¿Cuándo los abuelos deben pagar alimentos a sus nietos?

Por Lucrecia Sportelli

Abogada-Mediadora especializada en Mediación Familiar

FACEBOOK: SportelliBarbaro Abogados

 

La obligación alimentaria es un deber que surge de la ley, nuestro Código Civil y Comercial establece distintos tipos de obligaciones alimentarias (a los hijos menores, entre parientes, entre cónyuges) y determina en qué casos es posible exigir su cumplimiento, quienes son los responsables principales o directos de esa obligación y quiénes son los responsables subsidiarios o secundarios, es decir, aquellos que están obligados a responder cuando los primeros obligados no están vivos o están imposibilitados de cumplir.

El fundamento que hace surgir esta obligación alimentaria es el deber moral o de solidaridad que deben tener los integrantes de un mismo grupo familiar.

Los padres son los primeros obligados a cubrir las necesidades de sus hijos

Hoy comenzaremos a hablar de la obligación alimentaria de los padres hacia sus hijos menores, destacando que ese deber alimentario surge de la responsabilidad parental: basta ser padre o madre para que ese deber exista.

Esta responsabilidad es una responsabilidad directa de ambos padres, es decir ambos padres son los responsables principales, son los primeros responsables en satisfacer las necesidades elementales de sus hijos.

Pero afortunadamente no son los únicos: gracias al deber de solidaridad entre quienes conforman una misma familia, cuando los padres no están vivos o estando vivos se encuentran imposibilitados de atender estas necesidades elementales de sus hijos, la misma ley establece quienes son los responsables subsidiarios de esta obligación alimentaria a favor de estos niños, niñas o adolescentes: los abuelos.

Los abuelos responsables subsidiarios

La responsabilidad subsidiaria de los abuelos impuesta por la ley, se fundamenta como dijimos en la solidaridad familiar y en los principios internacionales que persiguen la protección del desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes.

Entonces, existe esta responsabilidad de los abuelos pero es subsidiaria, pero ¿eso qué significa? Quiere decir que no es una responsabilidad directa de los abuelos hacia sus nietos, porque la responsabilidad directa como dijimos, es de los padres hacia sus hijos.

Entonces, ¿cuándo entran en juego los abuelos y cuándo se les puede solicitar a ellos una cuota alimentaria para sus nietos? Esta cuestión es la importante: los abuelos sólo tienen obligación alimentaria hacia sus nietos cuando los padres no están vivos o cuando estando vivos, existe una imposibilidad real y demostrada de que uno o ambos progenitores puedan atender las necesidades elementales de sus hijos.

Entonces eso significa en este caso responsabilidad secundaria o subsidiaria: que la responsabilidad aparece cuando los responsables principales (los padres) no pueden hacer frente a su obligación alimentaria por alguna de estas circunstancias, las que deberán por supuesto ser probadas en juicio.

Y decimos ser probadas en juicio porque la responsabilidad de los abuelos no es automática, y deberá acreditarse todo lo anteriormente dicho en el respectivo proceso judicial: esto se debe  a que el abuelo no es responsable automáticamente por ejemplo, ante el caso de que su propio hijo no cumpla con la cuota alimentaria. De ser así, estaríamos considerando al abuelo como un “garante” de las obligaciones que la ley le impone a su propio hijo: y como se dijo, el fundamento jurídico por el que el abuelo es responsable subsidiario de los alimentos de sus nietos, se basa en la solidaridad familiar y el deber de asistencia entre parientes, no en garantizar las obligaciones paternas de un hijo.

Además esta cuestión se une a otra muy importante: si la ley establece a los abuelos como responsables subsidiarios, y hay cuatro abuelos vivos, ¿todos son responsables?

La gran suerte de tener a los 4 abuelos

Y la respuesta es sí. Por los fundamentos que antes comentamos: la responsabilidad de los abuelos surge de la solidaridad familiar, y cuando el Código establece a los abuelos (ascendientes) como obligados a pagar cuota alimentaria a sus nietos en estos casos, no distingue entre abuelos paternos o maternos, ni tampoco en que el abuelo responsable tenga que ser el padre del progenitor incumplidor, por ejemplo.

Por ello, ante el caso de  incumplimiento de la cuota alimentaria por parte de un padre, y por los mismos motivos donde expusimos que el abuelo no es garante de las obligaciones de sus hijos incumplidores, los abuelos paternos no son los únicos responsables de la cuota alimentaria de sus nietos, sino que los responsables son los abuelos en general, sean paternos o maternos.

Lo que el Código sí establece es una preferencia en estos casos en los que están todos los abuelos vivos y es importante conocerla: cuando están todos los abuelos, va a ser responsable de la obligación alimentaria el abuelo que esté en mejores condiciones económicas para proporcionarlos. Y si dos o más de ellos están en condiciones de abonar la cuota, serán obligados en partes iguales.

Y será ese abuelo/a con mejor situación económica acreditada en juicio el encargado de abonar la cuota alimentaria para sus nietos, y colaborar así en el mejor desarrollo de quien resulta ser parte importante de su propia familia.

Un caso en Corrientes

Para ilustrar hasta aquí lo que hemos dicho, comentaré un caso que se dio en Corrientes, donde judicialmente se ordenó a los abuelos paternos a abonar cuota alimentaria a su nieta ya que el padre de la niña no cumplía totalmente con la cuota de alimentos fijada por el juez y abonaba un monto menor al establecido.

En el caso mencionado, se acreditó la imposibilidad del progenitor de abonar la cuota alimentaria completa, y el juez ordenó retener el 5% de la jubilación del abuelo paterno y a la abuela paterna el 10% de un salario mínimo.

Uno de los jueces expresó en la sentencia: “Los responsables primarios y únicos del menor son sus padres mayores y recién cuando ellos han desaparecido o resultan inhabilitados de modo absoluto por alguna cuestión, es que recién deberían aparecer los abuelos. Es decir, es razonable que entreguen esa responsabilidad los progenitores si no pueden mantener la vida que trajeron al mundo, pero mientras estén hábiles, ellos deben afrontar de modo exclusivo los gastos, de acuerdo a sus propios ingresos y status”, concluyó.

En este caso, la obligación alimentaria de los abuelos resultó subsidiaria, ya que se acreditó judicialmente que el padre no podía cumplir con la totalidad de la cuota que había fijado previamente un juez, a la vez la cuota que se ordenó pagar a los abuelos resultó ser complementaria porque completaba así la cuota que el padre no pagaba en su totalidad, y a la vez, no automática ya que la madre de la niña debió iniciar el correspondiente juicio acreditando todos los extremos y fundamentando así la obligación subsidiaria de los abuelos que se encontraban en mejores condiciones económicas: en este caso los paternos.

 

NORMATIVA MENCIONADA DEL CCYC

ARTÍCULO 637.– Enumeración. Los parientes se deben alimentos en el siguiente orden:

  1. a) los ascendientes y descendientes. Entre ellos, están obligados preferentemente los más próximos en grado; b) los hermanos bilaterales y unilaterales.

En cualquiera de los supuestos, los alimentos son debidos por los que están en mejores condiciones para proporcionarlos. Si dos o más de ellos están en condiciones de hacerlo, están obligados por partes iguales, pero el juez puede fijar cuotas diferentes, según la cuantía de los bienes y cargas familiares de cada obligado

ARTÍCULO 668.- Reclamo a ascendientes. Los alimentos a los ascendientes pueden ser reclamados en el mismo proceso en que se demanda a los progenitores o en proceso diverso; además de lo previsto en el título del parentesco, debe acreditarse verosímilmente las dificultades del actor para percibir los alimentos del progenitor obligado.

 

Lucrecia Sportelli

Abogada – Mediadora especializada en Mediación Familiar

Estudio Jurídico Sportelli&Barbaro

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here