9 femicidios en 10 días de cuarentena: la otra pandemia argentina

A Florencia Santa Cruz la encontraron ahorcada con una campera en una callecita de Tigre. La víctima tenía 30 años y suma el número 9 a la lista de mujeres asesinadas desde que comenzó la cuarentena por coronavirus en nuestro país. La licenciada Claudia Biurrarena, jefa del Servicio de Violencia Doméstica Municipal, dependiente del área de Desarrollo Social, analizó y explicó por qué aumentan considerablemente estas cifras y cuán importante es no invisibilizar lo que sucede con las mujeres en este contexto de aislamiento.

Las estadísticas son abrumadoras: un femicidio cada 30 horas y la preocupación va en aumento dado que el riesgo aumenta en este contexto para las mujeres que sufren violencia de género. De acuerdo a un relevamiento de la ONG La Casa del Encuentro, desde el 20 de marzo, hubo otros crímenes en el contexto de violencia de género. Además, la línea 144 -que recibe denuncias de violencia de género- aumentó su demanda en un 60%.

“A partir del aislamiento preventivo y obligatorio, la problemática de violencia de género que abordamos se complejiza más en todo su contexto general” indicó la licenciada Claudia Biurrarena y agregó que, si bien la cuarentena es necesaria para la salud, es altamente peligrosa para las mujeres que sufren violencia  “porque el tiempo convivencial es prácticamente las 24 horas y además, se dificultan las posibilidades de denunciar; el acceso a redes comunitarias, laborales, y amistosas que puedan ayudarlas”.

Además, indicó que la permanencia prolongada con estructuras familiares violentas, “genera stress familiar erosionando la capacidad de pensamiento, voluntad y autonomía de los miembros involucrados, causando daño, tensión e incertidumbre que se suman a la situación externa del coronavirus”.

En ese sentido, Biurrarena aseguró que las solicitudes de intervención, en este período, están siendo de diversas y variadas demandas: “desde las situaciones más complejas como exclusiones del hogar, que son definidas por el Juzgado de Paz Local, como restitución de bienes personales cuando las personas se ven obligadas a dejar su domicilio para preservar su integridad o contención psicológica por los efectos emocionales que se suceden en una situación de violencia que se ve agravada por el aislamiento y la falta de contención”.

La escases de recursos para cubrir las necesidades básicas se da también en estas áreas que, de por sí, tienen recursos muy precarios para trabajar. “Se deberían brindar más recursos estatales, judiciales y económicos para la resolución de esta problemática que es urgente e inmediata” expresó Claudia, indicando que se trabaja en pos de intentar dar respuesta en este momento crítico, pero “se requieren cambios estructurales y decisiones a largo plazo”.

Femicidios en cuarentena

El 21 de marzo, en Bahía Blanca, se encontró el cuerpo de Susana Melo de 51 años. Fue detenida su ex pareja, Raúl Gregorio Costa, de 49 años, como principal sospechoso. El mismo día, en Misiones, apuñalaron a Lorena Barreto, de 32 años, en su casa, quien murió mientras era trasladada al Hospital. Por el hecho, fue apresada su pareja, Roberto Rivero Medina, de 74 años.

Mientras que, el martes 24, Verónica Soule, de 31 años, falleció en Santa Fe con el 80% del cuerpo quemado. Si bien, en principio, el hecho fue investigado como intento de suicidio, se supo que su pareja, el ex penitenciario Héctor Carrizo, la había amenazado con “quemar la casa para que te mueras adentro”.

El 26 de marzo, también en Misiones, un hombre disparó y mató a su hija de dos meses y según aseguró su pareja y madre de la beba, había amenazado a ambas con el arma luego de una discusión.

El sábado 28, encontraron el cadáver de Claudia Repetto en Mar del Plata. Fue luego de que los hijos de la víctima increparan en la calle a su ex, Ricardo Rodríguez, quien confesó ante la Justicia que la había asesinado el 1 de marzo porque “estaba celoso”. Ese mismo día identificaron los cuerpos de Cristina Iglesias, de 40 años y su hija de 7. Ambas habían desparecido el miércoles 25 de marzo y por el doble homicidio está imputado Abel Romero, quien confesó haberlas matado con una cuchilla.

El mismo sábado, se encontró el cuerpo de una nena de 2 años en Tucumán, quien había sido asesinada por su padre Leonardo Almirón, que se suicidó.

El último caso

La víctima, hija de un comisario inspector retirado, fue hallada en el cruce del Acceso Tigre y Benito Lynch, en la localidad del norte del Conurbano. Un móvil que recorría la zona encontró el cuerpo semidesnudo de Florencia.

Por el caso, que ocurrió horas después del ruidazo nacional contra la violencia de género, fue  detenido Santiago Ezequiel Hernández, de 32 años; involucrado por las imágenes de las cámaras de seguridad de Tigre y del campo de deportes del Colegio General Belgrano.

La Policía rastrilló el camino que hizo el sospechoso y a lo largo del trayecto encontró un par de anteojos, un pañuelo y la cartera de la víctima; por lo que creció la hipótesis de femicidio.

Contexto de cuarentena

Durante la convivencia, como expresó Biurrarena, se agravan las tensiones, no hay espacios de distensión y la mujer que está en una situación de violencia está obligada a permanecer en un vínculo constante por no poder salir de la casa. Este aislamiento forzoso deriva, inevitablemente, en un aumento de los casos de violencia.

Claro que no sólo ocurre así en Argentina, se supo que en China y el resto de los países afectados, se potenciaron los casos de violencia y se estima que también, se duplicaron.

Pretender entender el por qué del agravamiento de estas situaciones en cuarentena  y cómo constituyen un peligro inminente para las mujeres en situación de violencia, implica también tener en cuenta que, según datos estadísticos publicados por la Corte Suprema en 2019, el 75% de las víctimas fueron asesinadas en viviendas (66% en sus propias casas y el 9% en otras viviendas) y el 19% en espacios públicos. El 83% de ellas tenía un vínculo previo con el victimario, es decir, que al menos el 71% de los casos fueron femicidios íntimos o de familiares.

“Lo que hay que dejar en claro es que la problemática de violencia era y sigue siendo, uno de los grandes desafíos a resolver por nuestra sociedad en su conjunto y en particular en Argentina, donde se ve incrementada la cantidad de femicidios diariamente y sumado a la emergencia sanitaria, se recrudecen las practicas violentas” expresó.

En el escenario planteado hoy, con motivo de prevenir el contagio y expansión del virus en el territorio nacional, se debilitan otros espacios o problemáticas de alta gravedad: las víctimas de violencia con menores posibilidades y herramientas para resolver una situación traumatizante y sobre todo, en las que corre riesgo de vida, están mucho más expuestas a sufrir cualquier tipo de descargo.

“Quienes nos dedicamos a trabajar en esta problemática, tenemos claro que los femicidios y la Violencia de género es una pandemia a nivel mundial y ahora en el contexto actual, se suma otra, por lo tanto es doblemente victimizante para las personas en situaciones de violencia” indicó la licenciada.

Medidas y prevención en el Municipio

En ese sentido, comentó que, dentro de este contexto, “las actuales medidas adoptadas desde este Área Municipal de Políticas de Género (Servicio de Violencia Familiar) y respetando las medidas de distanciamiento social preventivas dispuestas, desde mediados de marzo, son reforzar  las vías de comunicación digital y telefónicas, articulando las acciones urgentes para dar respuesta inmediata entre el Servicio Local de Niñez, Comisaría de la Mujer, Juzgado de Paz Local, Ayudantía Fiscal Descentralizada de Coronel Suárez, Centro de Monitoreo, Casa de la Mujer, Sub Secretaría de Desarrollo Social Municipal, como así también el Área de Salud Mental del Hospital Municipal”.

Aseguró que hay, a nivel local, “un esfuerzo en todas las áreas mencionadas para brindar la protección y asesoramientos adecuadas y según esta situación de emergencia permitir realizar tareas inmediatas y coordinadas en cada espacio institucional, existiendo una comunicación diaria y permanente para articular las intervenciones correspondientes a cada situación particular”.

Contó también que, a pesar de la prohibición de circular, las distintas áreas cuentan con reuniones virtuales del equipo interdisciplinario de trabajo diario, “a fin de coordinar acciones, lectura de denuncias, oficios judiciales y distribución de intervenciones”.

Hay, actualmente, un profesional designado por día de guardia y todo el personal profesional está a disposición canalizando las diversas y complejas inquietudes que se van presentando. “Se deja registro de cada día de trabajo para que, una vez se culmine el aislamiento preventivo y obligatorio, se anexe a los cuadernos de actas de reuniones semanales”.

E insistió que “estamos fortaleciendo las vías telefónicas para el asesoramiento integral; también habilitamos el  correo electrónico que es serv.violencia@gmail.com y que está permanentemente abierto a recibir denuncias y demandas.  Se continua con el otorgamiento de botones anti pánico, aunque resultan escasos por la demanda existente. Se asiste en alimentos a las mujeres en situación de violencia en el marco de esta emergencia sanitaria, descentralizando y coordinando esta acción con la Sub Secretaría de Desarrollo Social Municipal”.

Contó que además, se continúan los seguimientos de las situaciones recibidas a diario, vía telefónica, buscando así, mantener un diálogo permanente y fluido con las personas en situación de violencia en nuestra localidad.

Ayuda a víctimas de violencia en cuarentena

La línea telefónica directa 144 está destinada a brindar información, orientación, asesoramiento y contención para las mujeres en situación de violencia los 365 días del año, las 24 horas, de manera gratuita. Y ahora también se habilita la descarga de la aplicación móvil 144.

Por otro lado, la campaña Barbijo Rojo se lanzó como una contraseña para las víctimas de violencia de género en el contexto de aislamiento obligatorio. En este sentido, desde el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, se impulsó esta campaña a partir de la que, las  farmacias de todo el país se adhieren a un protocolo a través del que, si una mujer se acerca o llama y pide un barbijo rojo, van a saber que está atravesando una situación de violencia por motivos de género y ayudarán a la víctima, poniéndola en contacto con la línea 144.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here