Con la violencia como práctica y la impunidad como escudo: Sindicalistas destrozaron oficinas de legisladores bonaerenses

Sucedió el pasado jueves previo al tratamiento de varias leyes en el congreso provincial. En lugar a plantear sus objeciones arrojaron piedras contra las vidrieras de oficinas de varios legisladores.

 

Si bien toda generalización es injusta, el no puntualizar los hechos significa no cumplir con el deber de informar.

Varios sindicatos han adoptado como práctica el método de la violencia para lograr sus objetivos. Objetivos que pocas veces tienen que ver con los intereses de sus afiliados, más bien representan intereses espurios de las cúpulas, de los cuales a los trabajadores les llegan algunas ‘migajas’.

Son bien conocidas la metodología extorsiva de parte de los ‘Moyano’, también los de la UOCRA y algunos otros. Vale reiterar: no son todos.

Lo sucedido el pasado jueves se inscribe dentro de esa metodología antes expuesta y fue protagonizada en La Plata por sindicalistas de ATE y de los Municipales de La Plata.

Los hechos en cuestión se manifestaron con el lanzamiento de piedras de importante volumen en contra de varias oficinas de legisladores bonaerenses que provocaron importantes destrozos y pudieron ocasionar víctimas.

Al parecer los manifestantes pretendían que se introdujeran modificaciones en alguna de las leyes presentadas para su tratamiento.

Reclamar por sus derechos y peticionar ante las autoridades es un derecho constitucional, empero, una cosa es reclamar de manera civilizada y otra, muy diferente, es hacerlo por medio de la violencia.

 

La palabra de uno de los diputados agredidos

 

Para interiorizarnos de lo sucedido, entrevistamos al legislador provincial Guillermo Castello quien representa a ‘Avanza Libertad’.

Sobre los hechos, Castello se manifestó contrariado, habida cuenta de que las puertas de su oficina siempre están abiertas para atender cualquier reclamo sin importar del lugar donde provengan.

Al respecto manifestó “Esto fue ayer (por el jueves) por lo cual el presupuesto se comenzó a tratar a la una de la mañana. Tendríamos que haber comenzado a las 11 de la mañana…” Según describió, se apersonaron representantes de ATE y del gremio de Municipales que pretendían a último momento que los legisladores cambiaran un artículo del presupuesto.

Sobre los actos de violencia amplió diciendo “bueno, la ligué yo porque justo tengo el despacho a la calle junto con los de otros diputados más… Así que rompieron varios vidrios, en lugar de venir a hablar, vinieron directamente con esa actitud tan propia del sindicalismo argentino, de romper todo…de extorsionar…” fue precisando Castello quien señaló que afortunadamente no pasó a mayores “rompieron el despacho, yo estaba adentro, tiraron varias piedras grandes… pero bueno, después yo fui a hablar con ellos, les dije que esa no era la manera, que yo tengo el despacho abierto, que si quieren hablar sobre algún tema o si tienen alguna inquietud los recibo. Es mejor que vengan a hablar, no a venir a tirar piedras…” señaló, agregando que los sindicalistas estuvieron hasta tarde y cuando se cansaron se fueron pero dejando todo roto.

 

La policía: “ausente sin aviso”

 

Más adelante, ya entrando en algunas consideraciones, Castello expresó “a las once de la mañana, una reunión extraordinaria…. A las 10, 10 y pico ya estaban ahí, eran unas 50 o 60 personas (sindicalistas de municipalidades, de la Provincia y de ATE.) En un momento a eso de las 4 de la tarde tiraron unas bombas de estruendo y después empezaron a tirar piedras…” comentó relatando como fueron los hechos.

Sobre el accionar de la policía señaló “La policía, por supuesto ‘brilló por su ausencia’, algunos se metieron en el Palacio después. Ahí recibí a algunos, yo les dije que era una locura, que vinieran a hablar, que yo tenía el despacho abierto, que no hacía falta que tiraran piedras, que primero había que hablar y después… estos hicieron al revés, primero tiraron piedras y después se acercaron a los despachos, a apretar…” Consecuencia de los hechos relatados fue que la sesión que hubiera tenido que comenzar mucho más temprano recién pudo empezar pasadas las 9 de la noche. Al calificar los hechos Castello los definió como ‘una salvajada’.

A la luz de la experiencia, la sucesión de este tipo de hechos está muy relacionada con la impunidad con que se manejan ciertos sindicatos.

: Guillermo Castello, legislador provincial por ‘Avanza Libertad’.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here