5 de abril: domingo de Ramos ¿cómo celebrarlo en cuarentena?

La siguiente es una guía para poder celebrar en familia el comienzo de la semana santa en este Domingo de Ramos, en el marco del contexto actual de aislamiento obligatorio que atravesamos todos. 

Para este día, además de lo que se propone en este esquema de celebración, se sugiere que como signo exterior, en la puerta, ventana o balcón del hogar, se pueda colocar alguna rama verde para indicar el comienzo de esta semana tan especial para los cristianos. Puede ser, además, acompañada con alguna frase como «Bendito el que viene en nombre del Señor», «Hosanna», «Semana Santa», o cualquiera otra que haga referencia al momento que vivimos.

Para charlar en familia antes de la celebración

Las circunstancias particulares que nos tocan vivir, nos permiten profundizar en nuestra fe, acerca de la costumbre de bendecir los ramos en este día:

Todos los años, la «puerta» que se abre para que entremos a la Semana Santa es la celebración del Domingo de Ramos. Y en ella hay un gesto muy querido por todos: la bendición de los ramos que traemos a nuestros hogares, como signo de nuestra participación en esta celebración y, fundamentalmente, como signo de nuestra fe en Jesucristo, a quien reconocemos como nuestro Salvador.

Este año no podemos ir a nuestros templos porque estamos en cuarentena. Por eso viviremos esta celebración en casa, ya que nuestro bautismo nos capacita el corazón para unirnos a Jesús, celebrando la memoria de su muerte y resurrección.

Como escucharemos en el evangelio, en el tiempo de Jesús, la gente lo recibió en Jerusalén con mucha alegría, reconociéndolo como Rey y Mesías, alfombrando el camino con mantas y palmas, y agitando ramas que tomaron de los árboles cercanos, para gritar: «Hosanna al Hijo de David». Es una tradición que los ramos que usemos sean de olivo, pero en realidad, cualquier ramo puede servirnos para aclamar a Jesús como nuestro Señor y Redentor. Por eso hoy usaremos lo que podamos encontrar en casa: ramas de cualquier planta, o bien ramas hechas por nosotros mismos. Lo importante es que el signo nos ayude a expresar nuestra fe y nuestra opción por Jesús.

Estos ramos que bendeciremos en esta celebración, quedarán en nuestra casa hasta la Pascua del año que viene, para recordarnos que Jesús es nuestro Rey y Señor, y que dio su vida por nosotros.

Iniciamos la celebración

Una vez reunida la familia en torno a la Palabra de Dios, el adulto que guía la celebración comienza diciendo: en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Familia, bendigamos al Señor, que en su bondad nos invita a compartir la mesa de su Palabra.

Todos responden: bendito sea Dios, por los siglos. Y continúa:

Después de haber preparado nuestros corazones desde el comienzo de la Cuaresma, por medio de la penitencia, la oración y las obras de caridad, hoy iniciamos con toda la Iglesia, la celebración del misterio pascual de nuestro Señor que se realiza por su muerte y resurrección; para ello, Jesús ingreso en Jerusalén, la ciudad santa. Nosotros, llenos de fe y con gran fervor, recordando esta entrada triunfal, sigamos al Señor para que, por la gracia que brota de su cruz, lleguemos a tener parte en su resurrección y en su vida.

Bendecimos los ramos

Después de esta monición, el adulto que guía la celebración, para bendecir los ramos’, dice la siguiente oración, con las manos juntas y sin hacer la señal de la cruz:

Dios nuestro, aumenta la fe de cuantos esperamos en ti y escucha nuestras súplicas, para que, quienes hoy llevamos estos ramos en honor de Cristo victorioso, te presentemos el fruto de las buenas obras, unidos a él. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here