en la espalda. Además, atravesó un tratamiento de rehabilitación en el Instituto de Rehabilitación Integral (IREL), aunque sin resultados satisfactorios.

Días de debate

En el día lunes 4 de noviembre pasado, dieron inicio los debates que se desarrollarán durante los próximos tres días, con testimonios y pruebas que serán presentadas con el propósito de obtener respuestas claras para la afectada.

En comunicación con Nuevo Día, Mauricio Heinrich, abogado de María Susana González -junto a Ignacio Sáez- contó: “Se terminó la primera jornada de debate oral y público que comenzó 9:30 y se prolongó hasta las 16:30. Probablemente las próximas jornadas sean del mismo tenor, ya que han venido a declarar varios testigos, entre ellos médicos, enfermeras y familiares de María Susana González”.

Las expectativas, tanto de los abogados como de la familia de la víctima, son altas pero deben mantener la calma y ansiedad hasta el final del debate, dado que deben considerarse –uno a uno- los testimonios de los distintos intervinientes en el juicio. “Se ha hecho además, una video conferencia con el Dr. Héctor Papagni que es un perito anestesiólogo del cuerpo médico forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por lo tanto la jornada ha sido bastante extensa pero con buenos frutos” aseguró Heinrich.

En lo que fue la primera jornada del juicio oral y público, se trató de determinar cuál ha sido la falla concreta o la conducta precisa en cuánto a un error u omisión que derivó en ésta situación “y más en particular, lo que sería la etapa de anestesia, ya que la cirugía no pudo darse y ni siquiera iniciarse la operación de vesícula que estaba programada, el día 3 de enero de 2012” agregó el abogado.

Si bien se entiende que la falla fue propia de la etapa de la anestesia -por eso, al día de la fecha, están imputadas la técnica y la anestesista- “algunos testigos son más reticentes, médicos que han estado ahí mismo, en el quirófano, y esperaremos que  haya mayor precisión” aseguró Heinrich y agregó: “hablo de mayor precisión porque, si bien es claro que lo que es materia de anestesia es una incumbencia de la anestesióloga, difícilmente se le pueda achacar a un cirujano una acción u omisión en esa materia y además, por jurisprudencia, está debatido porque es propio de la anestesista”.

En tanto, González está siendo acompañada por su familia, desde el primer día. Una de sus hijas, Maira Graff aseguró que “nuestra expectativa es que se haga justicia pero hay gente que está del lado de la anestesista  y declaran a favor de ella. Mi mamá quedó cuadripléjica y ciega y ellos no saben explicar qué pasó. Una vergüenza, la gente”.

Claro que las expectativas respecto a la resolución final del caso son altas, “desde el punto de vista jurídico porque son el primer paso, el correccional, en el cual va a haber una  sentencia a darse en los próximos  diez días y será una primera instancia porque  seguramente, sea cual fuere la resolución, será material de apelación” aseguró Mauricio Heinrich.

Los objetivos de estas jornadas son demostrar y comprender qué pasó ante la praxis, y en qué momento ha acaecido la misma. Sobre el cierre de la primera jornada, que se extendió hasta las 16.30, Heinrich reflexionó: “creo que la familia hoy se ha ido conforme. Ha sido un debate bastante amplio y con precisiones técnicas desde el punto de vista médico, del cual uno se tiene que empapar y tiene que saber dónde determinar la circunstancia. También hemos tenido la presencia de Susana y así será el día miércoles que es día de alegato y ya pasará a resolución” y concluyó asegurando: “esperemos y es el deseo de todos, poder determinar qué es lo que efectivamente pasó adentro del quirófano”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here