56 votos del Senado a favor de la industria del cannabis

La foto es de Moon Made Farms, un cultivo orgánico de cannabis en California.
Las cannabicultoras, cannabicultores, usuarias y usuarios de cannabis que conformamos Santa María 420, queremos expresar alegría por el paso que se dio a favor de la producción industrial federal de marihuana para uso terapéutico e industrial.

Sabemos que es un sector que ha crecido ampliamente durante la última década en todo el mundo, especialmente en los países donde hace años existen regulaciones por delante de las prohibiciones, si Diputados aprueba, Argentina logrará ser una potencia verde. Ya lo dijo Belgrano: “Son increíbles los beneficios que proporciona a un país un nuevo cultivo provechoso” en el libro “Utilidades que resultarán a esta Provincia y a la Península del cultivo de lino y cáñamo” de 1793.

La norma, votada el pasado jueves 15 y que solo tuvo 5 votos en contra y 1 abstención regirá en todo el territorio de la República Argentina con carácter de orden público. Las actividades reguladas estarán sujetas a la jurisdicción federal y cualquier incidencia que de modo directo o indirecto pudiera surgir de la aplicación de esta ley será competencia del fuero Contencioso Administrativo Federal.

El proyecto crea la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME), que funcionará como organismo descentralizado en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo, será el organismo que “regulará y controlará el almacenamiento, fraccionamiento, transporte, distribución, trazabilidad y el uso de las semillas de la planta de cannabis, del cañamo y de sus productos derivados con fines medicinales o industriales, de manera coordinada con el los ministerios de Desarrollo Productivo, de Salud, de Seguridad, de Agricultura, Ganadería, de Ambiente, la ANMAT, el SENASA, el INASE, el INTA, el INTI, la AFIP, la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) y organismos públicos con competencia específica en la materia”.

Al momento de analizar las solicitudes de licencias para producir cannabis medicinal o industrial, la nueva agencia establecerá los requisitos y antecedentes que se solicitarán al peticionante, con el fin de “maximizar los controles destinados a prevenir actividades ilegales, incluyendo el lavado de activos”.

En el otorgamiento de las licencias, la ARICCAME contemplará “el propósito de contribuir al desarrollo de las economías regionales y de promover la actividad de cooperativas y de pequeños y pequeñas y de medianos productores agrícolas”.

Durante del tratamiento de la futura legislación, se expresaron varios senadores y senadoras. Alfredo Luenzo defendió el proyecto diciendo que “Teníamos la ley 27350, que era una etapa experimental para el uso medicinal del cannabis, ayer conseguimos media sanción para la cadena de comercialización y producción al que le añadimos el cáñamo. En zonas como las nuestras impactadas ambientalmente es muy buen recurso, se está usando en Chernobyl!, además esto le da paso a cannabicultores a conformar cooperativas, los proyectos municipales podrán tener trazabilidad”. Y no se quedó ahí, el senador patagónico celebró que a la par se trabaja en un proyecto por la despenalización. “Estamos trabajando por la despenalización, lo que nos permitiría combatir el narcotráfico, la política del prohibicionismo solo hace que el acceso al cannabis sea por los peores lugares, dicen que la puerta de acceso a las drogas duras es el cannabis, yo digo que esa puerta son los dealers (distribuidores)”.

En este marco, consideró “si hay un uso adulto del cannabis está dentro de los riesgos individuales, como los que uno asume con sustancias peligrosas como hoy son el alcohol y el tabaquismo. Esto permite terminar con la red oscura del narcotráfico. Lo terrible de todo esto es que las calles están llenas de pibes que por el narco menudeo terminan adentro, estigmatizados, sin posibilidad de buscar el futuro. Hoy de cada diez pibes  en situación de vulnerabilidad siete están en el narcomenudeo, tenemos que terminar con la hipocresía de pensar que el prohibicionismo es la mejor salida, pero es el debate que viene”.

El presidente de la Comisión de Agricultura,  Adolfo Rodríguez Saá, dijo que “se quita de la clandestinidad un mundo de enorme importancia referido a la salud”. “Y ponemos en la legalidad una actividad que será muy controlada. Es un avance enorme a favor de la libertad”, remarcó el senador por San Luis.Rodríguez Saá también mencionó que “se trata de una cadena de industrialización del cannabis” y con una “enorme potencialidad de crecimiento”.

Su colega de la Comisión de Salud, el radical jujeño Mario Fiad, indicó que “es una iniciativa jujeña que tiene impacto en las fuentes de trabajo y las economías regionales”.

Después de haber conseguido legalizar el autocultivo terapéutico personal y el cultivo solidario con el nuevo sistema REPROCANN, que se encuentra funcionando muy bien, y ya varios miembros de esta agrupación gozan de este nuevo derecho, se vino este nuevo debate donde parece existir alto consenso con pretensión de avanzar. Primero la salud, luego la industria y en breve el uso adulto. Si seguimos así podremos llegar a ser una potencia verde con todos los participantes de la cadena productiva, trabajando, cultivando, produciendo derivados, asegurando la calidad y fomentando pilares de un país desarrollado: industria nacional, salud y libertad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here