Día de la madre y de la familia

Como se pide

En este tercer domingo de octubre, quiero citar muy especialmente la canción de Patricia Sosa ‘Corazón mirando al sur’. Frases pequeñas como ‘mi padre fue una abeja en la colmena; la sombra de mi madre en el jardín’ por ejemplo, ya que es una clara forma de definir a tan hermosas, valiosas y por qué no, divinas y buenas personas, como lo fueron mi madre María Bracamonte de Le-Lan y Samuel Le-Lan.
Ellos, desde muy pequeña, me enseñaron valores como el amor, cuidado, respeto por los animales; no robar; no mentir. A ser una agradecida, primero a Dios; a la gente que genuinamente te da una mano y que en las cosas más simples, las que están al alcance de la mano en el día a día, son las que te hacen verdaderamente feliz. Para mí es así.
También quiero nombrar a mi hermano Daniel Alberto que también era padre de dos hijos varones, mis sobrinos Leandro Javier y Emanuel Sergio Le-Lan, que no viven en Argentina. Debo decir de su reparo y escucha hacia mi cuando estaba aquí, en Suárez, y a la distancia, a través del teléfono (él tenía la capacidad de hacerme soltar la carcajada ¡cómo me divertía!)
Yo no soy menos, ya que en el día a día me acompañan dos perritas que las llamo cariñosamente ‘mi familia’. Me dan su alegría e incondicional compañía. Ellas son Vera, Brisa y Yesi (rescatadas) y la más chica, Delfina.
Para la familia que tuve: muy feliz día. Los venero y recuerdo y también, para mí: muy feliz día.

María Claudia Le-Lan

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here