Como se pide: El Zaballaje

por Julio Zaballa

Quienes en la familia buscamos ir mucho más allá de nuestros bisabuelos Zaballa Rodríguez, nos encontramos con la imposibilidad de ahondar mas allá de ellos y de los orígenes de nuestro abuelo Demetrio ( Lusa provincia de Santander – España) o de nuestra abuela Manuela (Ocebo Leòn – Castilla La Vieja – España).
Pero nuestra curiosidad genealógica tiene otros objetivos pues nos interesa saber dónde fueron engendrados los genes que produjeron esa generación que nos antecede de cinco hermanos y una chica, parafaseando a la película de Los cinco grandes del buen humor (1950). Gregorio, Francisco, Alfredo, Eduardo, Enrique y Nelly conformaron la familia promovida por Demetrio y Manuela. El, un estibador y finalmente capataz de estiba. Ella, la abuela Manuela, personal domestico hasta su casamiento con Demetrio donde le esperaba una ardua tarea con estos seis hijos que Dios les dio. Los dos con muy poca o nada de formación educativa. Sus hijos, ninguno paso de tercer grado obligados por la situación de necesidad del hogar. He aquí nuestra inquietud y obtener razones que justifiquen lo que luego obtuvieron en la vida.
En su momento, tanto Nancy Augusto, como Juan Carlos Lastra, Jorge Piaggio, Javier Díaz o Jorge Dukuen, esbozaran conceptos sobre la familia Zaballa y cada uno dejo impreso el afecto que sentía por uno o cada uno de los hermanos Zaballa.
Tanto Gregorio, como Francisco o Eduardo, fueron integrantes de la Asociación de Empleados de Comercio y por los años cuarenta, escribían en la primera publicación gremial, El Centinela. Es que ellos habían continuado su formación en la biblioteca Rivadavia que funcionaba en la sede del gremio en Brandsen.
Gregorio, el mayor de ellos, que como casi todos paso primero por la Casa Garralda y luego por su continuadora la Cooperativa San Martin, se destacó como vendedor de ambos comercios, con una letra admirable y dotes de atención al cliente que fue reconocida por ambas empresas y luego al jubilarse, Don Martín Schinen lo convoca para trabajar para don José Kohen con quien trabajo durante muchos años más. Sus hijos siempre hemos recibido de muchos vecinos, halagos para nuestro padre. Una sala del Centro de Jubilados de calle Sarmiento, lleva su nombre como co-fundador de esa institución.
Francisco Tango Zaballa mantuvo una amplia etapa comercial y llegó a trabajar en Capital Federal con un cargo jerárquico en la firma Federal de Delvene Hnos. Ya jubilado trabajo durante muchos años en la Asociación de Empleados de Comercio. Pero lo más conocido es su labor como historiador que desarrollo en varias publicaciones locales. Luego es dable acreditarle su conocimiento sobre la música popular argentina, el tango, que desplego en sus programas radiales donde seleccionaba de su discoteca de mas de mil discos, temas que luego desarrollaba con comentarios sobre sus autores e intérpretes. Fue galardonado como integrante de la Academia del Lunfardo. Ver sus manuscritos con letra impecable o sus escritos a máquina portátil Lexicon 80 que producen admiración. Resulta difícil encontrar en la tercera copia que obra en mi poder, algún error ortográfico o tachadura. Produce envidia al ver que hoy jóvenes con títulos terciarios, les cuesta escribir en su teléfono y mucho mas redactar una nota. Supero aquella formación de tercer grado, con mucha lectura y apasionamiento por lo que hacía.
No le va en saga, Eduardo quien como casi todos los Zaballas trabajarían en Casa Garralda y luego en la Cooperativa San Martin, Su superación y formación fue tan destacable que llegará a ser Gerente de la Cooperativa San Martín y finalmente termina su vida como corresponsal del diario La Nueva Provincia. He tenido el honor de recibir de parte de directivos de esa editorial, hermosos conceptos sobre la tarea de corresponsal y el reconocimiento que la familia Julio tenia de él. Con Manuel Cortón fundan un periódico, Pregón Rural, que logró sobrevivir a pesar de convivencia con El Imparcial.
El menor de todos, Enrique Tarasca, cierra una trayectoria que muestra el afán superador de estos hijos de Demetrio y Manuela que trascendieron en la memoria ciudadana. Futbolista que; tanto en Blanco y Negro como en Deportivo Sarmiento, dio su impronta y su apodo de Tarasca, que viene del gran futbolista que le fue contemporáneo a nivel nacional, Tarasconi. Sus dotes de cantor de tangos, marco un hito en la orquesta Juvencia y luego en otras formadas por Tito Gómez y otros. Podría haber cantado con Pontier, pero se negó a alejarse de su familia. Finaliza su vida como animador de un programa radial en la 101.3, Domingos en familia, que era esperado por una amplia audiencia. Todo un personaje que como todos los Zaballas emanados de la unión de Manuela y Demetrio Zaballa, lograron superar las barreras que la falta de oportunidades educativas puede imponer.
¿De donde surgen esos genes transmitidos por las generaciones que antecedieron a estos cinco grandes y una chica? Son un misterio para nosotros, pero conforman el amor, el respeto y la admiración que sentimos sus predecesores, por todos y cada uno de ellos cuya muy pequeña síntesis, trata de homenajearlos.

Julio Zaballa
DNI 5492952

1 COMMENT

  1. Carta que llego a mis manos, que pongo a disposicion de Nuevo Dia.

    CARTA A MIS CONCIUDADANOS
    Queridos conciudadanos me dirijo a Uds por que estamos en tiempo de tener que votar (que responsabilidad no?). Yo pediría que votemos pensando por que votaremos por nuestro futuro, no tendremos otras oportunidades.
    Estamos como tenemos estar y como merecemos estar, por que nos criamos, pero nunca crecimos, tenemos que crecer. Siempre fuimos simplemente habitantes y no ciudadanos. A llegado la hora de cambiar; de recuperar valores que fueron, son y serán: amor al trabajo, al esfuerzo, a la dignidad y al conocimiento. Dejemos de lado la obsecuencia, no seamos aduladores. Dejemos la mendicidad, el facilismo, la indignidad. No tengamos iconos e ídolos… seamos nosotros mismos. Que no nos digan como pensar ni como actuar. Por eso les pido que tenemos que crecer.
    Pensemos en nuestros niños, para que tengan un mundo mejor. Que los sistemas no les laven el cerebro.
    Hoy tenemos un problema económico grave, pero el moral es.. gravísimo y mucho mas difícil de solucionar. Tenemos que mejorar generaciones venideras, para eso hay que tener paciencia, perseverancia, continuidad y concenso. Me parece que es la manera.
    Como podrán ver no hablo desde ninguna banderia política, no soy apolítico pero tampoco discisplicente, por que es un problema que nos aqueja a todos los argentinos. Tengo setenta y dos años y sigo anhelando un país. Pero estoy vivo y tengo esperanza de poder verlo logrado, ya que no hay mejor arquitecto que el deseo. Ojala sea el deseo de muchos.
    Ya conocemos el pasado.. miremos para adelante, busquemos ese horizonte alla lejos. Y no pensemos que sea una utopia soñar un gran país. Por eso les pido cuando entremos al cuarto oscuro en la responsabilidad que tenemos.
    Para terminar unas palabras de Julio Cortazar
    “Al árbol ya cortado no lo claves en la tierra, su copa seca no engañara a los pajaros”
    Miguel Udi
    DNI 5.517.003
    Coronel Suarez

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here